viernes, 3 de febrero de 2012

Orar es Para Hombres


Habrán visto la película “August Rush” donde encontramos a un niño, Evan, que sigue la música. No sabe tocar, no hay quién le enseñe; la música la lleva dentro, le atraen los sonidos, les encuentra un sentido, aún a los más caóticos. La música corre por sus venas. Su historia es una sinfonía. Para Evan, la música, más que una técnica o un arte que aprendió a base de mucha práctica, es un instinto, un reclamo interior, algo que supera lo racional, una vocación. Tocar o escuchar música no es una actividad para él, la música es su vida, su lenguaje.
caverna

Los instintos

Durante estos días de misiones me han regalado tres gallinas, un gallo y un guajolote. Observando su comportamiento quedo sorprendido del instinto animal. El primer día lo usan las gallinas para ubicarse en su nuevo hogar y para conocerse entre sí. Al día siguiente, sin necesidad de ningún control ni de jaulas especiales, salieron juntas a buscar alimento sin sobrepasar los límites de la propiedad. Al final de la tarde, ellas solas, sin esperar ninguna señal se recogieron en el tendedero de ropa, en el mismo lugar donde las pusieron para pasar su primera noche. Me dijeron que era necesario colocar un palo para que durmieran. Apenas oscurece, la comunidad se sube al palo.
¿Por qué andan siempre juntas? ¿Por qué no se salen de la propiedad siendo que no hay barda por ningún lado? ¿Por qué al atardecer vuelven solas a su jaula? ¿Por qué se suben a un palo para dormir? Nadie les ha enseñado a hacer nada de esto. Es algo instintivo en ellas, como para los salmones es instintivo viajar hasta dos mil millas hasta el lugar donde nacieron para allí desovar y morir. Un instinto es un impulso de la naturaleza. Son formas de comportamiento que nacen de su misma naturaleza.

Como pez en el agua

Cuando los discípulos de Emaús caminaron junto a Jesús vivieron una experiencia muy especial, se sintieron profunda y radicalmente felices. Por eso dijeron: “¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?” (Lc 24, 32) Vivieron la experiencia de la armonía y de la belleza. 
Buscar a Dios y disfrutar de su presencia es algo connatural al ser humano. Para eso fuimos hechos y nos sentimos realizados cuando las cosas son conforme a nuestra identidad y naturaleza, de acuerdo con nuestras convicciones y aspiraciones más profundas. Orar es para hombres.

Como una brújula

brujula
Por naturaleza buscamos la felicidad, buscamos la paz, buscamos a Dios. Allá en lo más profundo de nuestro ser llevamos una aguja que apunta siempre hacia el Norte, como la brújula. Fuimos hechos para Dios, estamos llenos de Dios. Dios es la Vida y es el Creador de la vida, su vida corre por nuestras venas, estamos como impregnados de Él. Al margen de Él la vida es muerte. Por eso Jesucristo insistió: “Permaneced en mi amor”. Diez veces repitió en la última cena el mensaje de permanecer en Él. (Cf. de modo particular Jn 15, 1-19. Si lo desean, pueden leer todas las palabras de despedida de Jesús durante la última cena en el evangelio de Juan, capítulos 13 al 17.)  Aquel día, la noche anterior a su Pasión, Jesús de una y otra manera quiso darnos a entender esto: Lo único que puede salvarte es que tengas una  íntima unión conmigo, que haya entre tú y yo una amistad muy cercana, que vivas de mí. Yo soy la vid de Dios, tú tienes que ser las ramas unidas a mí. Si no, morirás.

Como la vid y los sarmientos

Y mientras nos pedía permanecer a su lado, dio un toque de intimidad a sus palabras, como diciendo que quien permaneciera unido a Él crecería en intimidad con Él y así alcanzaría la felicidad profunda. En ese pasaje, encontramos más de veinte expresiones de esta intimidad. El texto recuerda al Cantar de los cantares. Jesús invita al amado a vivir en la casa en su amor. Permaneced… a mi lado….
vid_y_sarmientos
9 Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros
11 Os he dicho esto, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea colmado.
13 Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos.
14 Vosotros sois mis amigos… todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer.
19 Yo os he elegido…

La oración como condición existencial

En mi vida personal y en mi trabajo sacerdotal he advertido que una de las deficiencias más frecuentes en la vida de oración es considerar la relación con Dios como una actividad y no como una condición existencial. Creo que es más propio hablar del hombre interior, del hombre de oración, de la vida de oración, y no de "hacer oración". 
La mentalidad racionalista y pragmática occidental nos lleva a querer resolverlo todo con buenos métodos, con mejores técnicas, con más conocimientos y con la formación en habilidades especiales. Y por eso muchos se hacen ilusiones de encontrar un maestro que les enseñe a orar por medio de un curso. Se centra la atención en la actividad y se buscan técnicas eficaces, cuando lo más importante es buscar la realización profunda de la propia identidad como hombre, como hijo de Dios y como cristiano.

Clase de oración de Don Pablo

Tuve una conversación de lo más sabrosa con un pobre pastor que se llama Pablo. Me compartió más o menos estas ideas: “Desde joven busqué la tranquilidad, mi corazón así me lo pedía; disfrutaba la soledad. He sido pastor toda mi vida, soy pobre, pero me encuentro bien, siento que Dios está siempre a mi lado y me gusta estar con Él. Ahora que soy viejo estoy en paz. Las praderas, las montañas y las cascadas son bonitas, pero lo que más disfruto es lo que llevo dentro. Allá en el fondo soy muy feliz. Pida a Dios que tenga misericordia de este pobre pecador, que se apiade de mí y que me permita alcanzar el cielo.” 
Don Pablo es feliz aún cuando carece de muchas cosas materiales indispensables, pasa frío y seguramente tendrá problemas personales y familiares como toda persona normal y que a algunos los llevan a la desesperación e incluso al suicidio. ¿A qué se debe? El no ha buscado la felicidad en las cosas exteriores, sino en la vida interior, y la vida interior la ha buscado en la intimidad, en el silencio y la soledad. La vida de oración es algo mucho más profundo que toca nuestra identidad y nuestra existencia. Don Pablo nos enseña que la felicidad y la oración no hay que buscarla fuera de nosotros. La oración no está en buenos libros, no está en las ideas, no está en buenos métodos. Está en lo más profundo de nuestro corazón. En la médula de nuestra existencia y en nuestra misma condición de bautizados.
En virtud de la gracia bautismal que corre por sus venas, Don Pablo presintió desde niño que no estaba solo, que Alguien que le supera y que es su principio vital le llama continuamente y le acompaña siempre desde dentro. Escuchó esa voz interior y la siguió, como Evan seguía la música. Don Pablo experimentó y experimenta una honda nostalgia de eternidad; esto es algo propio del ser humano, y Don Pablo se ha comportado como un verdadero hombre. No se lo enseñó nadie, siguió la voz de su conciencia, el reclamo de un corazón profundo.
don_pablo
De los dos señores con sombrero, el más bajito que está a mi lado, es Don Pablo. Les celebré la misa y en las ofrendas mandó a su nieto a traer el gallo que está cargando para presentarlo al Señor.

Seguir la música que llevamos dentro

Hay que tomar conciencia de esta energía vital que llevamos dentro: allí está la fuente de la oración. Los animales no tienen conciencia de sus instintos. Los hombres podemos hacerlo y para realizarnos como hombres de verdad hay que seguir las inclinaciones del hombre interior y entrar en el ritmo de esa música que permanece siempre viva, como un eco, desde el día de nuestro bautismo.
“La oración procede de un instinto que se da en nosotros; no se trata de fabricarlo, se trata de seguirlo. Es preciso aprender a dejar hablar en uno mismo la vida trinitaria, como un niño aprende a llamar papá al que le ha dado la vida.” (Jean Lafrance)
No puede venir nadie desde fuera a instruirte, a formarte en la vida de oración. Es más una semilla que debe crecer, una voz que hay que seguir, la del Espíritu. No es difícil seguirla, como no es difícil caminar, porque fuimos hechos para ello. Pero por más natural que sea hay que ponerse de pié y caminar, hay que querer orar.
______
Este artículo se puede reproducir sin fines comerciales y citando siempre la fuente www.la-oracion.com y el nombre del autor, procurando mantener las ligas internas al artículo.

OBSERVACIONES

"Si deseas recibir las actualizaciones por favor seleccionar: ENTRADAS (Atom)" *** Si quieres ver otras entradas (post) por favor ve a: ENTRADAS ANTIGUAS. O bien navegar por las diferentes opciones en: ETIQUETAS. *** [Cualquier sugerencia realizada en buenos términos será bien recibida] ¡GRACIAS!