viernes, 29 de julio de 2011

El America de Cali y yo de niña

Vi este dibujo (afiche, no sé como se llame) y he recordado un anécdota de niña. No tenía acceso a televisor para ver los partidos, los escuchaba en la radio. 


Un buen día la curiosidad me pudo:


Abrí un radio de madera de color como morado, donde yo escuchaba los partidos para ver a los jugadores del América, pensaba que estaban ahí adentro, pero me encontré con un nido de cucarachas, las saqué y volví a dejar el radio igual, para que no me regañaran en la casa. 


Las cosas que hacemos los niños...!



jueves, 14 de julio de 2011

EL SACERDOTE CONFESOR Y DIRECTOR ESPIRITUAL MINISTRO DE LA MISERICORDIA DIVINA

OBSERVACIÓN: Me uno por completo a la invitación del p.Fortea, aunque en lo personal me gusta mucho y me siento muy cómoda al confesarme junto o frente al Sacerdote, siento más cercanía y confianza porque puedo notar mejor el interés, la atención y la disposición del confesor, aspectos que considero muy importantes al momento de realizar una Confesión [Sacramento de la Reconciliación] lo mejor posible.

Pienso que al Sacramento de la Reconciliación se le debe dar la importancia y el respeto que se merece pues su precio es el Sacrificio de Cristo en la Cruz. No estoy de acuerdo con el establecimiento de "horarios" a veces de tiempo muy reducido dentro de la semana, el Sacerdote debe estar disponible con mayor frecuencia para este Sacramento, palabras propias del P.Fortea, quien me anima también a realizar este llamado de forma respetuosa a cualquier Sacerdote que llegare a leer mis palabras.

En días anteriores El Vaticano ha publicado un documento que se denomina: EL SACERDOTE CONFESOR Y DIRECTOR ESPIRITUAL MINISTRO DE LA MISERICORDIA DIVINA y se puede descargar desde internet.

Palabras de INTRODUCCIÓN de este documento que me permito reproducir: 


Junto a la Celebración eucarística diaria, la disponibilidad a la escucha
de las confesiones sacramentales, a la acogida de los penitentes
y, cuando sea requerido, al acompañamiento espiritual, son la medida
real de la caridad pastoral del sacerdote y, con ella, testimonian que se
asume con gozo y certeza la propia identidad, redefinida por el Sacramento
del Orden y que nunca se puede limitar a mera función.

El sacerdote es ministro, es decir, siervo y a la vez administrador
prudente de la divina Misericordia. A él queda confiada la gravísima
responsabilidad de “perdonar o retener los pecados” (cfr. Jn 20, 23); a
través de él, los fieles pueden vivir, en el presente de la Iglesia, por la
fuerza del Espíritu, que es el Señor y da la vida, la gozosa experiencia
del hijo pródigo, el cual, cuando regresa a la casa del padre por vil interés
y como esclavo, es acogido y reconstituido en su dignidad filial.

Donde hay un confesor disponible, antes o después llega un penitente;
y donde persevera, incluso de manera obstinada, la disponibilidad
del confesor, ¡llegarán muchos penitentes!

Redescubrir el Sacramento de la Reconciliación, como penitentes
y como ministros, es la medida de la auténtica fe en la acción salvífica
de Dios, que se manifiesta con más eficacia en el poder de la gracia
que en las estrategias humanas organizadoras de iniciativas, incluidas
las pastorales, que a veces olvidan lo esencial.



El documento se puede descargar AQUI


EL PERDÓN DE DIOS

AUTOR: P. Antonio Fortea

Estos días de verano estoy sustituyendo en las parroquias de Meco y Camarma. Cada día me siento antes de la misa en el confesonario en ambas parroquias. Siento una gran alegría en estar sentado en el confesonario, aunque sólo sea esperando que algún alma venga a pedir perdón a Jesús. La espera allí ya es para mí un tiempo gozoso. Por supuesto que espero rezando el breviario o haciendo oración. Pero nunca he considerado ese tiempo como un tiempo perdido.

Animo a todos los sacerdotes a dedicar un tiempo fijo del día a sentarse en el confesonario. Un tiempo fijo a hora fija. El mejor momento es antes de la misa, que es cuando viene la gente. Lo cual supone que el sacerdote tiene que tener todo preparado en el presbiterio media hora antes.

Animo a mis compañeros sacerdotes a redescubrir el gozo de ejercer este sacramento de forma diaria, con penitencias siempre diversas (aunque breves) tales como tener oraciones nuevas impresas en papelitos, u hojas con salmos. También animo a mis compañeros a usar el confesonario. El confesonario es la sede más digna y adecuado que se me ocurre para esta acción sagrada. Al penitente le da menos vergüenza confesarse a través de una rejilla. El confesonario aporta (sin contacto visual) una intimidad especial. El penitente, sin ver al sacerdote, puede imaginarse que es Jesús el que está allí escuchándole y dándole la absolución. Confesarse en un banco no es lo mismo.

Sacerdotes que leéis este blog, en el nombre de Jesús, os suplico que cada día antes de la misa estéis media hora orando en el confesonario. Si no viene nadie, al menos, os prepararéis con oración para el Santo Sacrificio.

Éste es el vídeo de hoy. Es curioso que tantos años después me siga produciendo tanta emoción ver un vídeo como éste. No os aconsejo verlo entero el video, ya que es largo, basta con que veáis sólo el primer minuto.

http://www.youtube.com/watch?v=b1yECF4tSTg

FUENTE: http://blogdelpadrefortea.blogspot.com/2011/07/el-perdon-de-dios.html

viernes, 1 de julio de 2011

¿Que hace que los hombres vean a las mujeres como objetos sexuales?

Autor: Catholic.net | Fuente: Catholic.net


¿Qué hace que los hombres vean a las mujeres como objetos sexuales?

Fuente: Solo para jóvenes

Aunque tú no lo sepas, si te vistes con ropa reveladora, muchos hombres te verán como un "objeto sexual". No sólo eso, sino que la manera de vestirte puede afectar cómo los hombres ven a otras mujeres también. Cuando a los hombres se les provoca ver a las mujeres de manera lujuriosa, tienden a desarrollar una visión errónea de todas las mujeres, lo cual hace que vean y traten a otras mujeres, que se encuentren después, como objetos sexuales.

Así lo hagas consciente o inconscientemente, si te presentas a ti misma de una manera sexualmente reveladora, aún ligeramente, muchos hombres querrán tu cuerpo para el placer sin preocuparse en considerarte como una persona integral. Muchos hombres te verán como sexualmente fácil. Otros hombres estarán constantemente distraídos con tentaciones sexuales y les será difícil poderte conocer como persona.

Algunos te atacarán verbalmente o te dirán cualquier cosa que desees oír, solamente para llevarte a la cama. Y aún otros tratarán de manosearte y hasta violarte.

Pero, déjame aclararte: no importa cómo se vista una mujer, eso nunca es una excusa para la violación, o para la agresión sexual de ninguna clase. Los hombres que cometen estos actos han cometido un monstruoso pecado y un crimen atroz. Nada de lo que estoy diciendo es una excusa o razón para que ningún hombre viole a una mujer o cometa ningún otro crimen.

Y por cierto, no te dejes engañar por las revistas de mujeres, que hacen parecer que cada muchacho está buscando sexo y tú "tienes que vestirte sexy" para conseguir un buen hombre. Eso no es verdad. Sólo los hombres que quieren aprovecharse de tí sexualmente te animarán a que te vistas de esa manera. Tú no tienes que exhibir tu cuerpo para encontrar un buen hombre.

Haz que se enamore de ti, pero de quien
realmente eres en tu interior 


¿Entonces qué clase de atención realmente quieres? La mayor parte de las mujeres quieren ser amadas y respetadas por lo que ellas son, no como lucen. ¿?No es eso lo que tú quieres? ¿?No quieres ser amada por un hombre sincero, puro y virtuoso que tiene confianza en sí mismo, es disciplinado y está comprometido con su relación?


Yo sé que no quieres ser usada por los hombres, y que no quieres encontrarte en una relación, o casada con un hombre que no tiene control de sí mismo- un hombre que busca rápidas satisfacciones o que desea cada muchacha bonita que ve.

Katherine Kersten, comentarista del National Public Radio y presidenta de la junta directiva de "Center of the American Experiment" escribe: "Pero la modestia implica algo más: simple justicia." Nosotras las mujeres pedimos respeto de los hombres, insistiendo en que nos valoren no por nuestra apariencia sino por "quienes somos".


Es una hipocresía hacer esto, y a la misma vez vestirse y actuar inmodestamente, provocando intencionalmente el deseo sexual y dando señales de estar fácilmente abiertas a esos deseos. Actuar de esta manera es dañar nuestra propia dignidad, es tratarnos a nosotras mismas como "objetos sexuales." Aún más, es verdaderamente injusto, porque significa que consideramos que los hombres están en un estándar más alto que nosotras.

Prepárate para el amor duradero

Si estás buscando un amor duradero y un matrimonio para toda la vida, que una las mentes, las almas y los cuerpos, la mejor manera de conseguirlo es siendo la clase de persona que quieres que tu futuro esposo sea. Piensa en ti misma y en tu futuro cónyuge como alguien con integridad, con una personalidad vital y un carácter firme. Si tú desarrollas estas cualidades y las demuestras por medio de las palabras, las acciones y la apariencia, te ayudará a atraer lo mismo en tu esposo. Hay muchos hombres buenos por ahí; hombres que tienen personalidades maravillosas, hombres que son respetuosos, inteligentes, y que buscan una relación duradera; hombres que serán fieles y se comprometerán con una esposa de por vida. Para encontrar un hombre verdaderamente honorable como este, recuerda que él se sentirá atraído hacia una mujer que viste modestamente como signo de pureza; hacia alguien que reconoce que cada persona ha sido creada a imagen y semejanza de Dios.

Al vestirse modestamente, una mujer muestra que sabe que fuimos hechos para amar y ser amados, como personas únicas e irrepetibles. Ella también muestra respeto por su cuerpo y por su alma inmortal, dos dones sagrados que deben ser tratados con dignidad y respeto.

Como hombre, termino diciendo que aprecio sinceramente a las mujeres que hacen un mayor esfuerzo para vestirse modestamente. Conozco varias mujeres atractivas que siempre se visten con lindas telas y estilos modestos. Lo que hace a estas mujeres aún más atractivas que su belleza física y la ropa de moda que usan, es su modestia. Es una virtud que las hace brillar en una forma bella. Muestran que son consideradas, que tienen una fortaleza interior y una gran auto-estima. La modestia muestra también un corazón puro y un deseo generoso de guardarse para un futuro esposo.

Piensa por un momento: ¿qué dicen tus vestidos de ti?

P.D. ¡La modestia es una bella virtud! Los hombres también se benefician de ella.



Te invitamos a ser lectionauta dominical Da sólo un click

No dudes en enviarnos tus sugerencias y recomendaciones para poder seguir enriqueciendo nuestra comunidad.
Da un click

¿Dudas personales, asesoría doctrinal y espiritual, vocacional, problemas familiares...?
Consultorio Juvenil en línea

¿Qué opinas de Catholic.net? 

Te invitamos a visitar nuestra Comunidad
Jóvenes Católicos

Te invitamos a participar en los foros
Foros de Jóvenes Católicos

OBSERVACIONES

"Si deseas recibir las actualizaciones por favor seleccionar: ENTRADAS (Atom)" *** Si quieres ver otras entradas (post) por favor ve a: ENTRADAS ANTIGUAS. O bien navegar por las diferentes opciones en: ETIQUETAS. *** [Cualquier sugerencia realizada en buenos términos será bien recibida] ¡GRACIAS!