jueves, 26 de agosto de 2010

El Sindrome de Cuasimodo



por: Brenda González Cruz

Necesitamos aprender a tenernos afecto a nosotros mismos.

Hoy, es muy común que entre las personas se escuchen frases como estas:
· “Nadie me quiere”
· “Soy un tonto”
· “No puedo hacer nada bien”
· “Tengo que contar con la aprobación de algunas personas para poder sentirme bien conmigo mismo”
· “Soy un caso perdido, nunca voy a cambiar”
· “Los que fracasan en algo no son dignos de ser queridos”
· “Nunca llegaré a ser alguien importante, porque nunca hago nada bien”

¿Qué impresión les dio cada una de estas frases? En esta lección, vamos a analizar tres aspectos que influyen en el concepto que nos formamos de nosotros mismos y, además, el por qué es importante tener una autoestima correcta.

I. QUIÉN SOY YO PARA LOS DEMÁS

· ¿Qué tanto te importa la opinión de otros acerca de ti? El concepto que tengamos de nosotros, se forma muchas veces a base de lo que nos dicen los demás (amigos, padres, líderes).

· Nuestras relaciones interpersonales se ven afectadas por nuestros actos, que son sólo un reflejo de lo que pensamos de nosotros mismos.

· Todos tenemos la necesidad de ser aceptados en un grupo. Eso es una necesidad básica del hombre (Gn. 2:18), pero nosotros no tenemos por qué preocuparnos, somos parte de algunos grupos (nuestra familia, el grupo juvenil, el cuerpo de Cristo –la Iglesia-...).

· Seguramente algunos de nosotros hemos sido lastimados por comentarios acerca de nuestra persona, es por eso mismo que debemos cuidar lo que comentamos y decimos acerca de otras personas.
 
II. QUIÉN SOY YO PARA DIOS
· ¿Cuánto costó ($) la cosa más preciada que tienes?

· La Biblia califica al hombre como la obra maestra de Dios, somos corona de la Creación (Ef. 2:10)

· El ser humano es una máquina maravillosa. Fuimos creados a imagen y semejanza del Altísimo (Gn. 1:26)

· Para Dios poseemos un valor intrínseco (Ef. 1:18). Nuestra vida es invaluable, mas aun así fuimos comprados a precio de sangre (1Co. 6:20, 1Pe. 1:18-19).

· Somos parte de la familia de Dios (Ef. 2:19).
· Somos hijos de Papi, y para Él somos los hombres y mujeres más “guapos” y “bonitas” que existen en este mundo. ¡Pero sólo para Él! =)
 
III. QUIÉN SOY YO PARA MÍ MISMO

· Como ya vimos anteriormente, tú eres muy importante para Dios y para tu familia. Tienes un valor inmenso como persona (Jn. 17:9-11).

· Analicemos 5 pasos para que aprendamos a tenernos afecto a nosotros mismos:
 
a) ACÉPTATE:

- No hables de ti en forma negativa (tendemos a convertirnos en lo que creemos que somos).

- Compórtate con seguridad, aún en situaciones difíciles.

- Cuando fracases, admítelo, confiésalo a Dios y niégate a condenarte a ti mismo (Ro. 8:1)

- Sé amable contigo, como lo serías con alguien más.

- No te compares con otros (eres único y Dios disfruta de ti así como eres, actúa como Dios lo hace hacia tu persona).
 
b) CONÓCETE

- Concéntrate en lo que Dios piensa de ti y haz oídos sordos a las críticas de los demás.

- Fomenta las amistades entre personas que causen en ti un efecto positivo y disfruta junto con ellos de ti y de la vida.
 
c) SÉ TU MISMO

- Aprende a reír, busca el lado divertido de la vida y sé parte de ella.

- Sé realista en lo que esperas de los demás, ten siempre en cuenta los talentos, dones, habilidades y potencial que Dios ha puesto en cada uno (incluido a ti).
 
d) ÁMATE

- Hacer lo correcto ante los ojos de Dios nos hace sentirnos bien con nosotros mismos.

- Sé positivo (Fil. 4:8)
 
e) VE MÁS ALLÁ DE TI MISMO

- Ayuda a otros a verse como Dios los ve (ámalos, acéptalos, anímalos y no los critiques).

- Guía a otros con tu influencia cristocéntrica.

- Ama según el ejemplo de amor que Cristo nos dejó.
 
CONCLUSIÓN:

Quienes tienen una autoestima sana ven al mundo como un desafío, una oportunidad de poner en práctica su fuerza personal y su confianza en Cristo. Cuando creemos en quienes somos y en lo que Cristo ha hecho en nosotros, podemos tener un impacto grande sobre el mundo por medio de Cristo y por gracia de Dios; podemos servirle de una mejor manera a nuestro Señor. DIOS TE HIZO EXACTAMENTE COMO ERES POR UNA RAZÓN ESPECIAL, con un propósito igual de especial.

- Oremos: “PAPA, Gracias te doy por aceptarme tal como soy. Gracias porque aunque el mundo me diga que no valgo, valgo mucho porque soy hijo del Dios viviente, redimido por la Sangre de Cristo y sellado con el Espíritu Santo. Ayúdame a tener un autoestima sana, reconociendo mis defectos y mis virtudes, explotando al máximo el potencial que has puesto en mí, y reflejando con mi vida que soy especial, no por obra propia, sino porque soy obra de tus manos. Te entrego mis inseguridades, pues mi vida está ahora escondida en Cristo Jesús. Perdóname si he dañado el autoestima de alguien. Muda mi corazón para que se parezca cada vez más a Ti. En el nombre bendito de Jesucristo, Amén”.
TAREA:

(1) Hacer una lista de mis puntos fuertes (virtudes) y de mis puntos débiles (defectos). Orar pidiendo la ayuda de Dios para aceptarnos a nosotros mismos tal como somos.

(2) Leer Ro. 12:4-8, reflexionarlo y escribir lo que Dios te habló a través de Él.

(3) Leer Jn. 1:12, 15:15, 15:16; 1Co. 3:16, 6:19-20, 12:27; 2Co. 5:17). Escribir en 3 ó 4 palabras las razones por las que soy importante para Dios de cada pasaje.

TOMADO DE LA PAGINA "Para Lideres"

lunes, 23 de agosto de 2010

INMIGRACION ILEGAL - ESPAÑA

FUENTE: http://es.gloria.tv/?media=90702

La inmigración ilegal es uno de los temas más controvertidos en España. En este reportaje, Samanta Villar vive como una “sin papeles” para sacar a la luz cómo viven, en qué trabajan, cuánto cobran y cómo se las ingenian para sobrevivir sin papeles. En sus 21 días viviendo esta experiencia conocerá a diversos sin papeles y cada uno le contará su historia... Se considera inmigración irregular o inmigración ilegal a la migración de personas a través de las fronteras sin atender los requerimientos legales del país de destino.

La persona que se encuentra en esta situación se denomina inmigrante irregular, ilegal, indocumentado o sin papeles... Desde una visión de largo plazo este fenómeno brinda una gran contribución y desarrollo social a los países, al permitir la migración social y cultural que enriquece la economía y las costumbres locales del país receptor. Al pasar el tiempo, los inmigrantes (incluso los irregulares) acaban asimilándose a la población local y fusionándose con ella.El componente demográfico también es importante, por ejemplo, en el caso de algunos países europeos que ven disminuida su población nativa por envejecimiento de la misma, y reciben de forma legal o ilegal a miles de inmigrantes para cubrir las vacantes de trabajo.A pesar del miedo existente entre gran parte de los ciudadanos de un país receptor, ciertos estudios de la ONU han demostrado que la inmigración no contribuye al aumento del desempleo local ni a la reducción de salarios.[cita requerida] El estudio destacaba que los inmigrantes contribuyen al aumento de la demanda en el sector de bienes y servicios en el país destino y beneficia a sus lugares de origen por la cantidad de dinero que se les envía a las familias.




jueves, 19 de agosto de 2010

La bendita, redentora, sublime Ley de Cristo

FUENTE: http://fraynelson.com/blog/2010/05/16/la-bendita-redentora-sublime-ley-de-cristo/

15. “He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Jn 1, 29). “Pero fue él ciertamente quien soportó nuestros sufrimientos y cargó con nuestros dolores… El Señor cargó sobre él la iniquidad de todos nosotros” (Is 53, 4, 6). “Ayudaos mutuamente a llevar vuestras cargas, y así cumpliréis la ley de Cristo” (Ga 6, 2).

¿Cuál es la Ley de Cristo? Amar a los enemigos, dar la vida por los amigos, y no devolver mal por mal sino antes bien regresar bien por mal. Y también, ayudarnos mutuamente a llevar nuestras cargas (físicas, morales y espirituales).

La Justicia de Dios no es como la de los hombres. Él siendo Dios y Juez sapientísimo y poderosísimo, ejerce justicia de manera muy extraña: ante el hecho de la trasgresión de su Ley, y ante el merecido castigo del infractor, toma una actitud inédita transformando su Justicia en amor misericordioso, a grado tal que Él toma sobre sí la culpa, el castigo, la iniquidad y todas las consecuencias del mal obrar como si fuera el infractor. Dios, creador de una Justicia sabia, recta y ordenada, sin disminuir su importancia o ignorarla la transforma en una Justicia de amor, sometiéndose Él mismo a su primigenia Justicia asumiendo el oprobio, el castigo y sus consecuencias, para cumplir con toda justicia. Dios por no aniquilar a sus hijos desobedientes, se castiga a sí mismo por ellos dejando a los infractores sólo el deber de participar en su sacrificio, hasta el grado mínimo de adquirir la suficiente conciencia para ya no volver a pecar. Todo esto para dar a conocer su amor de Padre.

La Cruz representa la Justicia del Padre, la Ley de Cristo y el Canon del Espíritu Santo. ¿Cómo quitó el pecado del mundo el Cordero de Dios? Con la Cruz: llevando sobre sí todo mal y pecado reconcilió al mundo con Dios. La Cruz es la Justicia de Dios, ¿debemos rechazarla? En ella está fundido el poder, el amor, la sabiduría y el bien de Dios como un don de sí a sus criaturas. ¿Cómo encontramos pleno, Dios y Hombre, a nuestro Creador? Por medio de la Cruz. Entonces la Cruz no es para castigarnos, sino todo lo contrario para librarnos del castigo y para regalarnos su Espíritu Santo. ¿Debemos temerla o ignorarla? En la Cruz y por la Cruz se nos entrega Dios, y dicha Cruz es garantía de que el demonio no nos arrebate nuestra herencia que es Dios y el cielo.

Debemos pedir la Cruz al Padre junto con la gracia de ser capaces de tomarla y amarla. Es una petición furtiva que agrada a Dios: de la misma manera que quien busca el Reino y su justicia recibe todo por añadidura (cf. Mt 6, 33); así quien pide la Cruz recibe a Dios y su Reino, pues sabemos que con la Cruz viene añadido todo Dios y su amada María y su amada Iglesia. Pedir la Cruz equivale a decirle a Dios: date a mí todo Tú; equivale decirle a Dios: por tu Cruz todo yo soy de ti.

¿Le disgusta a Jesús que al darnos su Cruz, le pidamos más gracia para ayudarle cargando un poco de la cruz de los demás, pues todas las cruces están incluidas en su Cruz? Tan no le disgusta que eso, ayudar con la carga de los hermanos, es lo que nos trata de decir en el Lavatorio de los Pies en la Última Cena:

“Sabiendo que el Padre le había puesto todo en sus manos y que había salido de Dios y a Dios volvía, se levanta de la mesa,… tomando una toalla… se puso a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla… Y les dijo: ‘¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis ‘el Maestro’ y ‘el Señor’, y decís bien porque lo soy. Pues si yo… os he lavado los pies, vosotros también debéis lavaros unos a otros… como yo he hecho con vosotros’” (Jn 13, 2-5, 12-15).

¿Qué significa “Os he lavado los pies, vosotros también debéis lavaros unos a otros”? ¿Hemos comprendido lo que Jesús ha hecho con nosotros? Pensamos que “lavarnos unos a otros” significa servir y ayudar al prójimo, pero ¿eso es todo, o debemos aprender a “cargar -con Jesús- el pecado del prójimo”? “Lavar los pies” significa limpiar con agua los pies, y éstos simbolizan la parte terrena y mortal del ser humano; lo que remite también al Bautismo, por medio del cual se recibe un “baño de regeneración” y la criatura es limpiada de sus pecados y renovada; pero también significa “quitar el pecado” cargando con el pecado del prójimo: “Ayudaos mutuamente a llevar vuestras cargas” (cf. NM 43), “Si esto aprendéis, seréis dichosos si lo practicáis” (Jn 13, 17).

Jesús ha tomado sobre sí los pecados del mundo, los nuestros y los de los demás. Nosotros debemos tomar la Cruz y seguirlo, o sea, debemos participar con Él, cuando carga con nuestros pecados, pues de esa manera hacemos conciencia de nuestra deuda y del gran amor que nos tiene al pagar por nosotros. Pero, ¿debemos participar con Él cuando carga los pecados del prójimo? Él así lo quiere ya que debemos “lavarnos unos a otros” y “ayudarnos con nuestras cargas”, pues necesitamos ser conscientes de que nuestro pecado también es parte y causa del pecado del hermano. “Lavar y cargar” no significa solamente bautizar y servir, sino también, participar con Jesús en mitigar y quitar el peso del pecado de nuestros hermanos.

Así como hizo Jesús en la Cruz al tomar nuestras iniquidades: las llevó sobre sí al madero y pidió perdón al Padre por nosotros. De la misma manera, nosotros podemos decirle a Dios al ver el mal físico, moral o espiritual que aflige a nuestro hermano: “por mi pecado soy parte del mal de mi hermano, perdónanos y perdónale porque no sabe lo que hace”; y además pedir para él un cambio de corazón y espíritu para que recobrando la conciencia pueda pedir perdón a Dios por sí mismo. Es la petición de un perdón adelantado basado en la culpa compartida, para que no le venga por lo pronto el castigo al hermano, pidiendo un plazo para que después él, renovado por la gracia y con la conciencia de su ofensa, pida perdón al Padre Bueno.

Esto no atenta ni contra la libertad del hermano ni contra la justicia de Dios, más bien es un acto de caridad por medio de la Cruz que Jesús comparte a sus fieles. ¿Podemos ver a Jesús cargando con todas las cruces y no pedirle la gracia de ayudarlo, lo cual repercute favorablemente en el prójimo? La sujeción que muchos hermanos tienen por el demonio hace casi imposible que puedan pedirle ayuda a Dios. Por ello hace falta quien diga unido a Jesús: “su impiedad y su rebeldía son parte de mi pecado, y he colaborado para que esté así mi hermano, perdónanos Señor, perdónale y ayúdale”. ¿Esto ofende a Dios? ¿No más bien es lo que Él hizo al transformar su Justicia en misericordia? Tomar la Cruz también implica misericordia con todo pecador, e implica culpa compartida, es decir, ayudar con su carga de iniquidad al hermano. Y como el que hace un bien a su hermano se lo hace a sí mismo, entonces quien aliviana la carga de su hermano aliviana la propia según la lógica de la Cruz.

lunes, 16 de agosto de 2010

PAZ EN LA TORMENTA

Muchos llevamos por dentro pequeñas y grandes tormentas que se llaman miedos, resentimientos, ira por la injusticia que vemos o que hemos padecido. ¿Hay una respuesta cristiana para ello?


jueves, 12 de agosto de 2010

DEVOCION A LA SANTISIMA VIRGEN

El siguiente texto lo he tomado de un blog mio un tanto más privado,  un tanto más descuidado por mí, en este sitio al cual de paso aprovecho para invitarte si eres Católico y quieres conocer, aprender y compartir nuestra FE.

Pertenezco a un grupo dentro de Amigos en la Fe: La escuela de María Santísima, he planteado esta pregunta y hasta ahora esto ha sucedido....

Pregunta? Yo he visto en varias partes personas que para mi parecer, le dan como más importancia a María que al Señor, María es intercesora, la veneramos no la Adoramos, es la Madre de Nuestro Salvador, Es la Discípula por excelencia, pero, pero, Dónde está el límite? Ella no me Salvó, ella no derramó su Sangre por mi, pero a ella una espada le traspasó su alma, a ella la llamarán Bienaventurada todas las generaciones. Entonces?

GRACIAS!
...................................................
HA LLEGADO LA SIGUIENTE RESPUESTA A MI CORREO, LA IDENTIDAD DE QUIEN ME RESPONDIÓ NO LA REVELO, ME IMAGINO QUE SI ESTA PERSONA ENVIÓ CORREO PRIVADO ES PORQUE QUIERE QUE SEA ASÍ. PERO SI ME PARECE BUENO PARA TODOS QUE ESTA RESPUESTA SEA PUBLICADA.
=======
RTA:
Querida Hermana en Cristo, Dios te bendiga. Esa inquietud que tienes está fuerte en muchas personas y temen, justamente, que la devoción a María Santísima se convierta en adoración o hasta en sustitución de la adoración a Dios Trino. Creo que nadie está exento de desvirtuar de alguna manera su devoción, y que si no recurre constantemente con ruegos al Espíritu Santo, lo más seguro es que: uno, se exceda en su devoción, dos, se vuelva indiferente, o tres, la niegue.

Dios quiso que acompañara a su Hijo en la obra de la redención una Mujer para que estuviera implicado en ello claramente el varón y la mujer. Esto implicaba sufrir con el Redentor hasta las últimas consecuencias y Ella no se hizo para atrás, por esto se le considera Corredentora, es decir ayudante del Redentor.

María Santísima es intercesora en Cristo; Ella es "Llena de Gracia", o sea, llena de Dios por voluntad de Dios. Sin Dios Ella "es nada" como dice Grignión de Monfort.

Pero la necesitamos sobremanera pues aparte de que con su ayuda el camino al Origen es más fácil y expedito, dicho camino con Ella llena de alegría a Dios; pues Ella es el Edén o el Descanso de Dios y de las criaturas.
Además hermanita Ella es como un lente de aumento que acrecenta y enfoca todo amor recibido hacia Dios: esa es su función, llevar a las criaturas a su Amado Dios.

Nuestra santa Iglesia Católica se distingue por asociar a Cristo en la obra espiritual a la Mujer Inmaculada que es su dulce Madre. Los Católicos nos preciamos sanamente de ello.

===========
MI APORTE:

Grignión de Monfort DICE SOBRE 7 CLASES DE FALSOS Y FALSAS DEVOCIONES A MARÍA.

1) Los devotos CRITICOS: En el fondo tienen alguna devoción a la Virgen, pero critican todas las formas de piedad que las gentes humildas practican. Ponen en duda los milagros y las crónicas extraídas de las órdenes religiosas. Es gente orgullosa.

2. Los devotos ESCRUPULOSO: Son los que temen deshonrar al Hijo al honrar a la Madre, rebajar el Uno al honrar a la Otra.

3. Los devotos EXTERIORES: Son personas que cifran todas su devoción a María en prácticas externas. Rezan muchos Rosarios pero atropelladamente. Participan en muchas misas pero sin atención. Se inscriben en todas las cofradías marianas, pero sin enmendar su vida, sin vencer sus pasiones, ni imitar las virtudes de la Santísima Virgen María. Solo gustan de lo sensible de la devoción, no buscan lo sólido.

4. los devotos PRESUNTUOSOS: Son pecadores aletargados en sus pasiones o amigos de lo mundano. Bajo el hermoso nombre de Cristianos y Devotos de la Santísima Virgen, esconden el orgullo, la avaricia, la lujuria, la embriaguez, le perjurio, la maledicencia o la injusticia. Duermen en sus costumbres perversas, sin hacer mayor esfuerzo para corregirse, confiados en que son devotos a la Virgen.

5. Los devotos INCONSTANTES: Son los que honran a la Santísima Virgen a intervalos y como a saltos. Ahora fervorosos, ahora tibios.... Cambian como la luna. Más vale no recargarse con tantas oraciones y prácticas y hacer meno, pero con amor y fidelidad, a pesar del mundo, del demonio y de la carne.

6. Los devotos HIPÓCRITAS: Encubren sus pecados y costumbres pecaminosas bajo el manto de esta Virgen fiel, a fin de pasar a los ojos de los demás por lo que no son.

7. Los devotos INTERESADOS: Solo acuden a María para ganer algún pleito, evitar algún peligro, curar de alguna enfermedad o por necesidades semejantes... sin las cuales no se acordarían de ella.

EN RESUMEN:

1). D. CRÍTICOS: No creen en nada pero lo critican todo.
2). D. ESCRUPULOSOS: Por respeto a Jesucristo temen ser demasiado devotos a la Virgen María.
3). D. EXTERIORES: Que hacen consistir toda su devoción en prácticas exteriores.
4). D. PRESUNTUOSOS: Bajo el oropel de una falsa devoción a María, viven encenegados en el pecado.
5). D. HIPÓCRITAS: Que entran en las cofradías y visten de librea de la Virgen para hacerse pasar por santos.
6). D. INCONSTANTES: Que por ligereza cambian sus prácticas de devoción o las abandonan a la menor tentación.
7). D. INTERESADOS: Solo recurren a la Virgen para librarse de males corporales o alcanzar bienes del mundo.

Grignión de Monfort tambié plantea la VERDADERA DEVOCIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN, pero la debo para otro día.

Continúo esperando respuestas, y la invitación con estos textos es a la reflexión, comenzando por mí como es obvio, y con la ayuda del Espíritu Santo sea concedido a mi corazón amar y entender estos misterios.

¡HASTA PRONTO!

martes, 10 de agosto de 2010

DIOS TIENE MEJORES IDEAS QUE MIS IDEAS

La fuerza de la propia convicción o de la propia sugestión no es siempre suficiente para devolverla la serenidad al alma. Hay situaciones en que recuperar la paz interior parece imposible porque no logramos dar su lugar a cosas que hemos vivido. Cristo, cuando llega a una vida, le concede descubrirse dentro de un conjunto más amplio: el plan de Dios. Con esa ayuda y esa luz lo que parecía insuperable logra ser vencido, y la unidad interior se reconstruye, y el ser humano se levanta sostenido por los brazos de Dios Padre.
   

Hermosas...

La belleza, la perfección....
El amor con que fueron creadas.
Los colores.







Fuente:  http://picasaweb.google.com/MaherSP550UZ/KwiatyFlowers?feat=content_notification#5238200395370100674

lunes, 9 de agosto de 2010

OBRA PUBLICA DIA 289

Por fin han cubierto con la primera capa de asfalto la parte que hacía falta de la cuadra, dos.

Todo un suceso, por lo que veo. Juzguen ustedes:










Finalmente, ese tramito, quedó de este modo:



Lo demás que han "adelantado", ha sido limpiar los huecos que hicieron para poner la malla de protección verde que ubican en las obras:




En fin... 

miércoles, 4 de agosto de 2010

EL RAPTO: LA FALSA DOCTRINA DE LOS SECTARIOS

FUENTE: http://blogdeapologeticacatolica.blogspot.com/2010/07/el-rapto-la-falsa-doctrina-de-los.html

La palabra rapto tiene diversos significados. El tercero se refiere a una novedosa y falsa doctrina.

1- Rapto: delito que consiste en llevarse a una mujer por engaño o a la fuerza o cuando ella es menor. No es válido el matrimonio bajo esas circunstancias.
2- Rapto: estado del alma que, en unión mística con Dios, experimenta una forma de éxtasis súbito y violento que por lo general no puede ser resistido.

Sé de un hombre en Cristo, el cual hace catorce años - si en el cuerpo o fuera del cuerpo no lo sé, Dios lo sabe - fue arrebatado hasta el tercer cielo. Y sé que este hombre - en el cuerpo o fuera del cuerpo del cuerpo no lo sé, Dios lo sabe - fue arrebatado al paraíso y oyó palabras inefables que el hombre no puede pronunciar.
-II Corintios 12,2-4

Para Santa Teresa de Avila el rapto es equivalente al arrobamiento y al éxtasis: "arrobamiento, éxtasis o rapto, que todo es uno a mi parecer" (M 6,4 tit., cf V 20,23 y 21,8). Su concepto se deriva del texto Paulino en II Cor 12,2-4. "si esto pasa en el cuerpo o no, yo no lo sabré decir; al menos ni juraría que está en el cuerpo ni tampoco que está el cuerpo sin alma" (M 6,5,8).

La santa describe uno de sus éxtasis: "fue tan arrebatado mi espíritu, que casi me pareció estaba del todo fuera del cuerpo; al menos no se entiende que vive en él" (Vida 38,17). "Este apresurado arrebatar del espíritu es de manera, que verdaderamente parece sale del cuerpo, y por otra parte claro está que no queda esta persona muerta; al menos ella no puede decir si está en el cuerpo o si no, por algunos instantes" (ib 7).

3- "el rapto" o "arrebatamiento"

Una venida "secreta" e inminente de Jesucristo para llevarse del mundo a los verdaderos creyentes. Estos serán física y súbitamente arrebatados de este mundo y elevados por los aires para encontrarse con Jesús.

Esta falsa doctrina es tan novedosa que no aparece en los diccionarios clásicos de espiritualidad, sin embargo es sumamente popular en la actualidad gracias a la corriente fundamentalista fascinada con el tema de los últimos tiempos. "El rapto" es el tema de numerosos "best-sellers" y películas. ¡Podríamos decir que la palabra "rapto" ha sido raptada por los proponentes de una nueva doctrina!

Cuando y como ocurrirá ese rapto es objeto de grandes controversias entre sus adherentes. Hay tres campos de opinión sobre cuando ocurrirá el rapto. Unos dicen que antes de la Gran Tribulación, (pre-tribulación), otros que durante y otros que después (post-tribulación).

La Iglesia católica enseña que Jesucristo vendrá al fin del tiempo. No vendrá secretamente antes del fin para llevarse a los suyos sino que su venida será visible y gloriosa y nadie la podrá ignorar (Cf. Ap 1,7) Será entonces cuando ocurrirá el juicio final; vivos y muertos serán llevados de este mundo a la presencia del Señor.

Objeciones contra "El rapto"

1- El rapto se fundamenta en una errada interpretación de la Biblia.

Os decimos eso como Palabra del Señor: Nosotros, los que vivamos, los que quedemos hasta la Venida del Señor no nos adelantaremos a los que murieron. El Señor mismo, a la orden dada por la voz de un arcángel y por la trompeta de Dios, bajará del cielo, y los que murieron en Cristo resucitarán en primer lugar. Después nosotros, los que vivamos, los que quedemos, seremos arrebatados en nubes, junto con ellos, al encuentro del Señor en los aires. Y así estaremos siempre con el Señor. -1 Tes. 4,15-17

Este pasaje se refiere al fin del mundo y no a una venida secreta anterior. S. Pablo demuestra que es el fin del tiempo: "Y así estaremos siempre con el Señor".

2-La creencia en "el rapto" no es bíblica. La auténtica interpretación Bíblica no acepta novedades y el concepto del rapto no era conocido en la cristiandad hasta el siglo XVIII.

Como comienza la creencia en el rapto: Según la investigación de Paul Thigpen, autor de "The Rapture Trap", la doctrina del rapto nace en el siglo XVIII. Un ministro puritano llamado Increase Mather escribió sobre cristianos arrebatados por los aires antes de que el mundo fuera consumido por el fuego del juicio divino. Mas tarde otros publicaron ideas similares. Un jesuita chileno llamado Manuel Lacunza, en su libro La Venida del Mesias en Gloria y Majestad, publicado en 1812, especula que los fieles que han recibido la comunión con frecuencia serán, hacia el fin del mundo, recogidos por Jesucristo para tenerlos seguros por 45 días mientras el mundo es castigado. Este libro fue traducido al inglés y sus idea sobre el rapto tuvieron gran influencia entre algunos grupos de cristianos sectarios.

3- ¿Tres venidas de Jesucristo en vez de dos?
Según el esquema del rapto, faltan aun dos venidas de Cristo: una para llevarse a los suyos en el rapto y otra venida al final del tiempo. Serían la Segunda y la Tercera Venida (la Primera fue en la Encarnación).

La verdad es que Cristo vino en su Primera Venida y solo falta la Segunda Venida que es la que marcará el fin de la historia. Ese día Cristo reunirá a todos: a los que estén vivos para ese tiempo y también a los muertos los cuales resucitarán. Después de ese acontecimiento este mundo pasará.

4- El rapto para evitar la tribulación: falsa evasión del sufrimiento
Los que creen que el rapto será antes de la Gran Tribulación del Anticristo piensan que solo los malos van a sufrir ese tiempo de persecución. ¡Si esto fuese cierto, entonces el Anticristo no tendría a quien perseguir porque ya todos los fieles estarían con Cristo fuera de este mundo!

Olvidan que el sufrimiento tiene un profundo significado bíblico. El hecho es que Cristo sufrió y su Cuerpo Místico que es la Iglesia lleva una continua trayectoria de sufrimiento y persecución. Pero habrá una persecución que será extraordinaria, antes del final. Los cristianos no pueden estar esperando un rapto prematuro sino que deben estar fortaleciéndose para vencer en la prueba.

Pablo relata ampliamente sus propios sufrimientos en la persecución de su tiempo y nos exhorta para que no tengamos miedo de morir por Cristo en las prueba que ciertamente vendrán a la Iglesia y a cada creyente en particular. Por eso enseña que los creyentes que sobrevivan la persecución del Anticristo y estén vivos cuando Cristo venga no tendrán ventaja sobre los que hayan muerto en la fe. Ambos grupos se reunirán con Cristo para siempre. (Cf 1 Tes 4,15-17; CIC 1001)

Recursos:
-David B. Currie, "Rapture, The End-Times Error That Leaves the Bible Behind"; Sophia
-Paul Thigpen, "The Rapture Trap"

lunes, 2 de agosto de 2010

Breviario del Ateismo y el Agnosticismo Contemporaneos

FUENTE: http://fraynelson.com/blog/2009/05/29/breviario-del-ateismo-y-el-agnosticismo-contemporaneos/


La presente avanzada del dúo ateísmo-agnosticismo es patente y vigorosa. La discusión, seamos claros, se ha planteado en un terreno específico: la racionalidad. El resumen de 200 o 250 años de ateísmo ilustrado se condensa en esta sencilla frase: Creer es lo opuesto a pensar.

***

Las formas principales que ese argumento toma son:

A1. Si se trata de conocer el mundo, la fe sólo tiene fábulas y leyendas propias de una etapa inferior y ya superada del conocimiento humano. La ciencia en cambio esclarece de modo progresivo y seguro las leyes que gobiernan el cosmos, los hechos acaecidos en la historia e incluso los factores que determinan la conciencia y el comportamiento humanos.

A2. La fe misma está repleta de incoherencias disfrazadas en un lenguaje extraño y complejo, que desalienta cualquier cuestionamiento porque todo finalmente es “misterio.” Y sin embargo, lo que se ve de sus textos sagrados muestra una larga lista de contradicciones, empezando por un Dios que prohíbe hacer lo que luego manda hacer, según sucede con el mandamiento de “no matar” en la Biblia.

A3. Sencillamente no se puede admitir que este mundo repleto de maldades y sufrimiento de inocentes sea la obra de un Dios que es a la vez omnipotente, omnisciente y bondadoso. A la vista de tanto dolor hay que decir que ese Dios o no puede, o no quiere o no sabe cómo hacer mejor las cosas.

A4. Mientras que la fe alienta el dogmatismo sobre la base de una certeza que no puede ser cuestionada, el ejercicio de la razón es siempre discutir, buscar evidencia, analizar coherencia. Los creyentes son arrastrados por su fe hacia el fanatismo, y por ello mismo, constituyen un peligro latente para el bien público porque sus posturas pretenden escapar a las reglas del debate y la discusión abierta.

A5. La certeza psicológica que da la fe es la antesala de la violencia, como lo demuestra la Historia de la humanidad una y otra vez. Por definición, los creyentes son exclusivistas, ya que consideran que sólo lo suyo es cierto. Ahora bien, el encuentro de dos o más exclusivismos sólo puede engendrar una cadena de males: desaprobación mutua, supresión de la libertad para pensar y expresarse, y finalmente: totalitarismo, agresión y muerte.

A6. Los preceptos morales de la fe siempre tienen que postular un bien que está “más allá.” Los profetas y predicadores, sean de la religión que sean, no pueden vender lo obvio, lo que es visible y tangible, porque eso está al alcance de todos. Entonces venden esperanzas de un “más allá.” No es un sueño inocente porque conlleva el precio de mirar con miedo o desprecio a este mundo. El creyente queda así condenado a correr detrás de una felicidad engañosa y a nunca disfrutar la felicidad que sí podía tener. Su estructura psicológica está fracturada, su vida es sombría y acomplejada. La tentación de la hipocresía es permanente y por eso es apenas entendible que un creyente haga trampa.

A7. La religión es una forma de poder sobre la conciencia; un poder que, por su misma estructura, pretende estar por encima de toda confrontación. Por eso, a lo largo de la Historia, los poderosos han buscado a menudo arroparse con el credo de moda. En la alianza estratégica entre política y fe, la clase dirigente ha recubierto de privilegios al clero, y el clero ha brindado toda suerte de justificaciones a los dirigentes de turno.

A8. Las cosas serían soportables si los creyentes guardaran sus convicciones para sí mismos, pues al fin y al cabo cada quien puede ser dueño de sus fantasías. No es el caso para ellos. Su certeza de que la fe es verdadera, universal y saludable los empuja a sembrarla o imponerla en todas partes. La pretensión de ellos es que las leyes que nos rigen a todos respondan deben corresponder con los requerimientos de su credo, de modo que incluso los que no piensan como ellos se vean obligados a vivir como ellos, o mejor dicho: como ellos dicen que se debe vivir, incluso no son capaces de vivirlo.

A9. Uno de los principios básicos del funcionamiento de la sociedad moderna es la democracia, y sucede que las religiones sencillamente no pueden adoptarla. El pensamiento religioso distingue días especiales, lugares especiales y sobre todo personas especiales. Cuanta más religión en la vida pública mayor interferencia con los procesos abiertos de la democracia.

A10. La idea de autoridad y la idea de lo sobrenatural hacen que la capacidad de pensar se bloquee ante las cosas más evidentes. Mientras que todo el mundo ve que el preservativo es una ayuda contra la expansión de la pandemia del SIDA, los creyentes lo niegan; mientras que la evidencia histórica muestra que solamente el individuo tiene el derecho de decidir con quién vivir, el creyente quiere imponerle que su pareja sea del otro sexo; mientras que los escándalos sexuales se multiplican, la Iglesia Católica sigue aferrada a sus leyes medievales, como si el mundo no hubiera cambiado o como si pudieran seguir gobernando a base de bulas y excomuniones.

***

Por supuesto, yo no comparto ninguno de esos puntos, y creo que, con mayor o menor dificultad, todos pueden refutarse. Pero es bueno tenerlos reunidos para saber qué piensa el que piensa distinto y contrario a nosotros. Invito a los lectores a dejar sus respuestas favoritas a estos planteamientos de ateos y agnósticos, indicando en cada caso a qué argumento responden, es decir: A1, A2, o el que sea. Bendiciones para todos.

Fr. Nelson Medina, O.P.

OBSERVACIONES

"Si deseas recibir las actualizaciones por favor seleccionar: ENTRADAS (Atom)" *** Si quieres ver otras entradas (post) por favor ve a: ENTRADAS ANTIGUAS. O bien navegar por las diferentes opciones en: ETIQUETAS. *** [Cualquier sugerencia realizada en buenos términos será bien recibida] ¡GRACIAS!