viernes, 29 de enero de 2010

DECALOGO DE UN DOMINICO/A


1. Amar la Palabra de Dios, meditarla y hacerla vida.

2. Responder con valentía e ingenio a la situación histórica en que vivimos.

3. Estudiar y hacer del estudio fuente de conocimiento, humildad y ayuda a los demás.

4. Profundizar a diario en el diálogo con Dios.

5. Comunicar la Palabra y el mensaje de Dios a los hermanos.

6. Buscar con amor la Verdad y defenderla.

7. Ser Misericordioso con los hermanos, como Jesús lo es con nosotros.

8. Ser contemplativos.

9. Cultivar el amor, la misericordia y la fraternidad dentro de la comunidad.

10. Ser unos enamorados de Jesús.  (Año 2008)




jueves, 28 de enero de 2010

Obra Publica Dia 92

Están aplicando la tercera capa del material IDU, luego de esa capa, vienen dos de asfalto, han descargado los bordes de los andenes ya prefabricados, en la cuadra del centro han retirado los bordes viejos, siguen abriendo los huecos para las cajas de aguas sucias de las casas, en la cuadra del fondo que es la más atrasada están terminando de excavar para cambiar la tubería principal.

lunes, 25 de enero de 2010

Qué hacer y qué no hacer en la lucha pro-vida

¿Y para Colombia estas palabras serán vigentes?

+   +   +   +   +

FUENTE: http://infocatolica.com/blog/delapsis.php/1001200152-que-hacer-y-que-no-hacer-en-l

Qué hacer y qué no hacer en la lucha pro-vida

A las 1:52 PM, por Juanjo Romero
Categorías : General
Rev. Thomas J. Euteneuer
«Releer la circular de Euteneuer Pro-Life Dos and Don'ts for 2009» Esta mañana saltó en mi agenda electrónica el recordatorio. Las agendas son geniales.
Thomas J. Euteneuer es el presidente de Human Life International (HLI), pionera, y una de las mayores organizaciones en la lucha por la vida en USA y con fuerte influencia en otros países. Es una organización católica pro-vida, abierta a todos, pero católica, sin complejos. Desarrolla iniciativas en todos los ámbitos: la política, la cultura, el puro activismo, pero siempre sin perder de vista la dimensión trascendente de la persona (a.k.a. la salvación de las almas).
Father Thomas envía una nota semanal en el boletín de HLI, y me llamó la atención la del año pasado. La primera impresión fue de desasosiego, ¿pero qué le pasa? Es un tipo optimista, con una capacidad de organización y liderazgo fuera de lo común. Físicamente, pues… una bestia, que dirían en mi pueblo. Descubrió su vocación sacerdotal en Quantico, preparándose para ser marine. Le 'destinaron' a Florida y allí aprendió español para poder atender a sus feligreses. Vamos que no es de los que le agobian las pegas. Comunica bien, era un colaborador frecuente de la EWTN.
Pensé que no era más que el contexto, está escrita tras la toma de posesión de Obama. Así que decidí releerla pasado un año. Hoy me ha vuelto a llamar la atención, hay esperanza y realismo. Él cita de vez en cuando una frase Fr. Paul Mankowski a raiz del escándalo del abuso sexual por el clero, «hay poca razón para el optimismo pero toda razón para la esperanza», creo que no era más que eso.
Comparto con vosotros una rápida traducción. Y aunque alguna de las ideas sólo pueden entenderse en el ámbito de los Estados Unidos supongo que, como a mí, os será fácil buscar la analogía en nuestro caso. A mí me ha gustado.

Estimados amigos "por la vida",
Estamos en un momento de examen de conciencia en el movimiento pro-vida. No soy pesimista, pero mi sentido de la realidad me dice que la elección del extremista abogado del aborto, Barack Obama, y de los cerca de sus 7000 nombramientos políticos, marcarán el comienzo de una nueva década de guerra por la dignidad y santidad de la vida. A pesar del feroz optimismo de la toma de posesión, como ya os he comentado, las nubes lóbregas de la muerte se ciernen sobre Washington, listas para desparramar su oscuridad por todas partes.
En este tiempo de preparación para guerra total por la vida, ofrezco a los valientes providas, que se reunirán el 22 de enero [de 2009] en la Marcha por la Vida de Washington, una modesta lista de cosas que hay que hacer y que hay evitar. Que todos los hombres de buena voluntad atesoren estas recomendaciones en su corazón para conseguir un fructífero 2009 pro-vida.

Cosas que no hay que hacer

  1. Sobre todo, no desanimarse: hay mucho que temer por la situación «de la vida» en el mundo, pero nuestra fe cristiana no nos permite renunciar a la lucha esforzada y diligente. De hecho, hemos de redoblarla.'
  2. No quedar absorbidos en la búsqueda de una solución [estrictamente] política: después de 36 años de trabajo para lograr soluciones políticas al aborto, presenciaremos pronto como la mayoría, si no todas, las victorias pueden ser borradas de un plumazo. Ha fracasado la política. O más bien: hemos fracasado en la política. De cualquier manera, ahora, la política nos ofrece poco más que la posibilidad de retrasar las acometidas de la cultura de la muerte.
  3. No gastar más energía en revertir la sentencia Roe: los dos asientos vacantes de la Corte Suprema que serán ocupados durante la Administración de Obama, sin lugar a dudas, por extremistas jueces proabortistas. Una tercera tentativa fallida, alejaría las esperanzas de anular Roe más allá de nuestra vida. Por lo demás, es poco probable que un buen Presidente provida suceda a Obama en cuatro años y anule de una estacada al izquierdoso alto tribunal. No pongamos nuestras esperanzas en deshacer la sentencia Roe y centrémonos en cosas más productivas.

Cosas que hay que hacer

  1. Rezar cada día a Dios para que termine con el aborto con nuestra ayuda (en ese orden): el aborto es un mal espiritual y social que sólo el poder divino de Dios puede terminar con él. «El Señor escucha el llanto del desvalido», pero Dios no lo hará solo. Hace falta que reconozcamos humildemente el hecho básico de que es humanamente imposible acabar con ese mal. Tenemos que arrodillarnos e implorar Su Misericordia por los no nacidos y por la conversión de todos los que comenten esos males.
  2. Ayunar todas las semanas para poner fin a los males del aborto y la anticoncepción: «Algunos demonios sólo pueden expulsarse por la oración y el ayuno», dijo el Señor; y nos lo tenemos que tomar en serio si queremos cambiar el corazón de nuestra gente o de nuestra sociedad. El ayuno nos hará más espirituales y dotará de mayor eficacia a todas nuestras obras y oraciones.
  3. Reconquistemos la cultura: aunque los anti-vida lleven las riendas del poder político, no podemos quedarnos quietos y permitir a los anarquístas morales definir todos los aspectos de la agenda cultural o social. Ya sea a través del activismo social (crisis pregnancy centers [centros de ayuda a mujeres embarazadas], sentadas y marchas de oración) o tocando directamente el corazón y la cabeza de un alma (persuasión, formación, enseñanza, medios de comunicación); no se puede ser neutral sobre el rumbo que tome la cultura americana. Se nos está llevando a una cierta muerte espiritual, y no podemos consentirlo. Tenemos que luchar, y no desfallecer nunca.
Os aseguro que Human Life International continuará la lucha por la vida y por el alma. Es nuestra vocación y misión. No retrocederemos ni una pulgada en la defensa de la verdad, que hoy el mundo necesita más que nunca: que la vida humana es sagrada desde el momento de la fecundación natural hasta el momento de la muerte natural, y lo defenderemos, le guste o no a Obama.
Atentamente en Cristo,
Rev. Thomas J. Euteneuer
Presidente de Human Life International (Vida Humana Internacional)

viernes, 22 de enero de 2010

Obra Publica dia 86

Ayer hubo un inconveniente con la tubería del agua, vino el Acueducto y trabajó hasta bien tarde y todo quedó muy bien.  Otro día hubo un problema con el gas, llegaron los bomberos y Gas Natural la empresa encargada de ese servicio y solucionaron el inconveniente.  No he sabido de más sucesos que signifiquen retrasos, aunque en estos dos casos las empresas encargadas han sido ágiles.  El clima ha sido generoso y las entregas de materiales han sido a tiempo, excepto los días iniciales lo cual implicó que se diera inicio a la obra con lentitud, digamos una semana.

Una fotos ilustrativas.....


Tobit y el excremento que cayo en sus ojos

Tobit era un buen hombre, estuvo desterrado en Asiria y un rey muy malo perseguía a su pueblo y el recogía los cadáveres de sus paisanos y los sepultaba por la noche, estaba casado con Ana y tenían un hijo llamado Tobías, en una de esas gente de su mismo pueblo le avisaron al rey que Tobit había dado sepultura a varios y el rey lo persiguió, le quitaron todo y tuvo que salir de Nínive donde vivía.


Luego de cuatro años pudo volver y recuperó a su familia, en una comida de lo que hoy llamamos pentecostés antes fiesta de las semanas [fiesta judía que no sé en qué consiste], Tobit dijo a su hijo Tobias que fuera a buscar un judío pobre para invitarlo a comer, pero pronto volvió Tobias apurado a avisar a su padre que en la plaza asesinaron a alguien.  Tobít no comió y fue y rescató el cadáver y por la noche lo enterró y sus paisanos se burlaban de el, porque seguía haciendo eso a pesar de lo que había sufrido.


El hecho es que esa noche Tobit luego de enterrar al muerto estaba muy agotado, llegó a casa y se lavó y se acostó afuera junto a una pared  y con la cabeza descubierta porque estaba haciendo mucho calor.  Ignoraba que en la tapia que estaba justo encima de el habían unos pájaros, estos animalitos dejaron caer excrementos sobre los ojos de Tobit, quien tuvo que recurrir a médicos pero finalmente quedó ciego. Su esposa Ana se dedicó a trabajar y un familiar de Tobias lo cuidó dos años. Un día tuvo una discusión con su esposa, y él se puso muy triste, lloró y en su oración dijo a Dios: “Trátame como mejor te parezca. manda que me quiten la vida, para que yo desaparezca de este mundo y me convierta en tierra. Prefiero morir a seguir viviendo. He tenido que aguantar injurias y calumnias, y tengo una gran pena. ¡Señor, líbrame de esta angustia! Déjame ir al lugar del eterno descanso.  Señor, no me vuelvas la espalda.  Prefiero morir a pasar tantas angustias en mi vida y tener que escuchar tantos insultos” (Tobit 3, 6)


Si quieres saber los por menores de esta historia ve al libro de Tobit o Tobías, según la Biblia que tengas, yo omito detalles y me quedo aquí, porque justo a este punto quería llegar. 


Fueron tantas cosas las que tuvo que vivir Tobit hasta que llegó al punto que ese accidente del excremento y esa discusión boba con su esposa Ana fueron la gota de agua que rebosó el vaso.  Igualito a la vida,  ¿no?, y es que así son las cosas.  Tobit se deseó la muerte, hoy en día diríamos que estaba “deprimido” y/o que sufría de “estrés crónico” que sé yo.  Y existen acontecimientos como esos “accidentes bobos” o esas “discusiones tontas”, sucesos que no logramos entender y antes los cuales nos quedamos ciegos, que nos llevan a esos límites, nótese que Tobit no reprochó ni por el accidente del excremento, ni por la discusión con su esposa. Pero esos hechos lograron afectarlo y a quien no, que te caiga popo de ave en los ojos y te quedes ciego y que discutas con tu familia, eso desestabiliza a cualquiera.


Tobías había podido tomar medidas por su cuenta, pero a pesar de su “depresión” no lo hizo y eso solo lo puede hacer un hombre temeroso y conocedor del amor de Dios y ese conocimiento de Dios se inicia desde la infancia y la juventud. Nosotros podemos perfectamente llegar a esos límites pero lo que sostuvo a Tobías fue la fe y si, se deseó la muerte, pero no tomó la vida en sus manos.

jueves, 21 de enero de 2010

Mi refugio

He sido motivo de asombro
para muchos,
pero Tú eres mi refugio.
Salmo 71,7

 

Llename - Espiritu de Dios




Espíritu de Dios llena mi vida, llena mi alma, llena mi ser. (Bis)

Lléname, lléname, con tu presencia.
 lléname, lléname, con tu poder,
 lléname, lléname, con tu amor.  (Bis)

Espíritu de Dios llena mi vida, llena mi alma, llena mi ser. (Bis)

miércoles, 20 de enero de 2010

Hora de volver

Es hora de volver al blog, luego de un periodo de ausencia y aletargamiento...



Un post más corto imposible.

LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN ARRUINÓ PRIMERO SU SACERDOCIO Y DESPUÉS SU VIDA (Camilo Torres)

FUENTE: http://infocatolica.com/blog/historiaiglesia.php/1001191228-otra-historia-de-clerigo-revo#more6608

El sacerdote Camilo Torres Restrepo nació en el tradicional barrio de La Candelaria (Santa Fe de Bogotá), en el seno de una familia burguesa conformada por el prestigioso pediatra y científico Calixto Torres Umaña e Isabel Restrepo Gaviria, unión de la que nacieron Fernando y Camilo; con anterioridad, doña Isabel había enviudado y tenía dos hijos, Gerda y Edgar Westendorp. Los progenitores de nuestro personaje eran personas totalmente disímiles: el padre, concentrado en sus investigaciones y consultas, era poco amigo del boato social, mientras que la madre era todo lo contrario: extrovertida, amiga del gasto excesivo, de las reuniones, los tés y las frivolidades, aunque muy humana y comprensiva con sus hijos. Una pareja así poco futuro tenía y finalmente el matrimonio se disolvió en 1937.
La primera formación intelectual de Camilo Torres fue bastante exigente. En 1931, cuando apenas contaba dos años de edad, su padre fue nombrado representante de Colombia en la Liga de las Naciones con sede en Ginebra; así, aprendió simultáneamente las primeras letras en castellano y francés. Para ese entonces ya el matrimonio Torres-Restrepo funcionaba mal y al año largo de vivir en Suiza se produjo una primera separación. Doña Isabel y sus cuatro hijos se trasladaron a Barcelona, ciudad a la que fue a buscarlos el doctor Torres y desde la que regresaron a Colombia en 1934.

Los niños Torres fueron matriculados en el Colegio Andino, pero Camilo terminó su bachillerato en el Liceo Cervantes en 1946. Buena parte de la infancia y la adolescencia las pasó Camilo en el campo, pues después de la separación doña Isabel decidió vivir en una finca lechera ubicada en las afueras de Bogotá. Camilo se vinculó a los boy scouts y desde un principio mostró indudables dones de líder, aunque era indisciplinado, y muy dado al romance y a la dolce vita.


Durante el primer semestre de 1947 entró a estudiar derecho en la Universidad Nacional. Pero, gracias al contacto con dos promotores Dominicos y luego de un período de incertidumbre, decidió hacerse fraile predicador y quiso partir, a escondidas de su madre, al noviciado de Chiquinquirá. Doña Isabel alcanzó a detenerlo en la estación de La Sabana. Vino un período de oposición paterna, otro de diálogo y finalmente, en septiembre de 1947, los esposos Torres-Restrepo aceptaron que su hijo entrara en el Seminario Conciliar de Bogotá.

Siete años dedicó Camilo Torres a su preparación. Se ordenó sacerdote el 29 de agosto de 1954 y su primera misa la ofició en la capilla del Liceo Cervantes. El padre Camilo viajó, el 25 de septiembre de 1954, a Bélgica, a la Universidad de Lovaina, con el fin de adelantar estudios de sociología. Allí se encontró con un viejo amigo suyo del seminario, Gustavo Pérez, y juntos se involucraron en el maremágnum de ideas que en plena guerra fría hervían en la Europa de entonces. En especial, Camilo Torres recibió la influencia de la Democracia Cristiana, del sindicalismo cristiano y de las teorías sociológicas en boga, y se aproximó, aunque tímidamente, al marxismo, andamiaje intelectual que le sirvió para abrazar una causa que nunca abandonó: la de los oprimidos, con el ideal nunca alcanzado de llevar con ellos una vida comunitaria y compartir sus tareas y esfuerzos.

Camilo era una persona muy inquieta intelectualmente y se sentía además inclinado por la acción social. Ya desde los tiempos de seminarista en Bogotá había adelantado campañas en pro de los picapedreros de las lomas aledañas al Seminario Mayor de Bogotá. El contacto con la sociedad y cultura europeas le permitió comprobar las distancias existentes entre el primer y tercer mundo, y se convenció también de que una de las grandes dificultades para un desarrollo más armónico de estos últimos países radicaba en la falta de investigación social, problema que trató de solucionar en 1955 cuando fundó el Equipo Colombiano de Investigación Socio Económica (ECISE), que tuvo comités en la mayoría de los países de Europa occidental. Además, asistía a cuanta conferencia hubiese y participaba en muchas reuniones de estudiantes latinoamericanos sobre los temas que le interesaban; para completar su ajetreada y apretada agenda, ocupó la vicerrectoría del Colegio Latinoamericano.

En 1957, Camilo Torres se acercó de forma decisiva a problemas sociales bien complejos: los tugurios existentes en París, y muy particularmente los grupos de la resistencia argelina, le permitieron vislumbrar la realidad de un proceso de liberación nacional y el papel que le correspondía al intelectual en dicha lucha. Contó con el apoyo de su gran amiga, compañera, confidente y posteriormente secretaria, Marguerite Marie Guitemie Olivieri. En 1958, luego de permanecer en Bogotá reuniendo los datos necesarios, se graduó como sociólogo con la tesis “Una aproximación estadística a la realidad socio-económica de Bogotá", publicada en 1987 como “La proletarización de Bogotá", que fue dirigida por el profesor Yves Urbain. Este trabajo es pionero dentro de la sociología y la antropología urbanas.

Luego de culminar sus estudios en Lovaina y gracias a la intervención de su hermano Fernando, adelantó un curso de verano en la Universidad de Minneapolis (Minnesota), donde conoció a Teodore Caplow. Tuvo la oportunidad de doctorarse en Sociología en la Universidad de Lovaina, pero prefirió dedicarse al país, a sus gentes y problemas. En momentos dramáticos, cuando todavía dudaba entre la sotana y el fusil, tuvo la oportunidad de volver a Bélgica, pero pudo más su honesto compromiso con los desheredados.
Al regresar a Colombia, en enero de 1959, fue nombrado capellán auxiliar de la Universidad Nacional, y junto con el sociólogo costeño Orlando Fals Borda fundaron la Facultad de Sociología de esa universidad. Camilo Torres inició allí una importante labor docente, investigadora y de acción social, que le sirvió para emprender un plan piloto para el barrio Tunjuelito, con el que ganó el prestigioso Premio Nacional de Beneficencia Alejandro Ángel Escobar.

Al comienzo, el emprendedor sacerdote fue visto con recelo por los virulentos estudiantes, pero era tan convincente el mensaje y de tanto carisma el personaje que poco a poco consiguió seguidores, no sólo en el campus universitario, sino en otros sectores sociales, incluidos los de su misma clase. De ideas progresistas también en temas de Iglesia, aprobó el noviazgo para curas y seminaristas y abogó por el ecumenismo. Las autoridades eclesiásticas y el cardenal Luis Concha Córdoba comenzaron a recelar de las actuaciones y de la cada vez más creciente popularidad del joven sacerdote, que llegó a su punto máximo cuando, en julio de 1962, al finalizar una larga asamblea estudiantil, los enardecidos estudiantes lo proclamaron rector de la Universidad Nacional.

Ésa fue la gota que colmó la paciencia del conservador prelado, quien de inmediato lo destituyó como capellán de la Universidad y le prohibió volver a dictar clases allí, poniéndolo al frente de la parroquia de La Veracruz. Luego de mucha insistencia por parte de las directivas del alma mater, Concha Córdoba permitió que terminara el semestre académico. Durante los tres años que Camilo Torres permaneció en la Universidad Nacional, experimentó una permanente evolución de su pensamiento. El contacto con los problemas más candentes del país lo fueron radicalizando cada vez más. En 1960, sus conceptos aparecieron como salidos de tono: en una evaluación que hizo de Radio Sutatenza, de monseñor José Joaquín Salcedo, mostró que ese programa era demagógico y perjudicial para el campesino, pues en aras de una campaña anticomunista, suscitada después de la revolución cubana, se incitaba al odio y se ocasionaba violencia, tema este último en el que Camilo también profundizó y que le sirvió para desengañarse, aún más si cabe, de la Iglesia y de las clases privilegiadas.

Entre 1962 y 1965, Camilo Torres fue una de las figuras más importantes de la vida del país: la parroquia de La Veracruz se convirtió en el sitio preferido para desposarse: era “in” en la sociedad bogotana de entonces decir que Camilo era el cura que los había casado. Por los tiempos de su salida de la Universidad Nacional, había sido nombrado miembro de la Junta Directiva del recién fundado Instituto de la Reforma Agraria (INCORA): allí tuvo problemas al cuestionar permanentemente las políticas del Ministerio de Agricultura, pero conoció muy de cerca la problemática campesina colombiana, la burocracia y el proselitismo de Estado.
En julio de 1964 apareció en Colombia un nuevo movimiento guerrillero, el Ejército de Liberación Nacional, el cual llamó la atención de Camilo Torres pues, según él creía, no estaba tan “contaminado” como los demás grupos insurgentes. En enero de 1965 inició contactos para comunicarse con la comandancia y en febrero lanzó la plataforma del Frente Unido de Movimientos Populares; a fines de abril se retiró de la ESAP y, presionado por la curia, preparó maletas para viajar a Lovaina. Según la jerarquía eclesiástica, a Camilo había que “descontaminarlo"; el viaje estaba previsto para el 22 de mayo, pero una apoteósica manifestación de respaldo estudiantil le hizo desistir el mismo día que debía embarcarse para Bélgica.

Un mes y cinco días después, el ELN tuvo su primer acercamiento con Torres Restrepo y el sacerdote tomó una de las decisiones más terribles y, por supuesto, equivocadas de su existencia: abandonar el sacerdocio, al cual había dedicado 18 años de su vida. Una vez fuera de la vida religiosa, mas no de la religión, pues hasta su muerte se consideró un católico convencido, visitó el campamento guerrillero en Santander y quedo en “comisión” en la ciudad, en la que debía seguir su programa de agitación política con el Frente Unido. En el momento en que fuera requerido, debía incorporarse a filas.

Durante cuatro meses y algunos días la figura de Camilo Torres creció, aún más, ante la opinión pública, pues recorrió el país y atrajo a gran cantidad de gentes; se perfilaba como el candidato alternativo al del Frente Nacional, Carlos Lleras Restrepo, pero Camilo nunca consideró la vía electoral como una solución a la injusticia social, discurso que caló muy hondo en un amplio conglomerado de personas. Logró aglutinar a gentes de diferentes tendencias de la izquierda y la política tradicional, y sobre todo captó la atención de grandes multitudes y las convenció de que la vía electoral no era una solución a la injusticia social y que el abstencionismo era una posición revolucionaria, de enfrentamiento y de lucha toda vez que “el aparato electoral está en manos de la oligarquía y por eso el que escruta elige, el que cuenta los votos determina la victoria". No se dejó tentar por ningún movimiento político y cada vez más un cerco de peligro le rodeó.

El 18 de octubre partió finalmente para la guerrilla y el 15 de febrero de 1966, en Patio Cemento, Santander, cayó muerto en su primer enfrentamiento con las fuerzas del ejército colombiano. El cadáver del “cura guerrillero” nunca le fue entregado a doña Isabel; el sitio donde fue enterrado es uno de los secretos más guardados de Colombia. Sobre tal situación, la madre de Camilo comentó alguna vez: “Soy la única madre colombiana a la cual se le ha negado la entrega del cadáver de su propio hijo. Como cristiana y católica practicante, les recuerdo que cuando a Cristo lo crucificaron como ‘’bandolero'’, no le negaron a la Virgen María la gracia que a mí se me ha negado". A pesar de que la muerte de Camilo Torres fue un golpe muy duro para el ELN, éste continuó sus acciones político-militares y siguió creciendo hasta 1972-1973, cuando bajo el gobierno de Misael Pastrana Borrero se llevó a cabo la operación Anorí, en Antioquia, en la que murieron los hermanos Manuel y Antonio Vásquez Castaño.

Los remanentes se replegaron, otra vez, a las montañas de Santander, a sus “santuarios” de San Vicente y el Carmen de Chucurí, a replantearse y reorganizar el movimiento, bajo la dirección de otro sacerdote revolucionario, esta vez el español Manuel Pérez Martínez (1943-1998), quien llegó a Colombia a fines de 1969, junto con Domingo Laín y José Antonio Jiménez, curas también, imbuidos de la admiración que Camilo Torres despertó en muchos jóvenes sacerdotes del mundo y seguidores de la teología de la liberación. Por desgracia, el influjo de Camilo Torres arruinó el sacerdocio de muchos clérigos jóvenes que, llevados por el romanticismo liberacionista, perdieron la vocación como ocurrió con el mismo Camilo Torres, aunque no acabasen de modo tan dramático como él.

OBSERVACIONES

"Si deseas recibir las actualizaciones por favor seleccionar: ENTRADAS (Atom)" *** Si quieres ver otras entradas (post) por favor ve a: ENTRADAS ANTIGUAS. O bien navegar por las diferentes opciones en: ETIQUETAS. *** [Cualquier sugerencia realizada en buenos términos será bien recibida] ¡GRACIAS!