domingo, 31 de mayo de 2009

Pareciera...


En 2006 pareciera que no escribí
por lo menos en mis hojas no fue así
no encuentro registro.
guardé silencio…
no pronuncie palabra…
escribieron en mi,
en 2006 quizá fui papel.

Denis Baquero
(30 de mayo de 2009)

miércoles, 20 de mayo de 2009

“Tengan ustedes los mismos sentimientos que Cristo Jesús” (Flp 2,5)

Fuente: Catholic.net
Autor: Pedro García Misionero Claretiano

Por eso, porque Pablo lo siente y lo vive, tiene autoridad para pedirnos: “Tengan ustedes los mismos sentimientos que Cristo Jesús” (Flp 2,5)

Si analizamos estos textos de Pablo, adivinamos que él mismo se pudo preguntar muchas veces como un examen de conciencia:
¿Qué pienso? Lo mismo que Jesús.
¿Qué quiero, qué deseo? Lo mismo que Jesús.
¿Qué amo, y cómo amo? Lo que amaba Jesús y como lo amaba Jesús.
¿Qué hago? Lo mismo que haría Jesús.
¿Cómo rezo, cómo trabajo, cómo cumplo mis deberes? Igual que Jesús.
¿Cuál es el motor de mi vida? Jesús, y nadie más.
¿Qué pasos doy en mi vida? Los que daría Jesús.
¿Cómo sufro, al llegar el dolor? Como sufrió Jesús.
Hasta que mi corazón no sea el mismo Corazón de Cristo, no habré llegado a la perfección de Cristo en mí.

Yo, tu, el, ellos, nosotros.


Letras borrosas,
fantasía o verdad,
senderos inconclusos,
lágrimas en vano,
flores marchitas,
hilos invisibles,
vidas inéditas,
almas enfermas,
colores esparcidos,
cristales rotos,
cigotos no nacidos,
balas perdidas,
miradas confundidas,
sonrisas mal logradas,
momentos diáfanos,
ruidos aturdidores,
ricos indiferentes,
pobres resentidos.

Soledades...
Dicotomías...
Incoherencias...
Penumbras...
Tristezas...
Vacíos...
Ignorancias.

Yo, tu, el, ellos, nosotros.

Denis Stella Baquero Millán
(miércoles 20 de mayo de 2009)

Un borracho hablando en una langua extraña (Hechos 2, 1-13)

Hechos 17, 15.22-18,1:

En aquellos días, los que conducían a Pablo lo llevaron hasta Atenas, y se volvieron con encargo de que Silas y Timoteo se reuniesen con Pablo cuanto antes.

Pablo, de pie en medio del Areópago, dijo: "Atenienses, veo que sois casi nimios en lo que toca a religión. Porque, paseándome por ahí y fijándome en vuestros monumentos sagrados, me encontré un altar con esta inscripción: "Al Dios desconocido." Pues eso que veneráis sin conocerlo, os lo anuncio yo. El Dios que hizo el mundo y lo que contiene, él es Señor de cielo y tierra y no habita en templos construidos por hombres, ni lo sirven manos humanas; como si necesitara de alguien, él que a todos da la vida y el aliento, y todo. De un solo hombre sacó todo el género humano para que habitara la tierra entera, determinando las épocas de su historia y las fronteras de sus territorios. Quería que lo buscasen a él, a ver si, al menos a tientas, lo encontraban; aunque no está lejos de ninguno de nosotros, pues en él vivimos, nos movemos y existimos; así lo dicen incluso algunos de vuestros poetas: "Somos estirpe suya." Por tanto, si somos estirpe de Dios, no podemos pensar que la divinidad se parezca a imágenes de oro o de plata o de piedra, esculpidas por la destreza y la fantasía de un hombre. Dios pasa por alto aquellos tiempos de ignorancia, pero ahora manda a todos los hombres en todas partes que se conviertan. Porque tiene señalado un día en que juzgará el universo con justicia, por medio del hombre designado por él; y ha dado a todos la prueba de esto, resucitándolo de entre los muertos."

Al oír "resurrección de muertos", unos lo tomaban a broma, otros dijeron: "De esto te oiremos hablar en otra ocasión." Pablo se marchó del grupo. Algunos se le juntaron y creyeron, entre ellos Dionisio el areopagita, una mujer llamada Dámaris y algunos más. Después de esto, dejó Atenas y se fue a Corinto.

domingo, 17 de mayo de 2009

El borrador de mi vida



En el borrador de mi vida
han quedado huellas
tan inexplicables aquellas,
me ha absorbido entera
en el sublime,
hermoso e incierto error.


Anonadada la secuela
por las situaciones
hicieron nacer las ilusiones
fugaz y llanamente  pasaron
la verdad eterna y clara
deberá volver.


Mejor que ocurra.


Más aún intentar
ocultar aquellas huellas
del pasado, sería
borrarle al ser
su esencia.


Si el error llega,
dejar…
y disfrutar del error
pues en el borrador de mi vida
no habrá nada
de lo que se arrepienta
mi diario.


Denis Stella Baquero Millán
(03 de septiembre de 1995)

viernes, 15 de mayo de 2009

Enlaces rotos

A veces hay tantas cosas interesantes para leer en internet, el tiempo no alcanza, entonces dejo mi portátil hibernando, así puedo continuar al siguiente día con mis lecturas pendientes, pero sucede que hoy me encuentro con este mensaje al intentar cargar la página “¡Vaya! Parece que este enlace está roto”, como decir relaciones rotas, vínculos rotos.

Muchos vínculos rotos se ven, en la familia, en la sociedad, dentro del ser humano, tejidos rotos, por la violencia, incomprensión, egoísmo, la falta de conocerse a uno mismo para poder entender al otro, los enlaces rotos no suceden solo en internet, con un mejor servicio de internet intentaré cargar de nuevo la página, y lograr concluir mis lecturas.

Es bueno intentar reparar los enlaces rotos, hay que intentarlo.

Poeta


Al escribir un poeta
deja entrever sus amores
y el cantar de los ruiseñores
se confunde ya con sus letras.

Al escribir el poeta
descubre entera su alma
aunque ella repose en calma
o aunque ella sea tormenta.

Denis Stella Baquero Millán
(14 de mayo de 2008)

miércoles, 13 de mayo de 2009

Publican oración que el Papa Benedicto dejó en el Muro de los Lamentos


El Papa Benedicto XVI, siguiendo las huellas del Siervo de Dios Juan Pablo II, colocó esta mañana en el Muro de los Lamentos una oración en la que pide la paz en Tierra Santa y en Oriente Medio.

A continuación el texto íntegro de la misma, publicada por L'Osservatore Romano en inglés e italiano:


Dios de todos los tiempos,

en mi visita a Jerusalén, la "Ciudad de Paz",

hogar espiritual de judíos, cristianos y musulmanes,

traigo ante ti las alegrías, las esperanzas

y las aspiraciones,

los intentos, el sufrimiento y el dolor

de todos los pueblos del mundo.

Dios de Abraham, Isaac y Jacob,

escucha el llanto de los afligidos, los temerosos, los desesperados,

envía tu paz a Tierra Santa,

a Medio Oriente,

a toda la familia humana.

Mueve el corazón de quien invoca tu nombre,

para que camine humildemente por el camino de la justicia y la compasión.

"¡Bueno es Yahveh para el que en él espera,

Para el alma que le busca" (Lam3, 25)

domingo, 10 de mayo de 2009

Niño Colombiano

Implorando dos segundos de silencio,
temiendo una bala perdida,
buscando amor,
un niño colombiano.

Denis Stella Baquero Millán
(21 de julio de 1997)

viernes, 8 de mayo de 2009

Adel Tanury reflexiona sobre los escandalos recientes * On the Recent Scandals in the Church

FUENTE: http://fraynelson.com/blog/?p=3073

8 Mayo, 2009

=== FOR THE ENGLISH VERSION, SEE BELOW ===

Apreciados amigos en Cristo,

Por voluntad de nuestro amado Jesus y de Maria Madre de la Eucaristia conozco muchisimos sacerdotes en Cali y en otras ciudades de Colombia. Son personas con diferentes formas de ser tanto personal como su estilo vocacional. Son mis amigos por gracia de Dios y conozco en cierta forma su forma de pensar y de actuar.

Conozco de la soledad del sacerdote y este punto siempre me ha preocupado. En muchas ocasiones esa soledad es de tal manera que asusta y que preocupa porque ante todo estamos refiriendonos al Ser humano que ha entregado su alma y su consentimiento de hombre para servir a Dios a traves de su comunidad.

Lamentablemente muchos de nosotros , pueblo de Dios estamos hechos para criticar en vez de apoyar y de tender la mano a nuestros hermanos sacerdotes en sus momentos dificiles y complicados que el diario de la vida lo permite-. Nos hemos olvidado que el sacerdote es la persona predilecta de Dios y de Maria Madre de la Eucaristía y que el demonio que tambien es poderoso ( NUNCA MAS QUE DIOS ) ataca de una manera feroz y cruel la mente y la carne de nuestros sacerdotes.

Y nosotros que hacemos…! NADA, ABSOLUTAMENTE NADA. Lo unico que hacemos en la mayoria de las veces es criticar y por ende criticar tambien nuestra Iglesia Catolica , OLVIDANDONOS , que esta critica no es precisamente contra el sacerdote o contra la IGlesia como tal , estamos atacando es la figura misma de NUESTRO AMADO JESUS. Qué horror!!!

Me duele hasta el alma lo que esta pasando y me duele mas aun no hacer nada por estos hombres que requieren la misericordia, la bondad y el respeto de Todos para conseguir a traves de nuestra amistad y de oracion que DIOS Y MARIA MADRE DE LA EUCARISTIA LOS PROTEJA Y LOS AYUDE EN AQUELLOS MOMENTOS CRITICOS QUE COMO PERSONA SUFREN. Considero que debemos unirnos todos y cobijar a nuestros sacerdotes con mucho mas cariño y con muchisima comprension y estar muy atentos a sus necesidades personales para que en cualquier momento podamos hacerles ver lo que se les tenga que hacer ver y recodarles a cada momento y lugar el privilegio y la grandeza del Sacerdote.

DEBEMOS RECORDAR QUE NECESITAMOS SACERDOTES SANTOS PORQUE SI NO TENEMOS SACERDOTES NO HAY EUCARISTÍA Y SI NO HAY EUCARISTIA NO PODREMOS TENER A NUESTRO AMADO JESUS EN EL SANTISIMO SACRAMENTO DEL ALTAR Y SI NO TENEMOS A NUESTRO BUEN JESUS ESTAMOS SENCILLAMENTE MUERTOS EN VIDA. QUE OJALA NO SEA ESTO LO QUE ESTA BUSCANDO EL DEMONIO PARA CREAR UN VERDADERO CAOS DENTRO DE LA IGLESIA CATOLICA.

DIOS MIO, AYUDANOS A ENTENDER LO QUE MUCHAS VECES NO SOMOS CAPACES DE ENTENDER. DIOS MIO, NO PERMITAS QUE EL DEMONIO SE APROVECHE DE ESTOS MOMENTOS PARA CREAR UN CLIMA DE DESCONFIANZA Y FALTA DE AMOR CON ESTOS SERES LLAMADOS SACERDOTES.

Y TAMBIEN, DIOS MIO, TOCA EL CORAZON DE CADA SACERDOTE PARA QUE SE COMPROMETA MUCHO MAS EN EL AMOR Y EL COMPROMISO QUE DEBE TENER CONTIGO EN TODO MOMENTO Y LUGAR.

Con afecto y respeto,

Adel Tanury
El siervo inutil mas inutil del Señor

**********************************************************************************

Dear friends in Christ,

It was the will of our Beloved Jesus Christ, and of the Blessed Virgin, Mother of the Eucharist, that I would come to know many priests in Cali and other cities of Colombia. They are all quite different in character and in the manner the Lord called them. I regard them as my friends and, by God’s grace, I can say I know their ways of thinking and leading their lives.

I know therefore how lonely their lives can be and this particular point always worries me. It is so often that this loneliness becomes scary and menacing, for here we are speaking of human beings who surrendered their everything in order to serve God and his people.

It is so regretful that many among us are prompt to criticism and slow to offer support and give a hand to our brothers, our priests, when they are going through dark or difficult periods in their lives. We have forgotten that they are most loved by God and by the Blessed Virgin Mary, Mother of the Eucharist. We also tend to forget that the devil is powerful too—not more powerful than God though—and attacks ferociously with all cruelty the mind and flesh of our priests.

And what do we do? Nothing! Nothing at all! Most of the time our one reaction is to criticize them, and to criticize the Church, oblivious of the fact that in doing so we are not going against the priest or the Church as such, but against our Beloved Jesus. What a shame!

I excruciatingly suffer on account of the recent scandals, and I suffer even more because I am doing nothing for these men who badly need mercy, bounty and the respect of all. Nevertheless, through our true friendship towards them and through fervent prayer, God and Mary, Mother of the Eucharist, will grant protection to them and will provide every help they need in their times of trial—which they have like everybody else.

I believe that we must gather together and wrap our priests up with far more affection, understanding and brotherly attention to their personal needs, so that we are also in a position to help them see what they have to see, and also to remind them of the dignity of their position, and the great gift of the priesthood that has been bestowed on them.

We too have to be reminded that we need holy priests, for without priests there is no eucharist, and without the Eucharist we no longer have the Blessed Sacrament of the Altar, and without Jesus on the altar we are just dead in life. I am afraid this latter disaster is exactly what the devil intends when stirring up chaos and confusion within the Catholic Church.

Lord God, help us to understand what lies beyond our understanding. Lord God, do not allow the devil to make profit of this time of scandal in order to destroy or diminish trust and love towards those human beings we call our priests. And also, Lord God, do touch every priest at his heart so that he commits more fully in loving You and being faithful to You always and everywhere.

With all due respect and kind affection,

Adel Tanury,
The Least among the Useless Servants of the Lord

No estoy segura...

No estoy segura de mis límites y me causa ansiedad no tener ni siquiera la posibilidad de conocerlos. 

Denis Stella Baquero Millán
(Año 2006)

jueves, 7 de mayo de 2009

Eres mi fuerza...


  
Tu, Señor, eres mi fuerza;
¡Yo te amo!
Tú eres mi protector,
mi lugar de refugio,
mi libertador,
Mi Dios,
la roca que me protege,
mi escudo,
el poder que me salva,
mi más alto escondite.
Tú, Señor, eres digno de alabanza:
cuando te llamo, me salvas de mis enemigos.
Salmo 18(17), 1-3

miércoles, 6 de mayo de 2009

Qué es REINVENTARSE?

Leí un escrito en donde se habla de una actriz a la que llamaré Lila, según esto REINVENTARSE es: Enmarcarse en un estado de paz y serenidad que le proporciona el hecho de estar enamorada, cortarse el pelo, adelgazar porque a una gorda no la quiere ni la mamá y además dice “Me he dedicado a consentirme, a quererme y a ponerme bonita”,“Yo sigo siendo la misma loca para la gente, porque soy alegre, sonrío, salto, digo lo que siento, pero creo que de loca no tengo un pelo. Estoy más cuerda que muchos que me dicen loca. Estoy segura”, “Quiero ponerme mamasita, quiero protagonizar todas las novelas y quiero ser portada en todas las revistas”


Como mujer me da tristeza que estos sean los modelos que ven las personas de mi género y que sean los íconos seguidos por muchas.


Reinventarse, esa palabra según esto es como intentar cambiarse al alma, tratar de huir de mi interior, de mi historia de vida, de mis dolores, de mis fracasos, errores, fallas, debilidades, poca autoestima, y comenzar a rediseñar algo nuevo que según veo llega al mismo punto: “Quiero ponerme mamasita, quiero protagonizar todas las novelas y quiero ser portada en todas las revistas"


Un buen amigo me ha dado esta definición de Reinventarse:


Reinventarse = Término inventado en los ambientes secularizados que, habiendo expulsado a Dios de sus vidas y no queriendo admitir una referencia moral normativa, pretenden indicar sin embargo que alguien ha tenido lo que nosotros llamaríamos una "conversión," o sea, un cambio drástico hacia nuevos valores, actividades y relaciones con personas. (F. Nelson Medina)


Interesante!

El escandalo del P. Alberto Cutie







El escándalo del P. Alberto Cutie

6 Mayo, 2009

FUENTE: http://fraynelson.com/blog/?p=3063

Después de varios días de seguimiento, un “paparazzi” logró su propósito: fotos reveladoras en las que el famoso padre Alberto Cutié aparece acariciando y besando a una mujer, tanto en un bar como en una playa de la Florida, lugar de residencia del mismo Cutié. El paparazzi intentó vender videos y fotos a varios medios estadounidenses. El Herald de Miami dice que el fotógrafo aspiraba a cifras “con seis ceros;” sin que se sepa el precio acordado, el hecho es que al final la revista de farándula TV Notas se quedó con ellas, y hoy pueden ser vistas sin mayor dificultad en Internet.

Se trata de un escándalo de proporciones inmensas pues el P. Alberto era párroco en la parroquia de San Francisco de Sales en Miami, director de Radio Paz, escritor reconocido, locutor y presentador de televisión. El obispo, John C. Favalora, tomó prontamente cartas en el asunto y también el clérigo ha renunciado ya a sus altos cargos y ha emitido un comunicado donde dice:

Ante Dios - lleno de amor y misericordia - y ante toda nuestra comunidad, quiero pedir perdón si mis acciones les han causado dolor y tristeza. Desde mi ingreso al seminario a los 18 años, el sacerdocio me ha traído gran alegría. Les aseguro que mi servicio y dedicación a Dios continuarán intactos. Doy gracias a Dios por la compasión y el apoyo humano que he recibido en el día de hoy de tantas personas en nuestra comunidad, especialmente mis feligreses y oyentes de nuestras emisoras. Sólo pido sus oraciones y apoyo. - P. Alberto Cutié.

La avalancha de comentarios no se ha hecho esperar. Resulta interesante clasificarlos.

  • Un número considerable mira este hecho como una demostración, una más, de la necesidad y urgencia de abolir la ley del celibato.
  • Otros comentan con cinismo el factor de que se trata de una mujer adulta–y no de otro hombre, o de un menor de edad.
  • Otros, unos pocos, reflexionan sobre el daño causado a la Iglesia y el dolor que esto supone para el Papa y ante todo para el Corazón de Cristo.

Tal como están las cosas parece que el querido “Padre Alberto,” como se le conoció en los medios de hispanoamérica, tendrá básicamente que elegir si se convierte en un abanderado de la abolición del celibato, y por tanto, opositor declarado de la postura actual de la Iglesia en Occidente, o si lleva una vida menos visible pero quizás más acorde con su ministerio. Esto lo digo porque puedo imaginarme los que querrán que el padre “salga del closet” y sencillamente se presente ante el mundo como un hombre “honesto” que lucha contra la “hipocresía” de la Iglesia. Realmente mi oración va en súplica a Dios sobre todo para que esta tentación, esta en particular, la de querer seguir como la gran figura y pretender ahora guiar a la Iglesia, no se adueñe del corazón de Alberto Cutié.

Además, cada vez que conozco de un escándalo relacionado con la situaciones afectivas o sexuales del clero suelo preguntarme qué tiene que ver el matrimonio con todo ello. ¿No hay muchos hombres casados que van a la playa o a un bar con sus amantes? La idea de que tener el derecho a sexo con una mujer hará a los hombres fieles no tiene el menor respaldo en la realidad social. Por dar un ejemplo: de hecho, y como se ha publicado ya muchas veces, la mayoría de los pederastas son casados. La energía o el apetito sexual no son como un capital que, si se “gasta” en una mujer, ya no se puede gastar en otros intereses o placeres, o en otras mujeres. Además, eso de imaginar a la mujer como “receptáculo” de apetitos que ya no deambularán por la haz de la tierra es del todo degradante y entraña un terrible irrespeto hacia la misma mujer. El matrimonio no es una “solución” para el problema sexual–ni en otro orden de ideas el sexo es una “solución” para los problemas matrimoniales.

Así que deducir que el escándalo de Cutié va a “ablandar” la ley del celibato es no conocer a los célibes, ni a los matrimonios, ni a la Iglesia.

Dos temas, en cambio, sí que creo yo que merecen análisis. Uno es el de las estrellas “mediáticas.” Cutié no es el primer sacerdote rutilante que cae en desgracia. En Colombia, mi país, un número significativo sacerdotes de gran éxito–quiero decir, de éxito ruidoso y presencia masiva en los medios–han tenido alguna dificultad grave o han dejado el ministerio. La pobreza doctrinal de Alfonso Llano negando o cuestionando la resurrección corporal de Cristo; las sugerencias de Carlos Novoa sobre Madonna como evangelizadora; el abandono del sacerdocio por Gonzalo Gallo, y otros escándalos que por menos públicos no creo que deba mencionar, todo eso apunta a una severa advertencia, que no es sino aquello de que nos hablaron los antiguos y sabios: enemigos del alma son el demonio, el mundo y la carne. Pues bien, el despliegue mediático masivo, la adicción a los aplausos, la necesidad de ver el propio nombre brillar… todo eso es mundo.

El otro tema es la mujer. Ya dije que no comparto la idea de “solucionar” crisis con mujeres. Habría que empezar por resolver las crisis de las mujeres, que también las tienen. Pero sí creo que la Iglesia necesita dar pasos, muchos pasos, para realmente incorporar lo que Juan Pablo II llamaba el “genio” de la mujer. Entre la misoginia, la relación furtiva y el escándalo, nuestra Iglesia requiere mucha oración, mucho discernimiento y mucha capacidad de diálogo para acertar en esta área.

Entre tanto, nuestras oraciones no cesan por la Arquidiócesis de Miami, por Mons. John C. Favalora, por el P. Alberto Cutié, por aquella mujer de las fotos, y por toda la Iglesia. Y también pido yo que se ore por mí y por cada sacerdote.

martes, 5 de mayo de 2009

¿POR QUE NACEMOS SI VAMOS A MORIR?

FUENTE: http://fraynelson.com/respuestas.php?fechapub=20090507



MUEREN POR AÑO 75 MILLONES Y POR DIA 300.OOO PERSONAS. ¿ELLOS DONDE ESTAN? ¿DE ESE MISTERIO QUE HAY DESPUES(MUERTE)? 


Nosotros los Cristianos Católicos creemos y sabemos que existe un ser Supremo que al final nos pedira cuentas, creemos en la existencia eterna despues de la muerte, Iglesia y Evangelio nos lo confirman con su autoridad.
La realidad de la muerte es cierta desde que existe la humanidad (barro, humo y ceniza). Antes tabú era el sexo, hoy día es la muerte el gran tabú. Algún dia sabremos desde el principio cuantos han existido.
Que el Angel de Dios lo Guie y Proteja
Juan Carlos Mayser J.

En varias cosas coincido contigo, Juan Carlos, sobre todo en lo que dices, que la muerte se ha convertido en el gran tabú, el tema impronunciable de nuestro tiempo. Curiosamente, no es que la muerte no salga en las noticias o las películas de cine o TV. AL contrario, estamos saturados de muertos, pero lo que sucede en las pantallas es la trivialización de la muerte. Cuando en cualquier juego de computador resulta "divertido" volarle la cabeza al enemigo o estrellar se a toda velocidad contra una barricada, la muerte es un dato tonto, una fantasía más de colores y sonidos. Nuestro tiempo juega con la muerte para no pensarla; la esconde bajo una cobija de vanidad y ritual vacío.

Nuestra fe, en cambio, nos invita a evitar dos extremos: la trivialización y la desesperación. No hay desesperación allí donde unose reconoce el poder de la victoria de Cristo Resucitado. No hay trivialización allí donde se contempla con amor y gratitud la muerte misma de Cristo--muerte que es acto de amor, de obedeciencia, de culto y adoración en el sentido más alto de la palabra.

Me quedo un poco perplejo, por contraste, con lo que tú dices, Juan Carlos, que al final sabremos cuántos han existido "desde el principio." Nuestra fe NO enseña que los seres humanos hayamos vivido "desde el principio." Se atribuye a un pensador y escritor antiguo, llamado Orígenes, la idea (incorrecta) de que nuestras almas existieron "desde el principio," como si Dios las tuviera en un depósito (un "almario") y desde ahí las fuera asignando a los distintos cuerpos. Nuestra fe enseña, por el contrario, que el comienzo de nuestra vida corporal es también el comienzo del alma que, unida sustancialmente al cuerpo, forma con él una única unidad.

Y sin embargo, sabemos que nuestra realidad visible se deteriora y corrompe cuando llega ese misterio que se llama la muerte, y mientras esa corrupción se ensaña con lo que fueron nuestros miembros sabemos que también que esa muerte no tiene un poder absoluto sino que nuestra alma es inmortal. Esa condición de un cuerpo que se deshace en la tumba y un alma que sobrevive es especialmente difícil de comprender. El alma no es una entidad física y por lo tanto no cabe preguntar "dónde" está una ez que una persona muere. De hecho el buscar el dónde, el cuándo y el cómo de los difuntos es extremadamente riesgoso porque esa ansia de saber puede hacer que uno sea presa fácil del espiritismo o la adivinación--prácticas rechazadas como demoníacas por la Biblia.

pero la historia no termina en esa extraña condición de separación de alma y cuerpo. En la consumación, al final de los tiempos, se cumplirá lo que Job dijo con fuerza increíble: "Yo mismo, en mi propia carne veré a Dios." Puesto que alma y cuerpo tienen una unión sustancial y no accidental o pasajera, el destino final de los bienaventurados no es un cielo sin tierra, ni una tierra sin cielo, sino una eternidad en la cual nuestra realidad corporal estará renovada, resucitada, colmada del esplendor de un espíritu unido totalmente a Dios. Esto es lo que afirmamos en el credo al decir que "creemos en la resurrección de la carne, y la vida del mundo futuro."

¿Por qué la Cruz?


¿Por qué la Cruz?

Fuente: www.aciprensa.com

Autor: Aci Digital




"Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre" (Mt 24,30). La cruz es el símbolo del cristiano, que nos enseña cuál es nuestra auténtica vocación como seres humanos. Hoy parecemos asistir a la desaparición progresiva del símbolo de la cruz.

Desaparece de las casas de los vivos y de las tumbas de los muertos, y desaparece sobre todo del corazón de muchos hombres y mujeres a quienes molesta contemplar a un hombre clavado en la cruz. Esto no nos debe extrañar, pues ya desde el inicio del cristianismo San Pablo hablaba de falsos hermanos que querían abolir la cruz: "Porque son muchos y ahora os lo digo con lágrimas, que son enemigos de la cruz de Cristo" (Flp 3, 18).


Unos afirman que es un símbolo maldito; otros que no hubo tal cruz, sino que era un palo; para muchos el Cristo de la cruz es un Cristo impotente; hay quien enseña que Cristo no murió en la cruz. La cruz es símbolo de humillación, derrota y muerte para todos aquellos que ignoran el poder de Cristo para cambiar la humillación en exaltación, la derrota en victoria, la muerte en vida y la cruz en camino hacia la luz.


Jesús, sabiendo el rechazo que iba producir la predicación de la cruz, "comenzó a manifestar a sus discípulos que Él debía ir a Jerusalén y sufrir mucho...ser matado y resucitar al tercer día. Pedro le tomó aparte y se puso a reprenderle: ’¡Lejos de ti, Señor, de ningún modo te sucederá eso!’ Pero Él dijo a Pedro: ¡Quítate de mi vista, Satanás!¡...porque tus pensamientos no son de Dios, sino de los hombres!" (Mt 16, 21-23).

Pedro ignoraba el poder de Cristo y no tenía fe en la resurrección, por eso quiso apartarlo del camino que lleva a la cruz, pero Cristo le enseña que el que se opone a la cruz se pone de lado de Satanás.

Satanás el orgulloso y soberbio odia la cruz porque Jesucristo, humilde y obediente, lo venció en ella "humillándose a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz", y así transformo la cruz en victoria: "...por lo cual Dios le ensalzó y le dio un nombre que está sobre todo nombre" (Flp 2, 8-9).

Algunas personas, para confundirnos, nos preguntan: ¿Adorarías tú el cuchillo con que mataron a tu padre?
¡

Por supuesto que no!


1º. Porque mi padre no tiene poder para convertir un símbolo de derrota en símbolo de victoria; pero Cristo sí tiene poder. ¿O tú no crees en el poder de la sangre de Cristo? Si la tierra que pisó Jesús es Tierra Santa, la cruz bañada con la sangre de Cristo, con más razón, es Santa Cruz.

2º. No fue la cruz la que mató a Jesús sino nuestros pecados. "Él ha sido herido por nuestras rebeldías y molido por nuestros pecados, el castigo que nos devuelve la paz calló sobre Él y por sus llagas hemos sido curados". (Is 53, 5). ¿Cómo puede ser la cruz signo maldito, si nos cura y nos devuelve la paz?


3º. La historia de Jesús no termina en la muerte. Cuando recordamos la cruz de Cristo, nuestra fe y esperanza se centran en el resucitado. Por eso para San Pablo la cruz era motivo de gloria (Gál 6, 14).


Nos enseña quiénes somos



La cruz, con sus dos maderos, nos enseña quiénes somos y cuál es nuestra dignidad: el madero horizontal nos muestra el sentido de nuestro caminar, al que Jesucristo se ha unido haciéndose igual a nosotros en todo, excepto en el pecado. ¡Somos hermanos del Señor Jesús, hijos de un mismo Padre en el Espíritu! El madero que soportó los brazos abiertos del Señor nos enseña a amar a nuestros hermanos como a nosotros mismos. Y el madero vertical nos enseña cuál es nuestro destino eterno. No tenemos morada acá en la tierra, caminamos hacia la vida eterna. Todos tenemos un mismo origen: la Trinidad que nos ha creado por amor. Y un destino común: el cielo, la vida eterna. La cruz nos enseña cuál es nuestra real identidad.

Nos recuerda el Amor Divino



"Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que todo el que crea en Él no perezca sino que tenga vida eterna". (Jn 3, 16). Pero ¿cómo lo entregó? ¿No fue acaso en la cruz? La cruz es el recuerdo de tanto amor del Padre hacia nosotros y del amor mayor de Cristo, quien dio la vida por sus amigos (Jn 15, 13). El demonio odia la cruz, porque nos recuerda el amor infinito de Jesús. Lee: Gálatas 2, 20.

Signo de nuestra reconciliación


La cruz es signo de reconciliación con Dios, con nosotros mismos, con los humanos y con todo el orden de la creación en medio de un mundo marcado por la ruptura y la falta de comunión.


La señal del cristiano



Cristo, tiene muchos falsos seguidores que lo buscan sólo por sus milagros. Pero Él no se deja engañar, (Jn 6, 64); por eso advirtió: "El que no toma su cruz y me sigue no es digno de mí" (Mt 7, 13).

Objeción: La Biblia dice:"Maldito el que cuelga del madero...".

Respuesta: Los malditos que merecíamos la cruz por nuestros pecados éramos nosotros, pero Cristo, el Bendito, al bañar con su sangre la cruz, la convirtió en camino de salvación.


El ver la cruz con fe nos salva


Jesús dijo: "como Moisés levantó a la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado (en la cruz) el Hijo del hombre, para que todo el que crea en Él tenga vida eterna" (Jn 3, 14-15). Al ver la serpiente, los heridos de veneno mortal quedaban curados. Al ver al crucificado, el centurión pagano se hizo creyente; Juan, el apóstol que lo vio, se convirtió en testigo. Lee: Juan 19, 35-37.


Fuerza de Dios



"Porque la predicación de la cruz es locura para los que se pierden... pero es fuerza de Dios para los que se salvan" (1 Cor 1, 18), como el centurión que reconoció el poder de Cristo crucificado. Él ve la cruz y confiesa un trono; ve una corona de espinas y reconoce a un rey; ve a un hombre clavado de pies y manos e invoca a un salvador. Por eso el Señor resucitado no borró de su cuerpo las llagas de la cruz, sino las mostró como señal de su victoria. Lee: Juan 20, 24-29.

Síntesis del Evangelio


San Pablo resumía el Evangelio como la predicación de la cruz (1 Cor 1,17-18). Por eso el Santo Padre y los grandes misioneros han predicado el Evangelio con el crucifijo en la mano: "Así mientras los judíos piden milagros y los griegos buscan sabiduría, nosotros predicamos a un Cristo crucificado: escándalo para los judíos (porque para ellos era un símbolo maldito) necedad para los gentiles (porque para ellos era señal de fracaso), mas para los llamados un Cristo fuerza de Dios y sabiduría de Díos" (1Cor 23-24).



Hoy hay muchos católicos que, como los discípulos de Emaús, se van de la Iglesia porque creen que la cruz es derrota. A todos ellos Jesús les sale al encuentro y les dice: ¿No era necesario que el Cristo padeciera eso y entrara así en su gloria? Lee: Lucas 24, 25-26.

La cruz es pues el camino a la gloria, el camino a la luz. El que rechaza la cruz no sigue a Jesús. Lee: Mateo 16, 24
Nuestra razón, dirá Juan Pablo II, nunca va a poder vaciar el misterio de amor que la cruz representa, pero la cruz sí nos puede dar la respuesta última que todos los seres humanos buscamos: «No es la sabiduría de las palabras, sino la Palabra de la Sabiduría lo que San Pablo pone como criterio de verdad, y a la vez, de salvación» (JP II, Fides et ratio, 23).

OBSERVACIONES

"Si deseas recibir las actualizaciones por favor seleccionar: ENTRADAS (Atom)" *** Si quieres ver otras entradas (post) por favor ve a: ENTRADAS ANTIGUAS. O bien navegar por las diferentes opciones en: ETIQUETAS. *** [Cualquier sugerencia realizada en buenos términos será bien recibida] ¡GRACIAS!