jueves, 6 de septiembre de 2012

Elocuencia en las palabras

Mis días de elocuencia han terminado -si algún día estos existieron-,
se terminaron cual son finitas todas las cosas humanas,
se desvanecen como el humo contaminante de los vehículos en el urbe,
rescindieron como quedan concluidas las sonrisas lisonjeras
y el embustero aire de grandeza del poder.

No creo en la elocuencia,
cuando el maravilloso don de la palabra se puede usar para la burla,
el engaño
y la satisfacción de apetitos egoístas.

Si fuere así, 
prefiero no existan días elocuentes;
prefiero se terminen,
prefiero afirmar que terminaron. 

Ah! De mí cuando he utilizado la palabra bella a mi acomodo;
la profané
cual cosa sagrada es.

La elocuencia ha movido masas al desastre,
asesinado niños en los vientres,
esparcido la sangre del inocente,
manipulado corazones vulnerables,
roto corazones de mujeres.

Ah! De mí cuando profané la palabra.
Ah! De mí cuando violé su grandeza.

Denis Stella Baquero Millán
 (18  de junio de 2012, lunes)

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Un abismo llama a otro abismo


Un abismo llama a otro abismo
en medio del fragor de tus cascadas,
todas tus olas y tus crestas
han pasado sobre mi.
(Salmo 42-43, 8)

martes, 4 de septiembre de 2012

OBSERVACIONES

"Si deseas recibir las actualizaciones por favor seleccionar: ENTRADAS (Atom)" *** Si quieres ver otras entradas (post) por favor ve a: ENTRADAS ANTIGUAS. O bien navegar por las diferentes opciones en: ETIQUETAS. *** [Cualquier sugerencia realizada en buenos términos será bien recibida] ¡GRACIAS!