viernes, 30 de julio de 2010

DESENTERRENDO LA BIBLIA - EL LIBRO SAGRADO

¿Quién fue ese pueblo a quienes la Biblia llamó: Los hijos de Israel? ¿De dónde venían?


MARTHA: LA HERMANA DE LÁZARO

Es quizá la mejor Homilía que escuchado sobre Martha. 

Dejo el enlace que accede al audio:  http://fraynelson.com/homilia.php?id=smar004a

Y copio el texto de la homilía. 

FUENTE: http://fraynelson.com/wiki/index.php?title=Smar004a


Fecha: 20020729
Título: Santa Marta, Patrona de la fe probada
Original en audio: 13 min. 33 seg.

El pasaje por el que más se recuerda a Marta, es aquel en el que Cristo le hace una corrección: "Andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es necesaria" San Lucas 10,41.

Pero, a mí me parece que cuando la Iglesia nos invita a celebrar la santidad de alguien, no es exactamente por lo que no hizo, sino por aquello que sí hizo. Por eso, hemos tomado como evangelio en esta memoria de Santa Marta de Betania, el otro texto, el de Juan, en el que brilla sobre todo la fe.

Los Santos son señales que Dios nos da, son como estrellas en medio de la noche, y nos ayudan a descubrir una ruta cuando hay tormenta, cuando nos cuesta trabajo seguir adelante. Nos animan, además, al pensar que el mismo Espíritu que obró en ellos, obra en nosotros.

De ahí que son, principalmente, las virtudes de ellos las que nos interesan. Y en el caso de Marta, la pregunta es, ¿cuál es la virtud que podemos tomar como referencia, como guía? Yo propongo que sea la fe: Marta de la fe, Marta de Betania, Patrona de la fe.

Estoy encontrando Patronos en los distintos Santos. Marta es Patrona de la fe por varias razones, o es señal de fe por varias razones. Ante la muerte del hermano, ante esa señal de fracaso, ella hace una primera proclamación de fe: "Aún ahora sé, que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá" San Juan 11,22.

¡Fe! "¡Estoy segura!" ¡La fe después del fracaso, la fe después de la muerte, la fe después de que todo ha fallado! Ahí hay una señal de fe.

Jesús le dice: "Tu hermano resucitará" San Juan 11,23. Y ella hace una segunda profesión de fe: "Sé que resucitará en la resurrección del último día" San Juan 11,24.

Esta fe no la tenía toda la gente, no la tenían todos los judíos de aquella época. Sabemos que un grupo importante, los saduceos, no creían en la Resurrección. Eso no estaba claro. Y la razón es que en los cinco primeros libros de la Biblia, en el Pentateuco, que indudablemente era el texto de mayor autoridad en el conjunto de los judíos, en esa Torá, no se habla claramente de la Resurrección.

Por tanto, muchos judíos sentían que podían ser buenos judíos y no tenían necesidad de creer en la Resurrección. Estaban equivocados, podemos decir nosotros ahora. Mas, en ese momento, eso no estaba claro en absoluto.

Marta hace, pues, una segunda profesión de fe: "Creo en la Resurrección" San Juan 11,24. La primera profesión es: "Creo a pesar del fracaso". La segunda es: "Creo en la Resurrección" San Juan 11,24, y la tercera es: "Creo que tú eres el Ungido" San Juan 11,27.

Jesús le pregunta: "¿Crees esto?" San Juan 11,26. Ha dicho: "El que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá. El que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre" San Juan 11,25-26.  "¿Crees esto?" San Juan 11,26. Ella hace la tercera profesión de fe: "Creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios" San Juan 11,27, y sobre todo esta expresión tan hermosa en el Evangelio de Juan: "El que tenía que venir al mundo" San Juan 11,27.

Fue como la misma pregunta que hizo Juan Bautista: "¿Tú eres el que tenía que venir, o hay que esperar a otro?" San Lucas 7,20. Y aquí, Marta pertenece al grupo de los que creen que ese Jesús es el Ungido, es el Hijo del Dios vivo y es el que tenía que venir al mundo.

Son tres actos de fe: "Creo después del fracaso, creo en la Resurrección, creo en Jesús, creo en el Ungido", actos tanto mas valiosos cuanto que sus intereses y su corazón estaban lastimados por lo que acababa de suceder. Precisamente, la muerte, entre tantas otras experiencias humanas, pone a prueba nuestra fe.

Y yo quiero destacar esa última expresión de Marta: "Creo que tú eres el Mesías" San Juan 11,27. Porque, le habían mandado razón a Jesús, nos dice el evangelio; le habían dicho: "Lázaro está enfermo" San Juan 11,3. Y Jesús no estaba lejos, pero no vino.

"¿Por qué me abandona el que me quiere? ¿Por qué no me ayuda el Mesías? ¿Por qué no está conmigo?" Y sin embargo, es un amor puesto a prueba, es una fe que soporta el viento helado del cuestionamiento y el gran interrogante: "¿Por qué no me ayudó cuando podía?"

Es obvio que ha habido fe en todos los Santos, evidentemente. Pero, la característica de la fe de Marta, me parece a mí, es que es una fe que soporta el viento helado de la pregunta: "¿Por qué no me ayudó cuando podía?"

Es muy hermoso que ella no hace esa pregunta. Llega a tal grado su confianza en la obra de Jesús, en el modo de obrar de Cristo, que si tiene esa pregunta, la reprime.

Hubiera podido, hablando desde la carne y la sangre, empezar por decirle eso. No decirle: "Si hubieras estado aquí,..." San Juan 11,21, sino: "¿No te llegó nuestra razón? ¿No te estábamos diciendo? ¿Tú no tienes mucha gente para sanar? ¿No puedes hacer milagros a distancia?"

Hubiera podido sacar Marta un memorial de agravios. Pero, no pregunta: "¿Por qué?"; no recrimina. Simplemente se afianza con valor, se afianza con firmeza en aquello que cree, y llega a decir: "Creo que tú eres el Mesías" San Juan 11,27.

¿Qué nos toca a nosotros? Ya vemos que Marta es la Patrona de la fe probada, de la fe en resfrío, de la fe con viento helado. ¡Ya vemos cuál es la calidad de la fe de Marta!

Ahora, ¿qué nos toca a nosotros? Ahora nos toca a nosotros decir esto mismo: "Creo en ti, Señor, aunque..." Cada uno tiene sus propios "aunque". "Creo en ti, Señor, aunque lo que me han prometido no se me cumple, aunque la tentación tiene tanto poder en mí, aunque mis amigos me abandonan, aunque no me entienden, aunque..."

Cada uno tiene sus propios "aunque". "Creo en ti, Jesús, creo que tú eres el Mesías. Tus razones son las tuyas, Señor, son las tuyas".

Marta no había escuchado la explicación. No obstante, eso es lo hermoso: creer sin explicación. Y es muy interesante en el evangelio de Juan, porque nosotros que vamos leyendo el texto, sí tenemos la explicación.
Mas, esta mujer no la tiene.

Le mandan decir a Jesús que Lázaro está enfermo, y entonces Él asegura: "Esa enfermedad no es para mal;
es para bien" San Juan 11,4. Y después les dice: "Lázaro está dormido; voy a despertarlo" San Juan 11,11.

Pero, éso lo sabemos nosotros. Ella no sabía esa explicación. Ella no sabía qué planes tenía Jesús. Ella sabía que Jesús es Jesús, que Él es el Mesías, que Él tiene sus caminos, y así se abandona, así se entrega.

¡Patrona de la fe probada! ¡Patrona de la fe sin explicaciones! ¡Ejemplo de la fe total! ¡La que soporta el viento frío de la duda y el cuestionamiento! ¿Y qué obtiene Marta de esa fe? Pues, obtiene la presencia, la manifestación de la gloria de Dios.

Ahora, preguntemos dónde hay mayor expresión de la gloria divina: ¿en curar a un enfermo, o en resucitar a un muerto? Y claro que la respuesta es sencilla. Es mucho más grande la resurrección de un muerto.

Para la fe de Marta y para la fe de la familia de Marta, para la fe de todos los que vinieron a llorar y tuvieron que cantar, es mucho más grande la resurrección del muerto.

O sea que Marta, con su ejemplo, nos está contando cuál es la grandeza de la fe probada, de la fe sin explicación. Es la fe que le deja libres las manos a Dios, para que Él haga las cosas a su tamaño.

Marta no obligó a Cristo a que Cristo obrara al tamaño de ella. ¿Cuál era el tamaño de ella? "Se enfermó mi hermano, está grave mi hermano, sanemos a mi hermano". ¡Ése es el tamaño de ella!

Ella le dejó sueltas las manos, le dejó libres las manos a Cristo, y Cristo pudo hacer la obra al tamaño de Cristo, no al tamaño de Marta. Esa es la fe grande, la que deja obrar a Dios del tamaño que Dios es. O, como dicen aquellos predicadores famosos por estos años: la fe que deja a Dios ser Dios.

"Te dejo obrar a tu tamaño", y el tamaño de Dios resulta en resurrección de Lázaro, el milagro más grande, tal vez, que nos cuentan los Evangelios. Necesitamos de esta fe, pero no tenemos de dónde sacarla. Es un regalo, realmente. ¡Necesitamos de este regalo! ¡Necesitamos pedir este regalo!

Es increíble que una persona con el dolor atravesado y con el alma sangrando, pueda decir lo que dijo Marta.

Es increíble, precisamente, que en el momento más duro de su vida, haya hecho la profesión de fe más perfecta, -me atrevo a decir-, la más perfecta que encontramos en todo el Evangelio de Juan.

Y para nosotros sirven aquellos otros textos, como el de la Carta a los Hebreos, que nos invita a perseverar, a ir más allá. ¿Qué tal eso que nos dice la Carta a los Hebreos? "Todavía no habéis resistido hasta la sangre en vuestra lucha contra el pecado" Carta a los Hebreos 12,4.

En realidad, aquí el alma sangraba, aquí el corazón estaba deshecho. Pero, supo mantenerse en Jesús. La Palabra de la Escritura, el ejemplo de Marta, nos invitan a crecer así en la fe, incluso cuando no hay ninguna explicación, incluso cuando el alma llora, incluso cuando todo grita: "¡Te equivocaste!"

También en ese momento es posible, sostenidos por el Espíritu de Dios, repetir lo de Marta: "Tú eres el Mesías" San Juan 11,27.

También ahora, cuando es de noche, cuando no entiendo, cuando todo me dice que no hay sentido: "Tú eres el Mesías, tú eres el Hijo de Dios, tú tenías que venir al mundo" San Juan 11,27.

jueves, 29 de julio de 2010

LE LLEVAN FLORES

Este oratorio se ubica en la Parroquia del Barrio Venecia, no recuerdo el nombre de la Parroquia, pero si recuerdo las veces que salía de mi trabajo y me dirigía caminando hasta allí.

Un lugar muy propicio para la oración, muy bonito, a pesar de los inevitables ruidos exteriores siempre molestos a pesar que no se ubica cerca a las avenidas, como los dos que me quedan más cerca ahora.

Este día tomé esta foto, porque ha lindo que lo tenían, las personas le llevan flores, flores muy bellas, de las flores mismas que El nos ha regalado para alegrar la naturaleza y colmarla de colores.

Una vez un amigo se acercó, no en este sitio, en otro y me preguntó: ¿Y usted habla con El?

Lo que respondí y como lo respondí no viene al caso. 

La pregunta si:

¿Y USTED HABLA CON EL?





OBRA PUBLICA DIA 278

Estas fotos reflejan un poco el estado de la obra.

Tuvieron que romper de nuevo, no sé el motivo, pero también ampliaron la entrada vehicular para esa casa, que cuenta don dos puertas grandes como para garaje.



Haciendo cortes en la parte donde rompieron para cambiar los separadores entre andenes y calle (Saridinel creo se llama).


Panorámica del estado de la obra:





El estado de los andenes:

Como queda luego de la instalación de la tubería y reemplazo de la caja.


Esta falta por cementar.


Para poner la malla de protección hacen estos hoyos para poner los postes, muchos de ellos no han sido cementados.


Otras observaciones:

Este tramo de la cuadra que he llamado número dos se encuentra en este estado.

miércoles, 28 de julio de 2010

¿REALMENTE EXISTE EL DEMONIO?

Autor: Luis Rojas | Fuente: Catholic.net

Uno de los mayores triunfos del demonio ha sido hacer creer a muchos hombres que no existe.

Parece que hablar del demonio es cosa del pasado. Suena a novela medieval, con brujos, calderos, pócimas y cuevas oscuras. Sin embargo, vemos en el mundo claramente la acción del demonio que se refleja en cosas terriblemente malas, espirituales algunas y muchas otras físicas.

Tal vez uno de los mayores triunfos del demonio ha sido hacer creer a muchos hombres que no existe: de esta manera le dejan el camino libre para su acción al no estar atentos para detenerlo.

El Catecismo de la Iglesia Católica, hablando del pecado original nos recuerda que detrás de la elección desobediente de nuestros primeros padres se halla la serpiente, una voz seductora, opuesta a Dios que, por envidia, los hace caer en la muerte.

La Escritura y la Tradición de la Iglesia ven simbolizado en la serpiente a un ángel caído, llamado Satán o diablo. La Iglesia enseña que primero fue un ángel bueno, creado por Dios con una naturaleza buena, pero que se hizo malo por la elección libre de rechazar radical e irrevocablemente a Dios y su Reino.

Su pecado no se puede perdonar, ya que al ser un ser espiritual, sus decisiones son irrevocables. "No hay arrepentimiento para ellos después de la caída, como no hay arrepentimiento para los hombres después de la muerte". [San Juan Damasceno]

Encontramos un reflejo de esta rebelión en las palabras del tentador a nuestros primeros padres: "Seréis como dioses" (Gn 3,5). El diablo es "pecador desde el principio" (I Jn 3,8), "padre de la mentira". (Jn 8,44)

La Escritura atestigua la influencia nefasta de aquél a quien Jesús llama "homicida desde el principio" (Jn 8,44) y que incluso intentó apartarlo de la misión recibida del Padre. "El Hijo de Dios se manifestó para deshacer las obras del diablo" (1 Jn 3,8). La más grave en consecuencias de estas obras ha sido la seducción mentirosa que ha inducido al hombre a desobedecer a Dios.

El demonio ronda por todo el mundo como un animal herido, tratando de usar todo su poder angelical que recibió de Dios cuando todavía no se había alejado de Él para sembrar la mentira. Es hábil e inteligente, pues conoce bien a los hombres. Sabe atraerles hacia el mal, pues es la única satisfacción que encuentra en la eterna derrota de su lucha contra Dios. Ese es el demonio. Satanás. El padre de la mentira. El tentador.

Sin embargo, el poder de Satán no es infinito. No es más que una criatura, poderosa por el hecho de ser espíritu puro, pero sólo criatura: puede tentarnos, invitarnos, seducirnos, pero no puede obligarnos a actuar de determinada manera. Su poder no es comparable con el poder infinito de Dios.

El que Dios permita la actividad diabólica es un gran misterio, pero "nosotros sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman". (Rm 8,28)

Aunque Satán actúe en el mundo por odio contra Dios y su Reino en Jesucristo, y aunque su acción cause graves daños -de naturaleza espiritual e indirectamente incluso de naturaleza física- en cada hombre y en la sociedad, esta acción es permitida por la divina providencia que con fuerza y dulzura dirige la historia del hombre y del mundo.


Para profundizar: Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 391.395

martes, 27 de julio de 2010

Viva la independencia de América

Fuente:  http://blogdelpadrefortea.blogspot.com/2010/07/viva-la-independencia-de-america.html


Si yo hubiera vivido en los años 70, hubiera sido un defensor entusiasta de la descolonización de África y otras zonas del planeta. Los pueblos deben seguir sus propios destinos. Ésa es una frase que queda bien, y encima es verdad.

Pero ahora, en el año 2010, creo que las poblaciones de esos países africanos estarían de acuerdo en que más les hubiera valido la pena prolongar sus lazos de unión con la metrópoli. Prolongar esos lazos, sin renunciar a su futura emancipación.

Las relaciones de la metrópoli con esos países en el siglo XIX y parte del XX fueron de mera explotación. Pero si esas tierras hubieran permanecido unidas con Europa, la relación hubiera sido paternal a partir de los años 60. Y una generación después hubiera sido de colaboración, intercambio y unión entre dos realidades iguales.

Ahora mismo no hay ningún enclave (quedan pocos) unido a una metrópoli que desee su propia independencia. Todos se dan cuenta de que la unión beneficia a todos.

Creo que lo que digo es políticamente incorrecto, muy incorrecto. Sin duda que fue un acierto el concederles la independencia, pero también fue un error histórico. Hicimos lo que debimos, pero ojalá esos caminos invisibles de unión no se hubieran truncado. Claro que quién podía adivinar en esos años 60 y 70 que tantos pueblos iban a comenzar un camino de opresión.

Lo mismo se puede aplicar a los pueblos de América. ¿Resultó beneficiado el pueblo llano de la lucha que ellos tuvieron que hacer? La respuesta es no. Sólo se benefició la élite de criollos. Se sustituyó a una élite por otra. El pueblo siguió pagando los mismos impuestos y sufriendo las mismas injusticias. ¿Valía la pena morir para lograr tan solo que hubiera caras nuevas en los antiguos palacios? ¿Valía la pena desangrarse en un campo de batalla para que los miriñaques se los pusieran las esposas de otros?

A ningún pueblo se le puede imponer la unión a la fuerza. Pero al pueblo llano le daba lo mismo. A los que no les daba lo mismo era a los ricos burgueses que fueron los que movieron todo el asunto.

Sí, es fácil romper esos caminos invisibles de unión. Yo como creo que la familia humana forma una sola nación, y que las líneas fronterizas son meros trazos en un mapa, siempre estoy a favor de mantener los lazos (sean del tipo que sean) allí donde existan.

Pero claro siempre hay unos pocos que hacen de la separación su trabajo, su forma de ganarse el pan. Son unos profesionales de un determinado discurso. Pero no nos engañemos, son profesionales. El pueblo llano, fácilmente manipulable, les seguirá hasta la muerte, hasta la sangre y estará convencido de que los pipilurcios son mucho mejores, más listos, más guapos, que los reralarcios. Evidentemente siempre hay alguien que se paga las vacaciones y el Mercedes nuevo con la dichosa arenga de que los pipilurcios son lo mejor del mundo.

lunes, 26 de julio de 2010

UN POST UN TANTO ENRREDADO...



Para mi sobrino eso de perder su primer diente fue un suceso, estaba con su madre de visita en casa y me ha pedido que le tome la foto.

Para un adulto la "simple" pérdida de un diente de un niño podría pasar desapercibido, desafortunadamente disipamos nuestra capacidad de asombro y de acompañamiento de paso,  pero para un niño de seis años es un acontecimiento muy importante o por lo menos preocupante y nuevo. ¿Y es que a caso no lo es?  Preguntas surgen:  Duele mucho, me sale sangre, cómo me lo quito y puedo ver dónde viene el otro diente?

Estos sobrinos, cuando están conmigo cerca, tienen la extraña costumbre de ponerme en aprietos y tuve que acompañar al muchacho con esto del diente (más bonito) y como a mi me dolían los dientes de niña, supuse que si dolía un poquito por lo menos, pero Oh!, que mi sobrino me ha dicho:  "Tía no me vuelvas a decir mentiras, no duele, solo sale un poquito de sangre."

Y es que las experiencias de todos son diferentes.  Existen cosas que a unos  nos duelen y a otros no.  Para cosas más profundas de la vida ocurre lo mismo.  Es difícli medir el dolor que los acontecimientos de la vida producen en cada persona.

Al fijarnos en el dolor f'ísico: Cómo medir el dolor que siente un enfermo de cáncer, o el dolor de una persona con artrosis o esclerosis múltiple?  Esos son solo ejemplos de dolores físicos.

Que sensación de impotencia tan grande la que uno experimenta al ver el dolor físico en otro y no poder hacer nada.

Y si no hablara solamente del dolor físico?


PD: Esta entrada resultó un tanto enredada, pero como dice el Chavo: "La idea es esa".  La idea de un blog, es escribir. ¿No?  No importa que resulte un poco así.

viernes, 23 de julio de 2010

DOS MECHUDOS

Dos mechudos locos. Juan Nicolás Martínez Baquero.  Desde los cuatro meses cuando fui saludarlo me manipula, no sé si sea malo pero le llevo la corriente, ese muchacho tiene una marca de pilas superior a Duracel.

Tiene un poco más de tres años, es muy inteligente.  Tiene una dificultad, no habla.  Tiene un servicio gratuito de salud que se llama SISBEN, le han hecho varios exámenes, pero falta con Neurología.  A parte de unas observaciones del sicólogo como que necesita una mascota y ser más exigido por parte de la familia, no se sabe nada y los padres llevan esperando casi 6 meses una cita con el Neurólogo.

De vez en cuando se presenta la oportunidad de compartir con el muchacho...








El video si es bien especial.



jueves, 22 de julio de 2010

OBRA PUBLICA DIA 271 (NUEVE MESES Y UN DÍA DESPUES)

El martes 16 de abril de 2010 fue la última entrada sobre la obra que se viene realizando, y contando los días mes a mes desde entonces (espero no haberme equivocado), obtengo el resultado de 271 días de obra, NUEVE meses: MARAVILLOSO.  Estaba planeada para TRES o CUATRO meses.

Han venido personas del IDU para explicar a la comunidad y lo preocupante, pero tristemente no sorprendente es que según los funcionarios, son 27 proyectos que se están ejecutando al sur de la ciudad y de los 27 NINGUNO ha sido entregado.  Los motivos, según lo exponían estos funcionarios, básicamente dos:  El primero, no alcanza el presupuesto.  El segundo, los contratistas no cumplen con las especificaciones de calidad estipulados en los contratos.

La cifra de dinero presupuestado para obras de mantenimiento y recuperación de malla vial para este sector no la tengo clara, no tengo esa información, escuché 27 mil millones de pesos, pero es solo cuestión de oídas. No tengo el valor.

La obra a la que hace referencia esta serie de entradas, para recordar, se trató del mantenimiento a tres cuadras, con cambio de las instalaciones de aguas sucias.  Se pueden observar las fotos. Aquí: http://denisbaqueromillan.blogspot.com/search/label/Obra%20P%C3%BAbilca


En respuesta a la presión y reclamos de la comunidad adelantaron labores de lo que he llamado la cuadra tres, eso si sin terminar.  Han cubierto algunas cajas y "remendado" los andenes.

La obra aún no ha sido concluida, falta la última capa de asfalto, en varias casas tuvieron que romper de nuevo porque no dejaron las conexiones de entrada de agua bien hechas y no llegaba el agua con buena presión, algunas cajas de aguas sucia faltan por ser cubiertas.

En la actualidad los obreros vienen paulatinamente, por lo general tres personas y hacen alguna labor, en eso ha consistido últimamente los adelantos.

A continuación algunas fotos, desde abril, hasta hace un poco más de un mes.  Las fotos del estado actual de la obra para una próxima entrada.



miércoles, 21 de julio de 2010

EL BARCINO

Bueno aquí música Colombiana, en estas épocas de Bicentenario. Según entiendo en esta música encontramos mucho aire Español.

EL BARCINO
Compositor:  Jorge Villamil
Interpreta:  Silva y Villalva




EL BARCINO

Esta es la historia, de aquel novillo,
que había nacido allá en la sierra,
de bella estampa, mirada fiera,
tenía los cuernos, punta de lanza.

Cuando en los tiempos de la violencia,
se lo llevaron los guerrilleros,
con "tirofijo", cruzó senderos,
llegando al pato y al guayabero.

Arre torito bravo que tienes alma de acero,
que llevas en la mirada, fulgor de torito fiero,
que llevas en el hocico, el aroma del poleo.

Pasan los años, y allá olvidado,
contra la muerte lucha el barcino,
lleva en el morro, las cicatrices,
de fieras garras del canaguaro.

Lo descubrieron los caporales,
y arriado al ruedo para un san Pedro,
la gente grita viva el barcino,
mientras sonaban los sanjuaneros.

Arre torito bravo que tienes alma de acero,
que llevas en la mirada, fulgor de torito fiero,
que llevas en el hocico, el aroma del poleo.

Suenan trompetas, se oyen clarines,
retumba el eco de las tamboras,
brama el barcino, rueda en la arena,
y en ella brotan las amapolas.

Arre torito bravo que tienes alma de acero,
que llevas en la mirada, fulgor de torito fiero,
que llevas en el hocico, el aroma del poleo.(BIS)


martes, 20 de julio de 2010

¡Prohibirán el casarse!

¡Prohibirán el casarse!

El Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos
 habrá quienes apostatarán de la fe, prestando oídos a espíritus de engaño
y a doctrinas de demonios…  
y prohibirán el casarse.
I Tim. IV:1, 3
FUENTE: http://frayrabieta.wordpress.com/2010/07/17/%C2%A1prohibiran-el-casarse/#comments

Mis inútiles petimetres:

Lo peor de todo, como siempre, son los católicos. Católicos ignorantes, católicos confundidos, católicos de letrerito, católicos tibios, católicos mundanos, católicos sodomitas.

No hay para qué decirlo, pero lo diremos igual: la mayoría de los católicos de después de la Segunda Guerra Mundial, resolvieron que había que darle a la Iglesia Católica un aspecto más atractivo, más simpático, más condescendiente, más agradable al paladar del mundo post-1945. Y entonces, desde el instante mismo en que se empeñó en volverse atractiva para el mundo, la Iglesia se mundanizó. Así fue, no me lo discutan porque es indiscutible: para seducir al mundo adoptó una axiología, un lenguaje, una liturgia, una sociología, un estilo, una apariencia y, brevemente, un modo de estar ahí, que se le antojaba no podía sino atraer a más hombres, al mundo. Por supuesto que la cosa se dio al revés, y ellos fueron los seducidos. Y lo llamaron, a fe mía un poco anticipadamente, “la primavera de la Iglesia”.  

Pero en buen romance, eso se llama “colusión con el mundo” y se trata de una negociación de cosas que no son negociables, del ocultamiento de cosas inocultables, del disfraz de verdades que no admiten cosmética, del silencio sobre asuntos que nadie tiene derecho a callar. Y para hacer el negocio más digerible, la Iglesia se llenó de un torrente de palabras, neologismos, giros, mots de passe, claves y clichés con el que esconderían la traición a la Tradición, al sagrado depósito de las verdades de Fe: tolerancia, diálogo, ecumenismo, progreso, comunidades de base, teología de la liberación, aggiornamento, svolta antropologica y tutte le quanti. Y además, para los que se opusieran al Gran Proyecto echaron mano a un arsenal de adjetivos que cargaron con máxima connotación negativa: inquisitorial, medieval, oscurantista, integrista, retrógrado, son sólo algunos de los insultos progres que me vienen a la cabeza, aunque tampoco se privaron de usar los viejos denuestos de soberbio, intolerante, fariseo, loco, mentiroso o lo que viniera a mano.

Ahora bien, mis inestimables palurdos, esa colusión con el mundo dio frutos que tenemos, cuarenta años después, a la vista: relativismo en cuestiones dogmáticas, racionalismo exegético, desacralización litúrgica, herejías al por mayor, confusión y más confusión, generalizada ignorancia y un optimismo a prueba de balas (aunque de ese optimismo sesentista quede cada vez menos, apenas si una canzonetta plebeya como “Alma misionera” o “Zamba del grano de trigo”).

Pues hagamos la cuenta, señores, siguiendo a San Pablo, si no se oponen: lo que le dice a los Romanos de entrada nomás, en el primer capítulo de aquella epístola, nos lo dice a todos nosotros, ahorita mesmo:
Primero: no glorificaron a Dios como a Dios. Con guitarritas, una religión horizontalizada, gestos sentimentales, experimentos litúrgicos, homilías pasteleras, dando de mano Su palabra, olvidando veinte siglos de cristiandad, olvidados de cómo lo hicieron todos los cristianos, durante veinte siglos, en todas partes, siempre. Total que los cristianos del s. XXI no sólo no dan gloria a Dios: no sabrían por donde empezar. No sólo han olvidado los dogmas de fe. Ni siquiera recuerdan las rúbricas, los himnos, los rituales: ni siquiera saben de reverencia, de piedad, de devoción, de sacrificio, de latría, ni de penitencia. Se han olvidado de todo eso, no tienen idea por dónde empezar.

Segundo: Se envanecieron en sus razonamientos, su insensato corazón se fue oscureciendo. Pese a tener los resultados a la vista, difícilmente se hallará a uno, uno solo, que, advirtiendo la catástrofe que es la Iglesia en los días que corren, concluya sencillamente que en algún punto se perdió el rumbo, que no hemos llegado a este estado de cosas por casualidad, que habría que revisar el camino emprendido para establecer dónde y por qué se tomó el camino equivocado (a esto lo llamaría yo “la obstinación de la continuidad”).

Tercero: Dios castigó a los hombres, a todos, por este asunto: los entregó a la inmundicia en las concupiscencias de su corazón, los entregó a pasiones vergonzosas, pues hasta sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza. E igualmente los varones, dejando el uso natural de la mujer se abrasaron en mutua concupiscencia, cometiendo cosas ignominiosas varones con varones recibiendo en sí mismos la paga merecida de sus extravíos.    

¿Qué más puede decir un pobre fraile como yo, al lado de lo que dice el Apóstol de las Gentes? ¿Qué puedo agregar, si no el comentario de Santo Tomás?

Si comúnmente se censuran los pecados de la carne, porque por ellos se rebaja el hombre a lo que es bestial en él, con mucha mayor razón se lo censura por el pecado contra natura mediante el cual el hombre cae por debajo de la naturaleza bestial.

Y están todas las bestiales lesbianas, los brutos homosexuales, los salvajes travestis gritando, clamando e interrogando destempladamente qué cosa es “contra la naturaleza”, como si no entendieran lo que se les dice. Pero Santo Tomás lo explica clarito, clarito.

Se dice que algo es contra la naturaleza del hombre por razón de su género, que es animal. Ahora bien, resulta manifiesta que conforme a la intención de la naturaleza la unión de los sexos en los animales se ordena al acto de la generación. De aquí que todo género de unión del que no se pueda seguir la generación es contra la naturaleza del hombre. 

¿Tan difícil es esto? ¿Tan difícil de entender? No, dicen los muy bestias, el sexo es cuestión cultural, no biológica, y por tanto se puede definir como se nos canta y hacer con él lo que a cada uno le venga en gana. Piensan así porque se envanecieron en su razón, porque no pueden ya ni pensar correctamente. Y estos que se niegan a procrear, a perpetuar la especie humana, estos que dicen que aman la vida, nos dicen (como se les decía a los primeros cristianos) “homófobos”, ja, ja.

Ahora, no hay por que abundar, ya saben ustedes, hasta los más chicos saben qué está en juego, qué está pasando, quién tiene razón, quién está equivocado, quién es bueno, quién es malo. Al Enemigo del hombre, al “homófono” en serio, al Acusador, se le acaba el tiempo y antes de eso quiere hacer su numerito.
Y el demonio conoce bien las Escrituras, las estudió de cruz a tabla y se toma en serio sus estudios bíblicos, no como los Bultman, los Rivas y todos los imbéciles a su diabólico servicio. Y entonces sabe que tiene que liquidar el matrimonio, la posibilidad misma de que, procreación mediante, se complete el número de los justos. Sabe que en ese momento está jodido. Así lo explica, por ejemplo, el gran Frank-Duquesne:

Lo que horroriza a los sodomitas, al igual que más tarde a los maniqueos y albigenses es el matrimonio, la perpetuación de la carne, “la obra del Demiurgo”, todo lo que la carne contribuye al plan divino para el hombre, carne de la que nació Cristo…

Pues entonces, mis dormidos feligreses, hora es ya que despertéis del sueño. La cosa se ha radicalizado, el Acusador de nuestros hermanos está desencadenado.

Es hora de ir tomando partido.

Y casarse, y tener hijos, antes de que sea demasiado tarde.

(Y los que no, vengan a rezar por ellos en esta Santa Orden).

*  *  *

jueves, 15 de julio de 2010

miércoles, 14 de julio de 2010

La Guerra contra la Menstruación

Happy Woman
El artículo que a continuación se presenta es para mí como mujer, una voz de verdadero apoyo a lo que soy: MUJER.

Es una invitación a la reflexión, pues.

Este blog, entre tanto, también se ha ido convirtiendo en una especie de reproducir sobre temas que me interesan.

No voy a resaltar las líneas que me parecen claves.  Cada uno lo puede hacer, cada uno es libre de tomar su postura frente a este tema: Allá ellas… Yo en la intimidad de las personas no me meto… Cada quien que haga lo que quiera….  El mundo es así… etc.

Yo ya he tomado la mía, quizá desde antes de leer este artículo, solo que mejor y tan bien sustentado yo no lo puedo hacer.

Gracias.

PD: Y no es excusa que el texto es “demasiado largo”.



La Guerra contra la Menstruación


FUENTE: http://fraynelson.com/blog/2007/05/24/la-guerra-contra-la-menstruacion/

Los Hechos

El primer comercial de televisión sobre toallas higiénicas femeninas, en mis recuerdos, presentaba a dos amigas que se disponían a ir a un paseo en compañía de muchos otros chicos y chicas. Una dice a la otra: “Pensé que no vendrías…” y la otra responde: “¡SERENA me salvó el paseo!” Eso debió suceder hacia 1972. Con el tiempo supe que SERENA era la marca de esas toallas y supe también que ese paseo se hubiera podido arruinar debido al periodo menstrual de esa muchacha.

Por supuesto, las toallas femeninas u otros recursos similares han mejorado de muchos modos la higiene, salud y calidad de vida de millones de mujeres, que se sienten más “serenas” para llevar una vida simplemente normal sin temor de que los ritmos de su cuerpo las pongan en evidencia o incomodidad con otros. Yo no estoy en guerra contra las toallas. Tengo otros adversarios más importantes.

Vino luego otra marca que prometía más que la serenidad. Esta era, o creo que sigue siendo, “Stayfree.” Como poco o nada sabía de inglés en ese tiempo, no podia yo imaginarme el mensaje: “Permanece libre.” En el primer comercial la menstruación ha podido significar que un paseo se arruina; ahora las cosas son más serias pues el mensaje es: “Libérate, permanece libre de tu periodo menstrual.”

Otro paso en esta misma dirección vino en la línea farmacológica: por una parte, todo el mercado de la “píldora,” diseñada para dar un mayor control de la mujer sobre sus posibilidades de fertilidad; por otra, una creciente oferta de analgésicos y de fármacos dirigidos a facilitar el control de la montaña rusa emocional que suele ir asociada con algunas fechas del periodo. El objetivo es claro: se trata de que la menstruación virtualmente desaparezca no sólo en cuanto a los hechos externos (la higiene) sino en cuanto al mundo interno de la mujer: no hay dolor, no hay cambios anímicos, no hay posibilidad de fertilidad. Poco a poco la propuesta se fue acercando a: “Vive como si no menstruaras.”

Ese mensaje empieza a ser, no virtualidad, sino realidad para millones de mujeres en los Estados Unidos. La FDA (Oficina del Gobierno Estadounidense para Alimentos y Medicamentos) ha dado luz verde a la distribución de Lybrel que debe ser tomada diariamente, de por vida, para llevar a cabo lo que venía siendo sólo promesa: vivir sin volver a tener una sola menstruación, y por supuesto, sin quedar embarazada jamás. La píldora anticonceptiva se supone que debe tomarse por tres semanas consecutivas para luego dejar una semana que permite el periodo; Lybrel, en cambio, es para terminar de una buena vez con la menstruación. Por eso hablo de guerra.

Es un poco extraña la aprobación de la FDA, por muchas razones. Al rededor de la mitad de las mujeres que la tomaron presentaron irregularidades como sangrados inesperados, o sea, en fechas atípicas. Nadie sabe tampoco qué sucede si alguien toma Lybrel por años y años; no hay estudios al respecto. Sin embargo, la nueva píldora estará pronto a la venta, de donde debemos entender que sus primeras usuarias serán basicamente conejillos de indias.

Lybrel trabaja manteniendo al cuerpo de la mujer sometido a un baño hormonal continuo que no deja que se desarrolle el periodo menstrual. Las sustancias correspondientes son ya conocidas porque han sido usadas en contraceptivos orales; estas sustancias son el ethinyl estradiol y el levonorgestrel. Como yo no veo a nadie protestando por el hecho de que las mujeres dejen de menstruar, y como vivimos en una época que se supone que adora que todo sea “natural,” “sin preservantes” y “orgánico,” lo único que se puede concluir es que llenar de hormonas a una mujer es normal y que no hay peor anormalidad que menstruar. La Dra. Vanessa Cullins, de la Oficina de Planificación Familiar en los Estados Unidos ayuda con sus consejos a que todos reconozcamos la sabiduría que hay en el uso del Lybrel, porque las molestias de millones de mujeres, tales como hipersensibilidad en el busto o algunas náuseas van a llegar a un final.

No faltan voces, como la de Jean Elson y Paula Derry, que detectan que no puede ser natural impedir el ciclo mismo que hace posible la reproducción humana pero por lo que parece sus opiniones serán pronto ahogadas por el clamor de tantas mujeres cansadas de su periodo y sobre todo por el rugido de la voz grande, la del dinero. Una vez que las mujeres empiecen a echar en sus carritos de mercado el Lybrel con la puntualidad de sus antiguos periodos, la cuestión ética pasará a segundo o tercer plano.
Lo que a mí me llama la atención de todo esto es la increíble serenidad con que la gente admite vivir en contradicciones e incoherencias espantosas. Hay quien se dice de izquierdas, dizque por defender a los desvalidos, y entonces se declara en favor del aborto, para destruir a los más desvalidos e inocentes. La gente no quiere que el pollo que se va a comer haya recibido hormonas pero luego está dispuesta a saturar de hormonas el cuerpo de la mujer… de por vida. Muchos declaran su lucha contra el imperio del capital pero favorecen la ética de control reproductivo que genera millones de dólares para gigantescas transnacionales. ¿Qué es eso, sino doble juego, o algo peor, una especie de esquizofrenia social?

Las Objeciones

Claro, ya me parece escuchar un par de objeciones. Una mujer se levanta en medio de la audiencia y me dice que yo no sé lo que es menstruar y cuenta una historia triste de las vergüenzas, dolores, incomodidades y desgracias que le ha traído el periodo. Esencialmente, me declara desautorizado para hablar y empieza a elaborar la retórica típica: soy un patriarcalista-machista que se resiste a que la mujer sea dueña de su cuerpo.

La otra objeción intenta apoyarse en una especie de mentalidad de tabú: ¿Qué hace un sacerdote hablando de las intimidades de las mujeres? ¿Qué es eso de estar pontificando sobre el periodo menstrual?

En realidad las dos objeciones se pueden abordar de manera conjunta. Me interesa el periodo de las mujeres porque todos y cada uno de los seres humanos que estamos o estaremos sobre esta tierra tenemos una relación directa con el primer hogar que conocimos, que fue la matriz de una mujer. La razón por la que las mujeres no son ni pueden ser “dueñas” de sus cuerpos es porque sus cuerpos contienen TODO el futuro de TODA la Humanidad. Y si todos dependemos de lo que suceda en la matriz de la mujer, a todos nos interesa lo que suceda o deje de suceder en la matriz y también en el corazón, la conciencia y los valores de las mujeres.

¿Supone el periodo menstrual algunas o muchas incomodidades? No lo niego. A la vez, afirmo, sin embargo, que cuarenta años de propaganda hablando sólo de los males de la menstruación han logrado relegar a la penumbra el hecho más elemental de todos: que a través de ese ciclo se prepara la cuna en la que cada ser humano es acogido y abrazado por primera vez. Sin dudas son emocionantes los paseos de la toalla SERENA; sin duda es fuerte la gratificación sexual que consiguen las mujeres que sacan de su horizonte la posibilidad de ser madres para consagrarse con fuerza a gozar de su piel. Nada de eso dudo. Pero, ¿son esas todas las alegrías de una mujer? ¿No existe algo de alegría en saberse mamá, en sentir que el bebé crece, en sufrir y saber por quién se entrega tanto amor? ¿Es que la única manera de sentir amor es programarse para el placer? ¿No existe acaso la alegría de la donación, de la entrega, y de ver que todo ello produce el milagro de la vida?

Es toda esta otra parte, la parte de la donación y del amor generoso, la parte de la maternidad, la que finalmente se oculta con astucia o con rabia. La consigna de las feministas actuales está clara: separar a la mujer de la maternidad; hacer que ella sienta que el embarazo es una desgracia y que su modo natural de ser es volcarse sobre sí misma, sobre su figura, su piel, su placer. En realidad esta no es una guerra contra la menstruación; es una guerra contra la maternidad. Bueno, ¿y no es ese el primer sentido de aquello que dice la Biblia, que la serpiente está en guerra contra la descendencia de la mujer (Génesis 3,15)?

Los Otros Ciclos

Además del ciclo menstrual hay otros ciclos, que ciertamente duran más que unas cuantas semanas.
Una sociedad que quiere–vanamente–fundamentarse sobre el egoísmo no puede predicar a la mujer otro lenguaje que el de Lybrel: suspende tu periodo, desconéctate de la maternidad, vive para ti misma hasta embriagarte de los placeres más fuertes, y hasta lograr cada una de tus metas. La pregunta es qué sigue después de eso: qué sigue para la mujer y qué sigue para la sociedad–pues en realidad las dos cosas van unidas. Lo que sigue es que vamos a tener una generación de mujeres ebrias de sí mismas, estirando su piel para que no tenga arrugas, y sus años, para pretender que serán siempre jóvenes. Esa generación habrá cometido suicidio social. Su éxito será su ruina porque si consiguen mutilar sus úteros a base de Lybrel no tendrán hijas a quiénes enseñar que el Lybrel hay que tomarlo todos los días.

Esa generación se apagará entre ruinas y vendrá otra generación, la de aquellos pobres que, según frase irónica de Marx, no tienen más riqueza que su prole. Esas otras mujeres, que no conocen tantos placeres exóticos pero sí el gozo de educar niños y verlos crecer fuertes y alegres; esa otra generación de mujeres, venida seguramente de Africa, Asia o América Latina, un día mirará con extraña compasión a las ancianas que murieron secas.

Pero nadie piense que esto sucederá una vez y sólo una. La Humanidad no termina de aprender sus lecciones. A través de grandes ciclos la mucha riqueza produce lujo y pereza, y luego egoísmo y dureza; el egoísmo ahoga a las ideas nuevas y no deja nacer nuevos seres humanos; la asfixia del egoísmo debilita y hace colapsar a las civilizaciones; su caída abre la puerta a nuevos pueblos y estilos que entonces empiezan a levantarse sobre las ruinas de sus predecesores, y así llega después la riqueza; sólo que la mucha abundancia produce de nuevo lujo y pereza, y el ciclo vuelve a empezar. En cada vuelta de ese carrusel cambian los nombres de los mismos crímenes. Las espartanas abandonaban sus bebés en las montañas; las romanas los botaban a alcantarillas; las europeas los abortan o se mutilan ellas a base de Lybrel: en todo ello hay una guerra contra la vida, o mejor, una guerra contra la posibilidad de dar vida, de salir de uno mismo, de entregarse uno para que otro crezca.

Cómo ganar la batalla

No debemos ser demasiado duros con las mujeres que planifican o que se esterilizan indefinidamente con Lybrel. A menudo sucede que ellas han aprendido la dura lección de concentrarse sólo en sí mismas porque no han conocido de los hombres otra cosa. Existe el egoísmo masculino; existe la espantosa indiferencia de tantos “machos” que sienten que la mujer tiene que cargar con todo, desde los dolores de su menstruación hasta los dolores que traiga la crianza de unos hijos, o el dolor espantoso de haberlos abortado. Ese egoísmo ha engendrado el otro egoísmo, el de la mujer que quiere también ella concentrarse del todo en sí misma, en su piel, en su sexo, en sus metas.

No vamos a ganar la guerra en favor de la maternidad ni vamos a mejorar la situación de la mujer sólo denunciando a las transnacionales o espantándonos del libertinaje que cunde por todas partes. Para renunciar a su Lybrel, para sentirse feliz de estar abierta a la vida la mujer necesita encontrar lo que todo ser humano necesita encontrar: que el amor existe; que ella merece respeto, atención y cuidado; que sus esfuerzos cuentan y su donación es apreciada y agradecida por todos.
Finalmente yo veo toda la respuesta sólo en Jesús. Es él quien rompe los ciclos, no los ciclos normales de la naturaleza y del cuerpo, sino los ciclos perversos del egoísmo y la violencia de los hombres. Es él quien hará que cada hombre y cada mujer se sientan felices de ser lo que son, para lo gloria del Padre, y del Hijo, y del
Espíritu Santo.

lunes, 12 de julio de 2010

Existen cosas... *** Entrada especial ***

Existen cosas que parecen buenas pero son malas.
Existen cosas malas que parecen buenas.
Por eso, en la vida, hay tantas tentaciones.

(Daniel Santiago Martinez Baquero, 5 años)



PD:  Este post no es mío.

jueves, 8 de julio de 2010

LOS NOMBRES DE JESUS

FUENTE: http://www.es.catholic.net/cristologiatodoacercadejesus/547/1287/articulo.php?id=12499

Autor: P. Antonio Rivero, L. C. | Fuente: Jesucristo.
 
Los principales nombres que se le dan a Jesús.

¿Qué nombres se dan a Jesús? ¿Cuáles son los errores históricos sobre la persona de Jesús? Catequesis de SS Juan Pablo II sobre Jesús...

Los principales nombres que se le dan a Jesús.
Los principales nombres que se le dan a Jesús.

Leyendo los Santos Evangelios nos sorprende la variedad de nombres que se le dan a Cristo, ya sea por parte de los evangelistas o porque el mismo Cristo se los aplica a sí mismo: Camino, Verdad, Vida, Pastor, Rey, Luz, Pan, Maestro, Compañero de camino, Resurrección, Vida, Salvador, Mesías, Cordero de Dios, etc.. Esto nos demuestra la riqueza inmensa que encierra el corazón de Cristo. Acerquémonos, pues, al Evangelio para descubrir la hondura y profundidad de su Amor.



A lo largo de los Evangelios podemos descubrir diversos títulos de Jesús. Todos nos demuestran que ha sido el hombre más grande de la historia. Muchos hombres han sido admirados, pero no siempre amados. Jesucristo es el único hombre que ha sido amado más allá de su tumba.


A los dos mil años de su muerte, legiones de hombres y mujeres, dejando su familia paterna y su familia futura, sus riquezas y su Patria, despojándose de todo, han vivido sólo para Él. Jesucristo ha sido amado con heroísmo.


Millares y millares de mártires dieron por Él su sangre. Millares y millares de santos centraron en Él su vida. Jesús ha sido también el hombre más combatido de la humanidad. ¿Qué tendrá este hombre que murió hace dos mil años y hoy molesta a tantos vivos? ¿Qué tendrá este hombre que sigue enterrando a sus mismos enemigos y Él sigue vivo? ¿Quién es Jesús?


Fray Luis de León ha escrito lo siguiente: "Vienen a ser casi innumerables los nombres que la Escritura divina da a Cristo, porque le llama León y Cordero, y Puerta y Camino, y Pastor y Sacerdote, y Sacrificio y Esposo, y Vid y Pimpollo, y Rey de Dios y Cara suya, y Piedra y Lucero, y Oriente y Padre, y Príncipe de Paz y Salud, y Vida y Verdad, y así otros nombres sin cuento".20
 

¿Quién es, pues, Cristo?

Aún resuena en nuestros oídos la pregunta que el mismo Cristo formuló hace dos mil años: "¿Quién decís que soy Yo?" (Mateo 16, 16-17).

A esta pregunta respondió su mismo Padre celestial, respondió la gente que le vio y le escuchó y respondió el mismo Jesús.

Todos los títulos que se le dan nos demuestran la riqueza escondida en Jesús, el Hijo de Dios. Es la riqueza que Dios Padre quiso compartir con la humanidad. Cada uno de nosotros va haciendo a lo largo de la vida diversas experiencias de Jesucristo. Lo importante es estar abierto a este Pozo insondable y acercarnos cada día a sorber aunque sólo sea una gota de su agua saciativa y refrescante.

Ojalá terminemos nuestra vida con el nombre de Jesús en nuestros labios y en nuestro corazón. Con solo escuchar este nombre el alma se pacifica, el corazón se enardece y se ensancha. ¿Cómo no predicarlo por todos los rincones del mundo? En Él está la salvación.


  1. En su obra, "Los nombres de Cristo", I.regresar

¿Realmente Existó Jesús? - Fuentes Cristianas

FUENTE: http://es.catholic.net/cristologiatodoacercadejesus/550/1309/articulo.php?id=12701

El Jesús histórico

Autor: P. Antonio Rivero, L.C | Fuente: Libro Jesucristo.
Fuentes cristianas.
¿Existen documentos históricos que corroboren la veracidad de la figura de Jesús?

Fuentes cristianas.
Fuentes cristianas.
El Nuevo Testamento.
Los testimonios cristianos que poseemos vienen recogidos en el Nuevo Testamento y forman un conjunto de 27 escritos. Hay que decir que el Nuevo Testamento no es un libro de historia. Es un conjunto de libros que contiene el anuncio del mensaje de la fe. Hay en él muchos datos históricos, más que en el resto de los libros no cristianos, pero lo más importante es la fe y la conversión. Por lo mismo, no podemos mirar estos libros con ojos de historiador, sino con corazón de creyente.


También hay otros libros cristianos que hablan de Jesucristo, pero no han sido recibidos por la Iglesia como auténticos y revelados. En ellos cuenta más que la fe y la historia la exageranción maravillosa, la admiración humana milagrera, las reflexiones particulares. A estos libros se les llama Apócrifos.


El Nuevo Testamento está compuesto por:


  • Los Cuatro Evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan.)


  • Los Hechos de los Apóstoles.


  • Las catorce Cartas de San Pablo.


  • Las siete cartas llamadas católicas (de Santiago, 1 y 2 de Pedro; 1, 2 y 3 de san Juan, y Judas Tadeo)


  • El Apocalipsis.


    Los evangelios son la fuente más importante sobre la historicidad de Jesucristo. Fueron escritos a la luz de la Pascua. Los redactores se sirvieron de documentos escritos anteriores, en una primera recopilación, e investigaciones personales, al tiempo que daban a sus escritos una propia intencionalidad teológica. Uno de estos documentos anteriores es la llamada Quelle (fuente en alemán) que recogía discursos y logia (frases cortas memorizables) de Cristo, existente ya en los años cuarenta, que fue utilizada por Lucas y Mateo. Otra fuente escrita es la conocida con el nombre de "triple tradición", que recoge los hechos de la vida de Cristo, de la que dispusieron los tres sinópticos (Mateo, Marcos, Lucas). Disponemos de criterios válidos que nos permiten escuchar, si no las "mismas palabras de Jesús" (obsesión del siglo pasado), al menos el mensaje auténtico de Jesús y alcanzar unos hechos "sucedidos de verdad" que pertenecen a Jesús de Nazaret.

    Además, son camino para un encuentro con el Jesús verdadero, pues son la fuente principal para conocer a Jesús. Ahora bien, los Evangelios no son una biografía en el sentido moderno. Son, en realidad, una recopilación del mensaje y los hechos fundamentales de Cristo, escritos para comunicar la fe en Él. Estos hechos y estas palabras de Cristo, antes de ser puestos por escrito a principios de los años sesenta por los sinópticos y el año cien por Juan, la comunidad primitiva cristiana los había transmitido en su liturgia y en su predicación.

    En los Evangelios encontramos una verdadera historia de Cristo: "La Santa Madre Iglesia ha sostenido y sostiene con firmeza que los cuatro Evangelios referidos -cuya historicidad afirma sin duda alguna- transmiten fielmente lo que Jesús, Hijo de Dios, hizo y enseñó efectivamente durante su vida entre los hombres, para su salvación eterna hasta el día en que fue levantado al cielo."16


    ¿El Jesús judío, real e histórico, es el mismo Cristo que el predicado por los apóstoles y la fe de la Iglesia? ¿Los Evangelios son narraciones históricas o son invenciones de los que conocieron a Jesús? Leyendo los Evangelios, ¿nos acercamos al verdadero Jesús histórico?

    Se han dado muchas soluciones desde el campo protestante, pero algunas terminan diciendo que el Cristo histórico no es el mismo que el Cristo predicado por los apóstoles y que nos muestran los Evangelios. El teólogo protestante más influyente llamado Bultmann dice que no interesa el Jesús histórico, sino el Jesús de la fe. Interesa, dice, el mensaje de Jesús; lo demás es mito inventado por los apóstoles: nacimiento virginal, milagros, resurrección, etc.

    Dada la importancia de esta cuestión, diremos lo siguiente, tratando de encontrar la parte de verdad y de error que se esconde detrás de estas posiciones.

    Los Evangelios transmiten al verdadero Jesucristo.

    Los hechos que narran eran conocidos de todos; bien por haberlos visto personalmente, bien por haberlos oído a quienes los vieron. No pudieron, por tanto, desfigurar nada de la realidad. En este caso hubieran sido desmentidos, y no hay huella alguna de rectificaciones. Si los evangelistas hubieran dicho lo que no es verdad, sus Evangelios hubieran sido rechazados por aquella generación que fue testigo de los hechos. No existe ningún documento que muestre este rechazo.

    En cambio los evangelios apócrifos, que carecen de rigor histórico, fueron comúnmente rechazados. Son relatos fantasiosos e inverosímiles. Contienen errores en la geografía de Palestina, y les falta fidelidad al marco histórico. Estos evangelios nunca han sido aceptados por la Iglesia, por no estar contenidos en el Canon de Muratori que es una lista de los libros inspirados que hizo la Iglesia en el siglo II.

    Los datos que dan los Evangelios sobre la geografía del país, situación política y religiosa, sobre las costumbres, concuerdan con lo que sabemos de todo esto por otras fuentes. Además, los evangelistas murieron por defender la verdad de lo que decían; y nadie da su vida por lo que sabe que es mentira.

    Aparte de que como están inspirados por Dios no pueden equivocarse ni mentir. El Concilio Vaticano II dice que la Biblia entera está inspirada por Dios
    17 . Y san Pablo: "La Escritura está inspirada por Dios"18 .

    Los Evangelios son, en realidad, catequesis y testimonio de fe de personas que creen en Cristo y que quieren comunicar la fe que tienen. Fueron escritos a la luz de Pascua.

    El que los Evangelios sean un testimonio de fe no significa que no encierren un verdadero contenido histórico. Afirmamos con la Iglesia que en el origen de los Evangelios se encuentran los hechos y las palabras de Jesús. Pero estas palabras, hechos y sucesos de su vida han pasado a nosotros, a nuestros Evangelios a través de varios medios o procesos:

    Primero: Cristo no escribió nada, sólo predicó la Buena Nueva.
    Segundo: la primera actividad de los apóstoles después de la ascensión de Cristo es proclamar oralmente esa Buena Nueva de Jesús. Una vez muerto Jesús, una vez que ha resucitado, sus discípulos predican que en Él, en sus palabras y en su vida, se ha dado la salvación para todos los hombres.

    Predican lo que ellos habían visto y oído, bajo la luz de la resurrección y Pentecostés. También acudieron al Antiguo Testamento para comprender mejor todo lo referente a Jesús. Y al transmitir los dichos y hechos de Jesús tuvieron en cuenta las circunstancias de sus oyentes, con las consecuentes variantes.

    Finalmente, se comienza una recopilación y una fijación escrita de palabras, hechos y sucesos de la vida del Señor, que contaban los discípulos para suscitar la fe. A la colección amplia de las palabras de Jesús se denomina "fuente Q". Cada escritor sagrado seleccionó el material que le convenía para los destinatarios de su obra. Los evangelistas no se proponían principalmente "narrar" una historia de Jesús, sino fundar la fe de sus destinatarios. Marcos realiza un esfuerzo de síntesis de todos los materiales y los ordena dentro de su evangelio. Mateo y Lucas se aprovechan de este esquema de Marcos y lo completan, adjuntando otros materiales de que disponían. Lo mismo hace el evangelista Juan.

    Saquemos unas conclusiones importantes:

    En la lectura de los Evangelios se transmite el verdadero rostro de Jesucristo. Una lectura meditada, creyente, en unión con Jesucristo y en la caridad fraterna, da un conocimiento profundo y verdadero de Jesús.

    Es necesario estar en permanente contacto con los escritos del Nuevo Testamento para redescubrir el rostro de Jesucristo: sus dimensiones humanas y divinas. Este permanente contacto es necesario para no hacer de Jesús un mito; no idealizar y desencarnar la imagen de Jesús; no dejarnos captar por ideologías; reencontrar la unidad en la misma fe; no hacer de Jesús un ideal puramente humano; no conformarnos con nuestras proyecciones y deseos; encontrar el camino hacia Dios, sin perder al hombre.

    Cuando se lee el Evangelio, uno se da cuenta de que existen textos de muy diferentes categorías: unos narran la infancia de Jesús, otros su actividad en Galilea; otros narran palabras que Jesús dijo, otros narran hechos, enseñanzas, la pasión o la resurrección. Lo importante es que todos los textos dependen de Jesús, se refieren a Jesús. Ahora bien, unos dependen de Jesús directamente, otros actualizar o interpretan los hechos o dichos del Señor. Pero todos son necesarios para el conocimiento histórico de Jesucristo.

    ¿Por qué hay semejanzas y diferencias? Cada evangelista nos transmite, junto con su historia, su propio interés, sus acentos, sus aspectos personales o culturales. Pero es indudable que existe una fundamental identidad respecto a la Persona de quien hablan e incluso de los sucesos que narran. Por eso, para encontrar la verdadera imagen de Jesucristo no se puede elegir un texto y rechazar otros. Tampoco se pueden despreciar los textos que no coinciden con mi manera de ver las cosas. Se han de tener todos en cuenta, si bien es posible hacer una distinción dado el carácter del texto que se trate. Es como sacar una fotografía desde diversos ángulos de vista.

    ¿Por qué algunos hoy quieren negar la historicidad de los Evangelios, siguiendo la escuela protestante de Bultmann? Hoy nadie se preocupa del problema de la historicidad del Corán (al fin y al cabo el Corán es una recopilación ecléctica de doctrinas, y Mahoma, que pretendió tener una revelación divina no la justificó nunca por milagros); y, sin embargo, muchos se preocupan por la historicidad de los Evangelios. El motivo es claro: las otras religiones no tienen la originalidad del cristianismo. El cristianismo se presenta como Dios entre nosotros, como Dios mismo encarnado para redimirnos de las grandes impotencias que pesan sobre la humanidad: el pecado, el mal y la muerte. Es la doctrina de la comunión fraterna en Cristo; por eso es por lo que se le persigue, por eso es por lo que muchos tienen que dar cuenta de él. Como decía Daniélou, la causa última de la persecución al cristianismo reside en su suprema belleza, en la belleza que irradia de la verdad.


    ¿Hay algunos criterios de historicidad de los Evangelios?
    19



  • Criterio de múltiple fuente: cuando un dato evangélico lo encontramos en las diferentes fuentes que componen los Evangelios, tenemos la certeza de que se trata de un dato histórico.


  • Criterio de discontinuidad: cuando un dato es totalmente contrario a la mentalidad de la comunidad primitiva, no se puede decir que sea ésta la que lo ha inventado. P.e. el título de "Hijo del hombre", ni lo utilizó ni lo entendió, ¿cómo entonces lo podía inventar ella?


  • Criterio de conformidad: todos los exegetas están de acuerdo en que es un dato histórico la predicación de Jesús de la llegada del Reino. Es el núcleo de su mensaje.


  • Criterio de explicación necesaria: debemos admitir como histórico un dato que aparece como explicación única de una serie de acontecimientos evangélicos y sin el cual tales acontecimientos quedarían sin explicación. P.e. o Cristo instituyó la eucaristía o no se entiende que en todas partes y desde el principio se celebre la eucaristía en el seno de la Iglesia.


  • Criterio del estilo propio de Jesús: todos los exegetas están de acuerdo en que Jesús tenía un estilo personal, un estilo hecho de una innegable autoridad: "Pero yo os digo", y una inaudita sencillez, que hace que rompa todos los esquemas, tratando preferentemente con los niños, los enfermos, las mujeres, los pecadores.

    Concluimos este apartado diciendo que los criterios aquí expuestos han de usarse en conjunto. Sólo así dan luz y seguridad. Cuando leemos los Evangelios escuchamos, si no las misma palabras de Jesús (obsesión del siglo pasado), al menos el mensaje auténtico de Jesús para nuestra salvación eterna.


    ¿Qué dice la fe de la Iglesia?

    Sin la adhesión de fe no se da un conocimiento adecuado de la Persona y obra de Jesús de Nazaret. Los Evangelios son los únicos testimonios válidos, incluso desde el punto de vista histórico. Para escribir estos textos fue necesaria la fe. Para comprenderlos es necesaria también. Esta adhesión de la fe tiene algunas importantes características:

    Está provocada por el Espíritu Santo. Para conocer a Jesús, Dios y hombre, necesitamos la luz del Espíritu, pues es un misterio. Dios, no sólo se nos propone desde la historia, sino que desde dentro de nosotros está obrando para abrirnos al testimonio histórico en toda su riqueza y amplitud.

    La adhesión de la fe no termina ni en Jesús ni en el Espíritu, sino en el Padre. La cristología debe ser fundamentalmente trinitaria. Jesucristo nos lleva al Padre. Dios, del que nos habló Jesús, es su Padre.

    La adhesión de la fe tiene una dimensión comunitaria y eclesial. Fuera de la Iglesia no hay un verdadero, permanente, recto y total conocimiento de Jesucristo. Los que se separan de la Iglesia terminan, tarde o temprano, con una figura de Jesús borrosa e inexacta. Aunque el Espíritu no está encerrado en los límites de la Iglesia institucional y sopla donde quiere, también es cierto que ese Espíritu orienta a la Iglesia, la ilumina, la llama a la unidad en la caridad. ¿Qué puesto tienen los movimientos dentro de la Iglesia en la presentación del rostro de Cristo? Si están unidos al Papa y a los obispos, presentarán el verdadero rostro de Cristo; si no, harán nacer tensiones y dificultades y terminarán en la disolución.


    CONCLUSIÓN: Los Evangelios son un don de Dios al mundo, son un regalo que sólo pide manos generosas que lo reciban y lo abran, corazón creyente que lo acoja, boca sincera que lo transmita y pies ágiles que lo lleven por doquier, para que todos puedan conocer, admirar y compartir el amor y la belleza de Jesucristo, el Hijo de Dios Vivo.



    1. Concilio Vaticano II, Constitución Dei Verbum, n. 19regresar
    2. Concilio Vaticano II, Dei Verbum n. 11regresar
    3. 2 Timoteo 3, 16regresar
    4. Sigo los criterios que apunta el padre José Antonio Sayés en su libro "Razones para creer", Dios, Jesucristo, la Iglesia, ed. Paulinas. Pp. 82-84regresar


  • miércoles, 7 de julio de 2010

    ¿Realmente Existó Jesús? - Fuentes no Cristianas

    Fuente: http://es.catholic.net/cristologiatodoacercadejesus/550/1309/articulo.php?id=12686

    El Jesús histórico

    Autor: P. Antonio Rivero, L.C | Fuente: Libro Jesucristo.
    Fuentes no cristianas.
    La historia, no sólo cristiana, sino también pagana, da testimonio de que Jesucristo realmente existió. Es de coherencia humana aceptar los hechos históricos. El seguir la doctrina y el mensaje de Jesús ya requiere, por una parte, fe y, por otra, voluntad

    Fuentes no cristianas.
    Fuentes no cristianas.
    Hablar de Jesucristo es hablar de la esencia misma del Cristianismo. El Cristianismo implica principios filosóficos, pero no es filosofía; contiene principios éticos, pero no es una ética; posee principios sociales, pero no es un movimiento social. El Cristianismo es Cristo conocido, creído, amado, seguido y transmitido.


    La historia, no sólo cristiana, sino también pagana, da testimonio de que Jesucristo realmente existió. Es de coherencia humana aceptar los hechos históricos. El seguir la doctrina y el mensaje de Jesús ya requiere, por una parte, fe y, por otra, voluntad de aceptación.


    Jesucristo no es un mito. Existió realmente. ¿Existen algunos documentos históricos sobre Jesús de Nazaret?




    Escritores paganos:
    A principios del siglo II se habla de los llamados "cristianos", como aquellos que profesan la fe en Cristo, considerado como Dios.


  • Así la carta que el historiador Plinio el Joven, procónsul de Bitinia, escribe en el año 112 al emperador Trajano que "los cristianos se reúnen un día determinado antes de romper el alba y entonan un himno a Cristo como a un dios"13 .


  • Está también Tácito que en sus Anales, hacia el año 115, habla del gran incendio de Roma, atribuido a Nerón en el 64, que culpaba a los cristianos de todo. Aquí está el texto: "Para hacer cesar esta voz, presentó como reos y atormentó con penas refinadas a aquellos que, despreciados por sus abominaciones, eran conocidos por el vulgo con el nombre de cristianos. Este nombre les venía de Cristo, el cual, bajo el reino de Tiberio, fue condenado a muerte por el procurador Poncio Pilato. Esta condena suprimió, en sus principios, la perniciosa superstición, pero luego surgió de nuevo no sólo en Judea, donde el mal había tenido su origen, sino también en Roma, a donde confluye todo lo abominable y deshonroso y donde encuentra secuaces" (15, 44)14


  • Suetonio, historiador del año 120, refiere que el emperador Claudio "expulsó de Roma a los judíos por promover incesantes alborotos a instigación de un tal Cristo"15 .

    Escritores judíos:

    Flavio Josefo, historiador judío, en sus Antigüedades judías, escritas hacia el año 93-94, refiere que el "sumo sacerdote Anano acusó de transgredir la ley al hermano de Jesús (que es llamado Cristo), por nombre Santiago, y también a algunos otros, haciéndoles lapidar" (Antiquitates XX, 9, 1). Más explícito es otro pasaje: "Por aquel mismo tiempo apareció Jesús, hombre sabio, si es lícito llamarle hombre; puez hizo cosas maravillosas, fue el maestro de los hombres que anhelan la verdad, atrayendo hacia sí a muchos judíos y a muchos gentiles. Él era el Cristo. Y, como Pilato le hiciera crucificar por acusaciones de las primeras figuras de nuestro pueblo, no por eso dejaron de amarle los que le habían amado antes: pues Él se les apareció resucitado al tercer día después que los divinos profetas habían predicho de él estas cosas y otros muchos prodigios sobre su persona. Hasta hoy dura la estirpe de los cristianos, que tomaron de Él su nombre" (Antiquitates XVIII, 3, 3).


    1. "Stato die ante lucem convenire carmenque Christo quasi deo dicere" (Epistula X, 96).regresar
    2. "Auctor nominis eius Christus Tiberio imperante per procuratorem Pontium Pilatum supplicio adfectus erat" (Annales XV, 44).regresar
    3. "Judaeos impulsore Chresto assidue tumultuantes Roma expulit" (Vita Claudii 25, 4).regresar


  • OBSERVACIONES

    "Si deseas recibir las actualizaciones por favor seleccionar: ENTRADAS (Atom)" *** Si quieres ver otras entradas (post) por favor ve a: ENTRADAS ANTIGUAS. O bien navegar por las diferentes opciones en: ETIQUETAS. *** [Cualquier sugerencia realizada en buenos términos será bien recibida] ¡GRACIAS!