miércoles, 29 de diciembre de 2010

OBRA PUBLICA 429 DÍAS (Un año y 53 dias)

Desde mi ÚLTIMO post en el día 9 de agosto, mal contados, hasta el día de hoy llevamos 429 DÍAS en los cuales una obra pública en un tramo de tres cuadras, consistente en reemplazar las tuberías de aguas sucias, las cajas de desagüe de estas mismas aguas de los hogares de los vecinos, y cambiar todo el material de recebo y asfaltos, según normas técnicas suministradas por el IDU a los contratistas, y luego de haber conversado con los vecinos del sector y prometido un plazo máximo de de cuatro meses (120 días) para la ejecución.

Ahora transcurridos 14 meses, la obra NO SE HA REALIZADO conforme a las expectativas de la comunidad, interventoría urbana no ha recibido la obra, imagino que unas de las causas es porque no ha concluido y la otra porque no cumple con las especificaciones técnicas y según entiendo luego de cumplido un año en la ejecución esta obra ha sido trasladada para una serie de demandas y trámites de tipo legal.

Mientras tanto, la comunidad ha sido afectada, las tuberías NUEVAS no han servido y se han colapsado en este tiempo de invierno y la máquina del acueducto ha tenido que intervenir en no pocas oportunidades para que las aguas lluvias puedan ser evacuadas, varios inmuebles se inundaron.

Como se puede observar en la fotografía, lo que he llamado la cuadra dos ha sido prácticamente destruida de nuevo sobre las tuberías nuevas, han extraído todo el material puesto por los contratistas y reemplazado por material nuevo, las fallas técnicas las desconozco, lo que uno como ciudadano sabe es que la obra NO SE HA EJECUTADO, que MUCHO DINERO de nuestros impuestos, especialmente de VALORIZACIÓN se ha PERDIDO y que es una verdadera vergüenza, ver como nos timan de una forma tan vil.

Esta es una pequeñez, es un tramito de tres cuadras, y esta es una DENUNCIA PÚBLICA de una ciudadana, no estoy difamando a nadie, el registro fotográfico está ahí, se puede consultar todo en este enlace (http://denisbaqueromillan.blogspot.com/search/label/Obra%20P%C3%BAbilca).

¿Mi pregunta es por qué nosotros como ciudadanos no levantamos protesta ante acontecimientos como estos?.  De verdad, sin citar ex-campañas políticas, pero el dinero que los contribuyentes aportamos es muy VALIOSO y merecemos respeto, los Bogotanos hemos dado ejemplo desde hace varios años de ser contribuyentes muy juiciosos, solo esperamos obras que nos permitan mejorar nuestra  calidad de vida.

Si esto sucede con una obra de esta magnitud, no nos imaginemos lo que esta sucediendo con los mega-proyectos que se están ejecutando en la ciudad.

Una propuesta concreta es:  Realicemos este tipo de controles, tenemos la tecnología, (internet,blogs, twiter, facebook), una sola persona no puede presionar, pero si somos varios o muchos... Invito también a los jóvenes que son muy "pilos" con todos estos asuntos tecnológicos, los veo muy conectados por facebook y por el chat y sé que conocen y usan estas herramientas, bueno a partir de los 14 años podemos participar en la Junta de Acción comunal de nuestros barrios, por qué no podemos usar nuestro derecho y deber de ciudadanos: Veeduría Ciudadana por favor...!! O estaremos condenados a ser simples cómplices.

Suicidio moral

FUENTE: http://goo.gl/y0M14

A las 9:25 PM, por Bruno
Categorías : Iglesia en EspañaMoralPensamiento
Ayer, en la homilía de la fiesta de la Sagrada Familia, el abad del Valle de los Caídos habló de que Europa está encaminada a un “suicidio moral”. Trazó una línea desde la aparición del matrimonio civil y el divorcio, con la Revolución Francesa, pasando por el crecimiento de la mentalidad divorcista, las parejas de hecho, el aborto y el matrimonio gay hasta la actualidad.
Estaba pensando en ese suicidio moral del que hablaba el buen abad, intentando decidir si era un término adecuado o si había en él algo de exageración, cuando he leído esta noticia: la cámara alta del Parlamento suizo ha elaborado un proyecto de ley para despenalizar el incesto. La justificación, según Daniel Vischer, del Partido Verde, es que “no hay nada malo en que dos adultos se acuesten juntos, aunque estén emparentados”.

Resulta impresionante la ligereza con la que se tiran por la borda la moral, el sentido común, la psicología y la genética más básicas, la experiencia legal de siglos y la sabiduría de la práctica totalidad de la Historia humana. “Dos adultos”, dice, como si una chica de dieciocho años pudiera considerarse un adulto en comparación con su padre, como si esa relación no fuera desigual por su propia naturaleza. “No hay nada de malo”, dice, como si la endogamia incestuosa no fuera una aberración que va mucho más allá de la genética, con terribles consecuencias psicológicas, sociales, culturales y morales. “Se acuesten juntos”, dice, como si la sexualidad fuera únicamente algo biológico, como el comer o el respirar, algo cuya falsedad es evidente para cualquiera con dos dedos de frente.
En fin, lo cierto es que, después de leer la noticia, me ha quedado clarísimo que “suicidio moral” es lo menos que puede decirse del camino que ha tomado nuestra sociedad. Son legión, y nunca mejor dicho, las medidas legislativas y sociales que facilitan y fomentan hasta la saciedad, con excusas variadas, la promiscuidad, la ausencia de un verdadero compromiso, las desviaciones sexuales, el desprecio del matrimonio, la disgregación de la familia y una visión superficial y hedonista de la sexualidad.
Y todo se justifica mediante una concepción adolescente de la vida, que consiste, más o menos en “puedo hacer lo que me dé la gana, sin que nadie me diga nada por ello y sin ninguna consecuencia”. Sin embargo, como todos vamos aprendiendo al salir de la adolescencia, las acciones sí que tienen consecuencias. Y pretender que no es así es una receta infalible para el desastre. En este caso, una receta infalible para el suicidio moral de una sociedad que se ha convertido en su peor enemigo.

lunes, 27 de diciembre de 2010

La paradoja de la felicidad

FUENTE: http://www.fluvium.org/ (Vía suscripción correo)


        Mt 5, 1-12a Al ver Jesús a las multitudes, subió al monte; se sentó y se le acercaron sus discípulos; y abriendo su boca les enseñaba diciendo:
         —Bienaventurados los pobres de espíritu, porque suyo es el Reino de los Cielos.
         "Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados.
         "Bienaventurados los mansos, porque heredarán la tierra.
         "Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque quedarán saciados.
         "Bienaventurados los misericordiosos, porque alcanzarán misericordia.
         "Bienaventurados los limpios de corazón, porque verán a Dios.
         "Bienaventurados los pacíficos, porque serán llamados hijos de Dios.
         "Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque suyo es el Reino de los Cielos.
         "Bienaventurados cuando os injurien, os persigan y, mintiendo, digan contra vosotros todo tipo de maldad por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en el 
cielo.


        Al oir estas palabras del Señor e imaginándonos la escena –Jesús ante un numeroso grupo que le escucha, mientras Él con paciencia, pero con mucha fuerza, va detallando cómo han de ser los santos–, no podemos sino afirmar su deseo grande de que muchos encuentren una felicidad plena, completa. Ese "Bienaventurados", que repite una y otra vez, parece contener su deseo de vernos colmados, definitivamente satisfechos para siempre. El común destino –la Bienaventuranza– que aguarda a los que demuestren ser suyos en las diversas circunstancias que Jesús va desgranando, es una tal felicidad y satisfacción, según sugiere la reiterada repetición de una única palabra, que no es posible pensar en nada mejor.
        La bienaventuranza es el Cielo, ese estado perfecto para el que hemos sido pensados por Dios, Nuestro Señor y Padre amorosísimo. En el Cielo nos desea Dios que, en su Amor, quiere lo mejor para el hombre, la intimidad con Él mismo. Pues, siendo Él Amor, no nos ofrece un bien de grandes proporciones, sino su misma perfección absoluta. Es evidente que no tenemos capacidad para imaginar el Cielo. En efecto, como concluye el Apóstol: Ni ojo vio, ni oído oyó, ni pasó por el corazón del hombre, las cosas que preparó Dios para los que le aman.

        Resulta desde luego paradójico, como hemos leído en el evangelio de hoy, que por lo adverso se llegue a la más completa y eterna felicidad. No es así como nos organizamos de ordinario en este mundo. De hecho, suele entenderse la plenitud humana como un acumular satisfacciones y, a ser posible, que sean variadas y abundantes: a más satisfacciones, más felicidad, pensamos. Sin embargo, el Señor insiste en que la plenitud propia de los hombres no está en eso. Consiste más bien, repite una y otra vez, en el desprendimiento de los bienes materiales, porque no son nuestro fin; en la limpieza de corazón, para amar dignamente a los demás, libres de otras compensaciones; en sufrir con paciencia la adversidad, de un ambiente que con frecuencia es ajeno a Dios; en conservar la paz, cuando sería más fácil recurrir a la violencia; en ser menospreciados, por permanecer leales a la fe...

        Todo esto exige esfuerzo por parte del cristiano: renunciar a ese planteamiento de la vida que busca sencillamente el confort a corto plazo y contempla al hombre como un ser sólo de este mundo. Exige, en fin, del discípulo de Cristo, una confianza absoluta en su Señor, que le asegura eso: la Bienaventuranza, pero a través de objetivos costosos. Como diría un místico: per aspera ad astra, a lo más esplendoroso se llega a través de lo difícil.

        Hoy, que la Iglesia celebra la gran solemnidad de Todos los Santos, meditamos en esta paradójica lección del Señor, encomendándonos a la protección de aquellos que ya alcanzaron la meta; para que, como a los santos, la confianza en Dios nos anime a perder el miedo a lo que cuesta y Él espera. Conoce de sobra nuestro Dios la flaqueza de sus hijos y nuestra tendencia a buscar caprichosamente pequeños deleites inmediatos. Más aún, sabe que, aunque queramos, somos incapaces, sin su ayuda, de vivir el ideal de generosidad que nos propone. Pero con Él sí. Sabiéndonos hijos pequeños de un Padre Todopoderoso y Bueno, y comportándonos como tales, nada nos es imposible. Hasta los errores, las infidelidades, los pecados, incluso los más graves, si nos arrepentimos sinceramente, encuentran el perdón en el corazón de nuestro Dios y Padre, y pueden ser para sus hijos la ocasión de grandes virtudes por su Gracia.

        Como Maestro, sabe que enseña algo en cierta medida nuevo para el hombre, revolucionario diríamos hoy. Ese afán de muchos por disfrutar a base de no tener problemas y gozar al máximo de estímulos placenteros, no es propiamente, ni puede ser, la causa de la verdadera felicidad en los hombres, que estamos hechos para bastante más. Estamos pensados, para la Bienaventuranza, la felicidad completa, definitiva, que no se puede perder una vez lograda, y es la mayor posible para cada persona. Pero, en todo caso, ya sabemos que no tenemos capacidad para imaginarnos el Cielo...: Dios mismo colmando amorosamente nuestra pequeñez.

        Jesucristo, que nos habla del Cielo, animándonos a la Bienaventuranza a la que hemos sido destinados –vale la pena insistir en ello– por el amor que Dios nos tiene, Él mismo nos indica el camino. Es el camino recorrido ya por la multitud de los santos, que nos han precedido y hoy celebramos. Un camino transitado muchas veces, en las más variadas circunstancias y por personas de toda condición. También hoy tenemos cada uno nuestro propio camino hasta el Cielo, que seremos capaces de recorrer con la ayuda de Dios.

        A Santa María, Madre nuestra y Reina de todos los santos, nos encomendamos. Para que guíe nuestros pasos hasta la Eterna Bienaventuranza. Así hacen las madres de la tierra con sus pequeños, que los observan y animan con amor mientras caminan, y los socorren si hace falta en sus tropiezos.

 Recibir  NOVEDADES FLUVIUM

domingo, 26 de diciembre de 2010

SIDA: ¿SEXO SEGURO?


En el mundo se han gastado miles de millones de dólares desde 1970 para promover los anticonceptivos y el "sexo seguro" entre los adolescentes. Es tiempo de preguntarnos ¿Qué se ha conseguido con tanto dinero?

Increíblemente, los líderes del «sexo-seguro» y los promotores de los condones que nos metieron en este lío, aún continúan determinando las políticas en relación a la sexualidad del adolescente. Sus ideas han fracasado y es tiempo de volver a formularlas. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que usted ha escuchado a alguien decir a los adolescentes que es ventajoso no tener relaciones sexuales hasta el matrimonio?

Las ventajas se han ocultado, con trágicas consecuencias. A menos que lleguemos a comprender la enfermedad que acecha al mundo entero, la promiscuidad adolescente continuará y millones de jóvenes -pensando que están protegidos con los condones- sufrirán por el resto de sus vidas.

Sólo existe una manera segura de mantenerse libres del SIDA en medio de una revolución de liberalismo sexual. Esa manera es abstenerse de tener relaciones sexuales hasta el matrimonio y luego de casarse, ser fiel a una pareja no infectada.

Es un concepto que fue ampliamente respaldado en la sociedad hasta los años 60. Desde entonces, surgió una "mejor idea" (promoviendo el libertinaje sexual). Esta "mejor idea" está actualmente amenazando la familia humana en su totalidad.Se plantean preguntas inevitables cuando se propone la abstinencia. Es tiempo de dar algunas respuestas claras:¿Por qué aparte de las consideraciones morales, piensa usted que se debería enseñar a los adolescentes a abstenerse del sexo hasta el matrimonio?

Actualmente, no funciona ningún programa para controlar la pandemia de enfermedades sexualmente transmitidas. La denominada solución del "sexo seguro" en la práctica, es un desastre.

Los condones pueden fallar al menos en un 15.7% en lo que a prevención del embarazo se refiere. Fallan 36.3% al prevenir el embarazo entre las jóvenes pertenecientes a minorías y solteras.

En un estudio hecho entre hombres homosexuales, el British Medical Journal informó que el índice de deficiencia debido a deslizamiento o ruptura del condón es de 26%. Con estos datos científicos, es obvio que a las personas que confían en los condones, para el control de la natalidad, se les debe llamar futuros... "padres".

Considerando que una mujer puede concebir sólo unos cuantos días por mes, sabemos que el índice de deficiencia de los condones debe ser más alto cuando se trata de prevenir una enfermedad que puede ser transmitida los ¡365 días del año!.

Aquellos que dependen de un método tan inseguro deben usarlo adecuadamente en cada ocasión y aún así, existe un alto índice de deficiencia por factores que están más allá de su control. La joven víctima, a quien le dicen que este pequeño dispositivo látex es "seguro", no puede saber que está arriesgando el dolor por toda la vida e incluso la muerte por algo tan breve como un momento de placer. ¡Es enorme la carga que se coloca en las mentes y los cupertos inmaduros de los adolescentes!
Entre heterosexuales, la Sección Médica de la Universidad de Texas descubrió recientemente que los condones son sólo 69% efectivos en la prevención de la transmisión del virus de inmunodeficiencia humana (HIV). La Dra. Susan Weller, concluye que "cuando nos referimos a la transmisión sexual del SIDA, la única prevención real es no tener sexo con alguien que tiene o puede tener el SIDA".

Aún si gastáramos otros $50 mil millones para promover el uso del condón, la mayoría de adolescentes todavía no lo utilizarían consistente y adecuadamente. La naturaleza de los seres humanos y la pasión del acto sexual simplemente no les proporciona una respuesta disciplinada a los jóvenes.

¿Pero si usted sabía que un adolescente iba a tener relaciones sexuales, no le habría enseñado la utilización adecuada del condón?No, porque tal enfoque tiene una consecuencia no intencional. El proceso de recomendar el uso del condón a los adolescentes los conduce inevitablemente a 5 caminos peligrosos:

que el "sexo seguro" es factible;
que todos lo están haciendo;
que los adultos responsables esperan que lo hagan;
que es algo bueno; y
que sus semejantes saben y que ellos también saben que estas cosas engendran la promiscuidad. 

Estos son mensajes muy destructivos que se dan a nuestros hijos.

Además, los datos propios de la Planificación Familiar muestran que la razón número uno que lleva a los adolescentes a mantener relaciones sexuales es la presión social Por consiguiente, nada de lo que hagamos para contener el "todo el mundo lo está haciendo" resulta que más, no menos personas, lo intenten.

Los programas de distribución de condones no reducen el número de jóvenes expuestos a la enfermedad... por lo contrario, los incrementan radicalmente.¿Pero si usted fuese padre y supiera que su hijo o hija ha tenido sexo, no preferiría que el o ella utilizaran un condón?¿Qué cantidad de riesgo es aceptable cuando está hablando acerca de la vida de sus hijos?

Un estudio de parejas casadas en las que uno de ellos está infectado con HIV determinó que, 17% de los compañeros que utilizaban condones para protegerse se contagiaron del virus en un año y medio. Decir a nuestros hijos que "reduzcan su riesgo" a una en seis (17%) no es mejor que jugar a la ruleta rusa. Eventualmente, ambos son fatales.

La diferencia es que con una pistola, la muerte es más rápida. Finalmente, imagínese que alguien le obsequia un boleto para viajar a Miami y le dice que esta aerolínea sólo tiene una seguridad de 80%, es decir, que de 10 vuelos sólo llegarán a su destino 8 aviones ¿Usted volaría con esta aerolínea? Los adolescentes no escucharán el mensaje de abstinencia.

Sólo estarás perdiendo tu tiempo y aliento al tratar de venderles una noción como esa.

Es un mito –muy popular- creer, que los adolescentes son incapaces de entender y aceptar la abstinencia sexual antes del matrimonio. Casi el 65% de los jóvenes de secundaria menores de 18 años no han tenido relaciones sexuales.Hace algunos años, en Lexington, Kentucky, USA, se llevó a cabo un evento para jóvenes que presentaba a un ex convicto llamado Harold Morris.

El hablaba acerca de la abstinencia, entre otras cosas. ¡El coliseo tenía asientos para 18,000 personas pero había 26,000 adolescentes! Eventualmente más de 2,000 estaban de pie fuera del auditorio y escuchaban a través de un sistema preparado apresuradamente.

¿Quién dice que los adolescentes no escucharían este mensaje?Incluso los adolescentes que han sido sexualmente activos podrían escoger detenerse. Esto se denomina "VIRGINIDAD SECUNDARIA", un buen concepto que conlleva la idea de que los adolescentes pueden volver a comenzar.

Una jovencita recientemente escribió a Ann Landers para decirle que deseaba haber mantenido su virginidad. Finalizaba su carta diciendo: "Lo siento, no lo hice pero deseo haberlo hecho". Como adultos, responsables necesitamos decirle que, a pesar de todo, ella puede retroceder y avanzar. Ella puede recuperar su autovaloración y proteger su salud, porque nunca es tarde para comenzar a decir "no" al sexo premarital.

A pesar de ello, los defensores del sexo seguro predominan en los círculos educativos, ¿existen ejemplos positivos para los jóvenes de programas basados en la abstinencia?
Felizmente algunos excelentes programas se han desarrollado en USA. Spokane Ayuda al Adolescente (Teen Aid) y el Comité de Padres del Sureste (Southwest Parentes Committee) de Chicago son buenos ejemplos. También tenemos a Próxima Generación (Next Generation) en Maryland, Opciones (Choices) en California y Respeto por el Sexo (Sex Respect); Yo, Mi Mundo, Mi Futuro (Me, My World, My Future); Razones Razonables para Esperar (Reasonable Reasons to Wait); Sexo, Amor y Opciones (Sex, Love & Choices); F.A.C.T.S., etc. son programas basados en la abstinencia que ayudan a los adolescentes a tomar buenas decisiones a nivel sexual.

Sin embargo, establecer y mantener las ideas de abstinencia entre los jóvenes puede ser como escupir contra el viento. No porque no escuchen, porque la mayoría lo hace. Sino porque los mensajes pro abstinencia se sumergen en un mar de la tóxica propaganda para el adolescente "el sexo es inevitable, utiliza un condón", de los profesionales del "sexo seguro".

Ustedes responsabilizan a aquellos que han dicho a los adolescentes que la expresión sexual es su derecho, en tanto lo hagan "adecuadamente" ¿Quién más ha contribuido con esta epidemia?

La industria del entretenimiento debe verdaderamente compartir la culpa, incluyendo a los productores de televisión. Es interesante en este contexto, señalar que la mayoría de canales de televisión y por cable están retorciéndose las manos en relación a esta terrible epidemia del SIDA. Cínicamente algunos profesan que están muy preocupados por aquellos que están infectados con enfermedades transmitidas sexualmente, y... quizá sean sinceros.

Sin embargo, los ejecutivos de la televisión y los magnates del cine han contribuido poderosamente a la existencia y propagación de esta plaga. Durante décadas, representaron a los adolescentes y jóvenes adultos trepando de arriba abajo en las camas de otros como robots sexuales. Sólo a los tontos se les mostraba castos y estos eran tan estúpidos y feos como para no poder encontrar pareja.

Por supuesto, los "feos y estúpidos" nunca enfrentaron ninguna consecuencia por su buena conducta sexual. Sin embargo, los "pitucos y lindos" practicando el sexo seguro contrajeron herpes, sífilis, clamidia, inflamación pélvica, infertilidad, SIDA, tumores genitales o cáncer cervical.

A ninguno de estos pacientes se les ha dicho que no existe cura para su enfermedad o que tiene que enfrentar su dolor por el resto de su vida. Nadie ha escuchado que los diversos tipos de cáncer genital asociados con el virus papiloma humano (HPV) mata a más mujeres que el SIDA, o que las características de la gonorrea son ahora resistentes a la penicilina.

No hay nada sucio. Todo parece muy divertido. Pero, ¿qué precio estamos pagando ahora por las mentiras divulgadas?.El gobierno de Estados Unidos también ha contribuido con la crisis y continúa agravando el problema. Por ejemplo, un folleto de los Centros Federales para el "Control de las Enfermedades y la Ciudad de Nueva York" se titula "Los Adolescentes Tienen el Derecho" y aparentemente intenta liberar a los adolescentes de la autoridad adulta. Dentro de él hay seis declaraciones que conforman la "Declaración de Derechos de los Adolescentes", y son las siguientes:
Tengo el derecho de pensar por mí mismo.
Tengo el derecho de decidir cuando y con quien tener sexo.
Tengo el derecho de utilizar condones cuando practico sexo.
Tengo el derecho de comprar y utilizar condones.
Tengo el derecho de expresarme.
Tengo el derecho de solicitar ayuda si la necesito.
Bajo este último punto (el derecho a solicitar ayuda) hay una lista de organizaciones y números telefónicos, tanto en el Perú como en el extranjero, que se aconsejan para que los lectores llamen.
La filosofía que rige muchas de las organizaciones incluye el presentar la homosexualidad, el transvestismo, el bisexualismo como estilos de vida aceptables y "normales" y la promoción enérgica del derecho a la expresión sexual de los adolescentes.Seguramente existen muchísimas personas que reconocen el peligro que ahora está amenazando a las generaciones del futuro.

Es tiempo de hablar de un valor pasado de moda denominado castidad. Ahora más que nunca la VIRTUD es una necesidad.Si usted concuerda con nuestro Punto de vista es tiempo de plantear un nuevo enfoque de la sexualidad del adolescente. Por favor, separe este aviso y guárdelo. Llévelo a su próxima reunión del colegio. Enviélo a su Ministerio de Salud y a sus congresistas.

Distribuya copias en la Asociación de Padres de Familia y Maestros. Y por todos los medios, compártalo con los adolescentes. Empiece promoviendo la abstinencia antes del matrimonio como la más segura manera de sobrevivir a esta terrible epidemia mundial.
Dr. Raúl A. Cantella
Texto tomado de ACI Digital 

jueves, 23 de diciembre de 2010

El Pesebre (Nacimiento) y el corazon [Saludo de Navidad]

Para esta Navidad, quienes creemos y celebramos el Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo, el Niño Dios, por lo general  escuchamos frases como: “Permite que el Señor nazca en tu corazón” y una serie de exhortaciones y/o deseos que apuntan a lo mismo.

Y siempre me he preguntado, o mejor he reparado, ¿Pero cómo hago eso? En ocasiones expresiones de ese tipo exasperan y casi que suenan a una “frase de cajón”.

Permite que este año el Niño Dios nazca en tu corazón.  ¿Y Cómo hago eso? Pienso que la forma más correcta de “Permitir que Jesús nazca en nuestros corazones” es esforzándose en abrirle un espacio en el corazón. Esta realidad celebrada del Niño Dios, nos muestra aquel Dios tierno, frágil, que busca refugio y abrigo aunque siempre respetuoso.

Si pudiéramos imaginar que el pesebre de este año no es el que está en algún lugar de nuestras casas, sino que es en verdad nuestro corazón. ¿Cómo debe ser nuestro corazón para recibirlo? ¿Cómo está el pesebre de nuestra casa? Bonito, adornado, agradable, en un sitio privilegiado, etc.  Pues eso, así debemos procurar disponer nuestro corazón.

Vuelvo entonces a la pregunta ¿Cómo? No es tan fácil como organizar el pesebre, ciertamente. “Organizar” nuestro corazón de tal forma que se parezca al pesebre que construimos en nuestras casas es mucho más dispendioso.

Se me ocurren, varias cosas.

-          Oración sincera: Desear verdaderamente, sentir la necesidad de hospedar tan bella Persona dentro de nosotros, pedir con insistencia, con humildad y con cariño, que El nazca en nosotros y acompañe nuestros días.

-          Abrirle un espacio a El: Es decir, disponer el sitio, ofreciendo un cambio en una actitud o postura de nuestro corazón que reconozcamos sería indigna para su presencia en nuestra casa. Revisar nuestra vida, nuestro pecado dominante, la dificultad más marcada y realizar con el mismo amor conque pedimos que habite en nosotros el esfuerzo de cambio.

-          Pedir ayuda para realizar ese cambio concreto de actitud: Nosotros con nuestras propias fuerzas no podemos solos, debemos ser lo suficientemente realistas y humildes para darnos cuenta de esta realidad. Pues bien, tener el coraje de pedir ayuda, de pedir la Gracia de Dios, para que con nuestro sincero esfuerzo, su ayuda y su misericordia expresada en el sacramento de la Reconciliación, nuestro corazón sea un lugar más digno.

Conseguir adornar nuestro pesebre para Dios, es más difícil, para el pesebre de la casa solo necesitamos de nosotros mismos, de obtener los medios y los recursos, pero para construir un corazón bonito para el Niño Dios, necesitamos de nuestros recursos y de los medios de Dios, especialmente su Gracia.

El deseo más profundo de mi corazón es que esta Navidad sea eso para mí y para ti querido amigo. Y como la Navidad se repite cada año gracias a Dios, tendremos si El así lo permite varias Navidades para cada año ir puliendo nuestra casa, para que cada año sea más digna de tan bello, bendito, adorado y anhelado huésped. Porque la aspiración más sublime del ser humano es ser cada día ser mejores y nuestro modelo es Jesús, verdadero Dios y verdadero Hombre.

La paz de Cristo Jesús nos acompañe.

SEREIS COMO DIOSES

"La ambición del hombre le puede conducir al error."

Autor: Jesús David Muñoz, L.C.

Fuente: Virtudes y Valores 
Vía suscripción por correo: http://es.catholic.net/

«Seréis como dioses» (Gen 3,5) fue el argumento decisivo que utilizó el demonio para que el primer hombre cayera en la tentación. El error humano, sin embargo, no consistió en querer ser igual a Dios.

En sí mismo esto no está mal; es más, Jesucristo nos invita a imitar a Dios y a ser perfectos como Él (cf. Mt 5,48) ¿A qué otra creatura mejor podríamos dirigir nuestra mirada para buscar asemejarnos? Si Dios es lo que es, entonces debe ser ciertamente el auténtico modelo que nuestra vida.

¿Cuál fue entonces el error de Adán? Adán tenía una idea equivocada de lo que era Dios. Para él, ser dios significaba ser un patrón, dueño y señor de todo. Para su raquítica medida, la Divinidad era vista como omnipotente, omnisciente, gobernadora de toda la creación: un jefe y ya.

Este sería el concepto que el primer hombre tuvo del Creador; esto fue lo que quiso ser y precisamente en esta concepción reduccionista radicó su error. Adán no reconoció que Dios era en primer lugar y sobre todo Amor, y amor de donación, generosidad, entrega y sacrificio. No supo descubrir que la creación no era sólo un acto de poder y dominio inigualables, sino ante todo un acto de amor gratuito.

El secreto de este primer fracaso por ansiar conseguir cómodamente la felicidad estuvo en esa noción pobre y restringida de lo que era el Creador; y al error conceptual siguió el pecado del espíritu, la hybris (desenfreno).

Muchos siglos después de este relato bíblico, el ser humano no ha cambiado mucho y seguimos tropezando en la misma piedra. Queremos ser como dioses, pero dioses poderosos, justicieros, controladores de las leyes naturales y de la moral a merced de nuestra arbitrariedad y extravagancia. Queremos tener en nuestras manos la decisión sobre la vida, sobre la muerte.

Nuestra ambición se reduce a suplantar el lugar de aquel ser que, visto de modo erróneo, sería poseedor, dueño de todo, alguien que rige el mundo a su antojo; un dios que realmente no existe sino en las historias de la mitología griega: caprichoso, maniático, sensual.

Una visión así de lo Divino es propia de una religiosidad ridícula y pobre; una equivocación que lleva a confundir a los dioses paganos y sus vidas desordenadas y licenciosas con el Dios verdadero, a “Zeus” con Jesucristo. Por eso no podemos descubrir su verdadero rostro.

En medio de esta historia de desaciertos, vemos un claro de luz. Después de tanto bregar por una concepción verdadera de Dios ha tenido que venir Él mismo a decirnos la clave de interpretación de nuestras aspiraciones más profundas y anhelos más íntimos. Jesucristo no vino a darnos una “lectio magistralis” sobre el Creador.

Simplemente pasó su vida amando y enseñándonos a vivir, a “ser como dioses”. «Dios es amor» (1Jn 4,8). Aquí comenzó una verdadera revolución; la mejor revolución que ha conocido la historia de la humanidad. Si queréis ser como Dios, si queréis ser auténticamente felices, debéis amar
Decía el Papa Benedicto XVI, en la misa de inicio de su pontificado: «No es el poder lo que redime sino el amor. Éste es el distintivo de Dios» (Benedicto XVI, 20 de abril de 2005).

Ya sabemos lo que nos hará felices, ya tenemos el camino trazado, la actitud auténticamente humana: amar. Tan bueno ha sido Nuestro Salvador con nosotros que al mandarnos amar (cf. Jn 13,34), nos orienta, nos “obliga” a ser felices.
Amad y seréis como dioses, como Dios. Entonces seréis plenamente hijos suyos (cf. Mt 5,45-46).

Si quieres comunicarte con el autor de este artículo, escribe un mensaje a jesusmunos@legionaries.org

miércoles, 22 de diciembre de 2010

LA BAJA NATALIDAD ES LA BASE DE LA CRISIS ECONOMICA


"Esta crisis tiene su origen en el hecho de que hemos negado la vida, no hemos tenido hijos, o además de no tenerlos, incluso los hemos matado, y por tanto hemos reducido el crecimiento de la población por debajo de los ritmos naturales"

Autor: Ettore Gotti Tedeschi |
Fuente: http://www.forumvida.org.  Vía correo por suscripción: http://es.catholic.net/

En las decenas de debates en los que he participado sobre la actual crisis económica en los últimos dos años, raramente he oído afrontar el problema de sus orígenes y de su realidad histórica. Por ello intentaré razonar sobre estos temas de una forma que no es habitual.

El origen de esta crisis económica no reside en el uso equivocado de instrumentos financieros por parte de banqueros o políticos o financieros. Esta crisis tiene su origen en el hecho de que hemos negado la vida, no hemos tenido hijos, o además de no tenerlos, incluso los hemos matado, y por tanto hemos reducido el crecimiento de la población por debajo de los ritmos naturales, penalizando gravemente el crecimiento económico, el desarrollo, el bienestar.

¿Por qué razón estas cosas no se dicen? No de dicen porque se consideran de carácter moral. Y todo lo que es de carácter moral no se considera porque aparentemente no es científico.

Como afirma también el Papa Benedicto XVI en la Caritas in Veritate, el origen de esta crisis es de carácter moral: se ha negado la vida.

En el primer capítulo de la encíclica, el Papa recuerda las dos encíclicas de Pablo VI, Populorum Progressio (1967) y Humanae Vitae (1968). Pablo VI sugería que una lógica de desarrollo económico no podía prescindir del valor del hombre y por tanto del valor de la vida, y que el desarrollo debía ser integral para el hombre y no sólo material.

De hecho, en la Caritas in Veritate, Benedicto XVI expone con una racionalidad extrema el hecho de que la consecuencia del no respeto a la vida y a un desarrollo integral del hombre ha generado una forma de nihilismo y un alejamiento de la cultura contemporánea de toda forma de verdad o de principio de referencia. Este reduccionismo ha influenciado a la economía, las finanzas, la política, hasta el punto de conseguir una forma de autonomía moral que se ha convertido en enemiga del hombre.

Sobre las razones del derrumbe del desarrollo económico que ha llevado a esta crisis, ya en 1968, en la Universidad de Stanford, el profesor Paul Ralph Ehrlich comenzó a proponer una teoría neo-malthusiana suya según la cual si el crecimiento de la población hubiese continuado al ritmo de los últimos años, habría provocado un fenómeno que fue considerado aterrados en su momento: es decir, centenares de millones de personas antes del año 2000 habrían muerto de hambre por la falta de recursos.

Algunos años después, en un libro titulado “Los límites del desarrollo”, elaborado y propuesto por el Club de Roma y por muchos otros círculos similares, volvía a proponer las profecías catastróficas de Ehrlich, sosteniendo que la tasa de crecimiento de la población era demasiado alta, que había que detenerla, de lo contrario decenas de millones de personas morirían de hambre antes del año 2000 en Asia, en China y en India. Imaginaos un poco: no sólo no han muerto de hambre, sino que han llegado a ser más ricos que nosotros, hasta el punto de sostener en pie nuestra economía.

¿Y quién ha producido esta riqueza? Ha sido precisamente el crecimiento de sus poblaciones. ¿Qué provoca un sistema económico que no tiene hijos? Me limito solo a mi conocimiento de los hechos y exclusivamente a las “cunas vacías”. Los “no nacimientos” provocan una forma de congelación del número de la población y en consecuencia el aumento de los costes fijos de una estructura económica. En los años 70 el mundo estaba dividido convencionalmente en cuatro grandes áreas: el mundo desarrollado, cerca de mil millones de personas, con Estados Unidos, Canadá, Japón y Europa; después estaba el segundo mundo, el del bloque soviético; después estaba un mundo en vías de desarrollo; y finalmente, el cuarto mundo, en condiciones de grave subdesarrollo.

En aquellos años, el llamado mundo desarrollado, a causa de las teorías neo-malthusianas, bloqueó el crecimiento de la población de un 4-4,5% a una bajada progresiva hasta el 0% de los años Ochenta, sobre todo en Europa, Estados Unidos, Canadá y Japón.

¿Sabéis que significa crecimiento cero? Uno piensa: ¡no se tienen hijos! No, crecimiento cero quiere decir que se tienen dos hijos por pareja, que es la tasa de sustitución. El crecimiento cero provoca la congelación del número de una población y cambia su composición: hay menos jóvenes que acceden al mundo del trabajo y de la productividad, y más personas que salen del mundo del trabajo por ancianidad. Esto provoca por un lado una menor productividad, un detenimiento del ciclo del desarrollo social, por tanto se casan menos parejas, menos parejas tienen hijos, y por otro aumentan los costes fijos. Porque las personas que envejecen tienen un coste mayor como pensiones y como sanidad, Este es un fenómeno que fue ignorado completamente.

El crecimiento cero provoca la imposibilidad de reducir los impuestos porque aumentan los costes fijos: en 1975 el peso fiscal en Italia era del 25% del producto interno bruto, hoy es el 45%. El fenómeno de las cunas vacías no sólo frena completamente el crecimiento, sino que hace caer la tasa de acumulación del ahorro, porque una familia con un solo hijo tiende a no ahorrar, pierde motivaciones y no ve grandes perspectivas.
¿Qué hizo nuestra civilización desarrollada para compensar la caída del desarrollo consiguiente a la caída de los nacimientos? Llevó a cabo dos intervenciones concretas de carácter económico: el aumento de la productividad; y la deslocalización productiva. El aumento de la productividad a través de la innovación tecnológica, intentando producir más para hacer crecer más la tasa de desarrollo. La segunda estrategia fue la deslocalización productiva, es decir, la transferencia a Asia de una serie de producciones de bajo coste con el objetivo de obtener bienes que costaban menos y que hacían aumentar el poder adquisitivo. Pero tampoco esto bastó. Entonces se adoptó el llamado sistema de crecimiento a débito, haciendo endeudarse al sistema económico y sobre todo a las familias.

Os doy dos números: desde 1998 hasta 2008 el endeudamiento del sistema “Italia” ha crecido del 200% al 300% del PIB, es decir, un 50%. Todo esto para sostener una tasa de crecimiento que prescindía completamente de los nacimientos y del crecimiento de la población. Pero fue aún peor en los Estados Unidos, cargados también por exigencias de presupuesto militar. En los últimos 10 años, desde 1998 hasta 2008, el peso del endeudamiento de las familias americanas sobre el PIB pasó del 68% al 96%, es decir, 28 puntos porcentuales. 28 dividido entre diez hace 2,8 al año de crecimiento debido completamente a la tasa de endeudamiento de las familias: es decir, las familias, para sostener los consumos y el crecimiento económico del PIB se han endeudado hasta un nivel insostenible.

Las familias se han encontrado siendo ellas subsidiarias del Estado, en lugar de lo contrario. Las familias se han endeudado durante muchos años, han visto derrumbarse el valor de sus inversiones, han visto caer el valor de la casa que habían comprado, han visto derrumbarse el valor de su fondo de pensiones, y todo esto endeudándose para mantener en pie casi el 75-80% del producto interior bruto americano. ¿Y todo esto por qué? Porque no se tenían hijos o no se dejaban nacer suficientes; está claro, y lo sabemos todos, que la tasa de crecimiento americano de la natalidad era levemente superior, pero ello se debía mucho también al proceso de inmigración latino-americana, que no ha sido suficiente para compensar las exigencias del PIB americano.

En conclusión: hace muchos años pensábamos que no teniendo hijos nos habríamos convertido en más ricos, habríamos estado mejor. Ha sucedido exactamente lo contrario: no teniendo hijos, nos hemos convertido en más pobres y estaremos mal durante mucho tiempo si no conseguimos desinflar este sistema de endeudamiento y si no volvemos a dejar nacer al menos a los niños concebidos.

martes, 21 de diciembre de 2010

ECOLOGISMO COHERENTE

Autor: Ignacio Juez

Fuente: www.ideasrapidas.org
y envío vía: http://es.catholic.net/
El ecologismo coherente se apoya en el deber de buscar el bien de los hombres dejándoles un mundo mejor.

• A. Una base firme.
• B. Consecuencias: el respeto.

A. Una base firme

1. El problema. Un buen ecologista respeta con cuidado los animales y plantas. Sin embargo, esta actitud requiere una aclaración, pues el mismo ecologista se alimenta de animales y plantas. Surgen así unas dudas: ¿se respeta lo que se mata para comer?, ¿cómo explicar este comportamiento unas veces cuidadoso y otras no?

2. Una primera explicación. El hombre por su inteligencia domina la creación y usa de los animales y plantas según su conveniencia, pero no abusa de ellos pues desea que le sirvan más adelante. Sin embargo, todavía falta solidez a esta idea, pues podría usar y abusar a su antojo. Para que esto no ocurra hay varias soluciones:

3. El gobierno dicta leyes que regulan esta materia y castigan las infracciones. Esto resuelve muchos problemas y es un paso importante que se debe dar. Pero el problema continúa, pues podría concluirse que lo importante es que no te pillen, es decir, el hombre usa y abusa mientras la policía o los guardas no le pillen.

4. La propaganda. Para que esto no suceda, lo siguiente que se intenta -también correcto- es educar a la multitud mediante la propaganda ecológica. Pero así no se alcanza el remedio mejor, pues se diría que el hombre usa y abusa en la medida en que haga más o menos caso a la propaganda.

5. La solución del corazón. Buscando planteamientos más serios, se puede decir lo siguiente: Cada persona tiene un solo corazón con el que se ama a sí mismo, a Dios y a los demás, a los animales y las plantas. La persona de corazón noble desea el bien para todo lo que le rodea, y por eso respeta los seres creados aunque nadie le vigile. Esta idea resuelve parte del problema pero:

o Los sentimientos son variables y no siempre razonables. Por ejemplo, según esto se cuidaría mucho de los lindos gatitos de angora y podría maltratarse a las hienas, chacales, buitres y lobos.

o Queda sin resolver por qué es correcto matar a unos y no a otros. En este punto suele decirse que es necesario evitar la desaparición de una especie. Es buen argumento para un corazón sensible, pero se puede responder que los propios animales se matan entre sí sin tener en cuenta extinciones y muchas especies han desaparecido sin intervención humana, de modo que la extinción de especies es natural. Sin embargo, no la deseamos, y conviene encontrar mejores razones para su protección.

6. Una posible solución. Se deben cuidar los animales y plantas no por sí mismos sino por el bien del hombre. En concreto, para que los siguientes seres humanos encuentren un mundo mejor. Así hay coherencia en combinar el cuidado y la explotación de la naturaleza. Y se comprende la validez de matar unos animales mientras se protege a otros que al hombre le interesa cuidar por algún motivo.

7. Una consecuencia. Por tanto, no se trata de amar el ecologismo sobre todas las cosas, sino por el bien del hombre; no se protegen animales y plantas por encima de todo, sino por el bien del hombre. Por ejemplo, unas veces el bien de unos pueblos puede aconsejar admitir algún deterioro ecológico, mientras otras veces conviene exigir un mayor cuidado ecológico buscando igualmente el bien de esos pueblos.

8. ¿Y si a uno le importan poco los demás? El egoísmo no es compatible con un ecologismo coherente. Al egoísta le importa poco como deja el mundo a los demás.

9. ¿Hay otro apoyo para el ecologismo?. El hombre ha recibido de Dios el encargo de usar y cuidar la creación. Por tanto, la creación no es propiedad del hombre, sino que está en régimen de alquiler. El hombre es responsable ante Dios del cuidado de la creación: puede y debe usarla pero razonablemente, sin salirse de los planes previstos por el Creador que siempre busca el bien de los hombres.

10. Entonces, ¿cuál es la base firme del ecologismo? El ecologismo coherente se apoya en el deber de buscar el bien de los hombres dejándoles un mundo mejor. Y este deber de buscar el bien humano se apoya en que Dios ama a los hombres. Con otras palabras, el amor a Dios y al prójimo exigen y avalan los cuidados ecológicos.

11. ¿El ecologismo no se apoya en respetar la naturaleza por exigirlo la propia naturaleza? Este argumento es bastante válido, pero puede conducir a incoherencias y exageraciones. Por ejemplo, si la propia naturaleza erosiona paisajes y elimina especies, es incoherente que el hombre deba protegerlos porque la naturaleza lo exija; será por otro motivo. Otro ejemplo: si la naturaleza de por sí puede exigir a los hombres un respeto, lo coherente sería respetarla siempre, pero esto es exagerado pues conduciría a prohibir la pesca, la caza, la agricultura y las granjas.

12. ¿La naturaleza no exige un respeto? El Creador de la naturaleza es quien exige respetarla por el bien de los hombres. En realidad la llamada naturaleza es sólo un conjunto de animales, plantas y elementos materiales que no pueden de por sí exigir cosas al hombre. En cambio, el Creador de la naturaleza y del hombre sí puede exigir al hombre que cuide la naturaleza, sin exageraciones.

13. ¿Algún otro apoyo para un ecologismo coherente? A las personas más espirituales les gustará esta idea: quien cuida el medio ambiente colabora con Dios en la mejora y conservación del mundo. Y colaborar con Dios es algo de mucha dignidad y grandeza.

B. Consecuencias: el respeto

Concretamos ahora algunas actitudes del buen ecologista. La primera de ellas es el respeto, que -si es coherente- debe ejercitarse en cuatro grandes campos:

1. Respeto a los animales y plantas. Es la actitud ecológica típica y no hace falta añadir comentarios.

2. Respetar a los demás hombres. Sería incoherente tratar bien a los animales y plantas y olvidar a los hombres. Precisamente el ecologismo respeta animales y plantas por el bien humano. Este respeto a los hombres conduce a varias consecuencias prácticas:

o El buen ecologista es partidario de la vida. Nunca del terrorismo, ni del aborto. Respeta la vida de las semillas vegetales y humanas (embrión).

o Un buen ecologista respetará a sus padres y a las autoridades; etc.

o Un buen ecologista vestirá correctamente (moda) y no adoptará gestos provocativos, por respeto a la intimidad de los demás (y a sí mismo). Por ese mismo respeto procurará dominar sus instintos sexuales.

o Un buen ecologista no será violento, sino amable con los demás. No murmurará.

3. Respetarse a sí mismo. El respeto a los animales y plantas está ligado lógicamente a tratarse del mismo modo a uno mismo. Por ejemplo, un buen ecologista será sobrio en la bebida y no se drogará.

4. Respetar a Dios. Este punto es más importante de lo que parece, pues si no se ama a Dios sobre todas las cosas, cabe el peligro de amar el ecologismo sobre todas las cosas, con actitudes desorbitadas e irracionales. Por otro lado, si el amor a los animales y plantas no se basa en el respeto y obediencia a Dios sino en los propios gustos, se acabaría por amar egoístamente a los animales y plantas que por algún motivo caen bien (amor).

5. No basta con respetar. El buen ecologista no queda indiferente ante la posible desaparición de una especie, sino que busca activamente su mejora y desarrollo. El ecologismo coherente aplica esta misma actitud ante los seres humanos: no basta con respetarlos, sino que es preciso interesarse activamente por los demás. El egoísmo y la comodidad no son propios del buen ecologista, que siempre será servicial, y buscará habitualmente el bien de los demás, incluso el bien para sus almas.


Si quieres comunicarte con el autor de este artículo, escribe un mensaje aijuez@ideasrapidas.org

lunes, 20 de diciembre de 2010

La verdadera historia de Santa Claus



Autor: Blanca Arias de Anda
FUENTE: http://es.catholic.net/
Comenzamos ya el mes de Diciembre, y poco a poco las casas van mostrando sus variados adornos y luces multicolor, por supuesto es una fiesta importantísima sin duda, Navidad es la fiesta del amor hecho hombre y de la generosidad en el compartir de los bienes del mismo modo que Dios comparte con nosotros la naturaleza humana.

Cada año, los católicos enfrentamos una lucha por rescatar a Jesús de entre tantas “Fiestas, comidas, regalos, adornos, compromisos etc.”

Sin embargo creo que también debemos esforzarnos por rescatar del dominio de los comerciantes todo lo que realmente nos pertenece como católicos, en especial me quiero referir a la tan maltratada imagen de Santa Claus. Si, leyó usted bien, y tal vez le sorprenda esta inquietud mía, la verdad es que he escuchado a más de un católico, refiriéndose a Santa Claus como el ”gordito de barbas blancas”, ocupando el lugar de quien la misma Iglesia se encarga de ponernos como ejemplo de devoción a Jesús Niño, de paciencia, fe en la persecución y sobre todo generosidad. Si, nuestro maltrecho Santa Claus no es otro más que San Nicolás de Bari.

Desdichadamente los católicos nos hemos dejado robar de la mercadotecnia que, con tal de vender en estas fechas, ha sido capaz de inventar a través de los años malformaciones tales como los duendes, el taller de juguetes, el simpático reno Rodolfo, y hasta la misma Sra. Claus. Bueno, eso es lo que nos venden las miles de promociones y películas de temporada.

A continuación una breve reseña de su vida y del porqué se ha desvinculado de la Navidad, le invito a leer este artículo... y después... saque usted sus conclusiones. 

San Nicolás de Bari nació en el año 310 después de Cristo, en un tiempo de persecución, donde la enseñanza de la doctrina de Jesús suponía estar en Contra del Imperio Romano. Por lo alejado de la época es difícil saber con exactitud su nacionalidad Países como Rusia, Turquía y en general medio Oriente se atribuyen este privilegio. Los padres de Nicolás que eran gente adinerada habían inculcado en su hijo el espíritu de generosidad entre otras virtudes, de modo que en una ocasión cambió a su caballo por un esclavo en una subasta para regalarle su libertad, lo que provocaba la burla entre los paganos y falta de respeto entre los Cristianos, todas las caridades las hacía en nombre de Jesús y con su ejemplo muchos se convertían a Cristo. Siendo aún muy Joven mueren sus padres y comienza a dar a manos llenas entre los mas necesitados; al llamarle la atención su administrador, San Nicolás, responde que si sólo ha dado la tercera parte de su herencia se preocuparía por dales más. 

Se cuenta que en una ocasión supo de tres jovencitas que pretendían casarse pero su padre no podía pagar la dote correspondiente. Al saberlo Nicolás (pretendiendo realizar la caridad sin ser visto), dejó caer por la chimenea unas monedas de oro que coincidentemente cayeron en unas medias de lana que las jóvenes habían dejado secando (por eso se cuelgan las medias tejidas que sirven para que ahí nos deje a nosotros los regalos que el niño Jesús nos manda desde el cielo, y por eso es el mito de que no puede ser visto por los que recibirán el regalo). Así, es conocido como el patrono de las parejas que desean tener un buen matrimonio y como protector de las familias en problemas económicos. En algunos países su imagen aparece con tres monedas de oro en las manos.

En esos tiempos era emperador Diocleciano quien ordena a Cesar Galerio acabar con los cristianos con toda la fuerza. Es en esta época que San Nicolás es nombrado Obispo de Myra Turquía (de ahí el color rojo de su vestimenta).

A pesar de vivir la feroz persecución Nicolás no perdía su sentido del humor y su alegría especialmente al platicar con los niños acerca del Nacimiento de Jesús en quién ponía toda su Esperanza (de ahí el amor a los niños y el típico Jo, Jo, Jo).

En una de las persecuciones fue aprehendido y encarcelado por casi 30 años, aún desde la cárcel se sacrifica y ora por su Iglesia, a pesar que los soldados romanos se burlaban de Él diciéndole que ya se había acabado la fe en Cristo.

Al convertirse al cristianismo el emperador de Roma, Constantino, hijo de Santa Elena, el Obispo Nicolás fue liberado, ya anciano con el pelo largo y la barba blanca, y convencido que era el único creyente que quedaba, regresa a su ciudad dispuesto a empezar otra vez la Iglesia de Cristo.

Su sorpresa fue grande cuando llegando al lugar observa la Catedral que había sido reconstruida y en ella los Cristianos entonaban el cántico Adestae Fidelis ya que estaban celebrando la fiesta de Navidad (por eso la relación de Navidad con la llegada de San Nicolás).

Se dice que asistió al Concilio de Nicea (325 dC) también que sofocó un motín en Taifalea, Frigia. Y que sostuvo con su dinero y con su fe a su pueblo y a ciudades como Patara y Lycia de Kalamaky que vivían hambrunas.

Uno de los milagros más sorprendente es el de haber resucitado por su intercesión a tres niños que habían caído de un árbol y muerto al instante. Motivo por el cual también se le representa con tres niños a su lado. A pesar de ser anciano, seguía viajando, evangelizando y entregando juguetes a los niños para recordar a todos que en Navidad recibimos el mejor de los regalos a través de Cristo, la esperanza de la salvación Eterna.

Sus restos descansan en la Basílica de San Nicolás, en Bari Italia, desde el siglo XI (1087) y a falta de precisión de su fecha de paso a la vida eterna lo veneramos (o deberíamos) el 6 de Diciembre.

Otra de las formas en las que se representa su imagen en Holanda, es con un barco en las manos ya que por su mediación se salvo un barco de zozobrar en la tormenta.

La imagen que conocemos actualmente del clásico Santa Claus, fue modificada por el inmigrante Alemán recién llegado a Nueva York el protestante Thomas Nast quien lo ilustra para el semanario “Harper” en 1864 mostrándolo con el traje rojo las botas, un gran saco de juguetes y entrando en una chimenea.

Por ser uno de los primeros santos de nuestra Iglesia su nombre se ha modificado con los siglos del vocablo Sajón Saint Nickleaus, a santa Claus.

Espero que el conocer este artículo le impulse a conocer más de cerca de este gran Santo, ejemplo de virtudes que tanta falta le hacen a esta temporada Navideña y dar a conocer a nuestros niños y jóvenes a San Nicolás, el verdadero Santa Claus.

*Algunos datos tomados del libro El Sentido de la Navidad de Maria Eugenia Alvarado de Arcos, entre otras fuentes


Preguntas y comentarios al autor de este artículo


  • Tradiciones y Costumbres Navideñas

    Lo más importante de las tradiciones y costumbres no es sólo el aspecto exterior, sino su significado interior
    Autor: Tere Fernández |
    Fuente: http://es.catholic.net/  (Correo por suscripción)


    Origen de las tradiciones

    Las tradiciones y costumbres son una manera de hacer presente, de recordar lo que ocurrió en el pasado. Son hechos y obras que se transmiten de una generación a otra de forma oral o escrita. La palabra tradición viene del latín “traditio” que viene del verbo “tradere” que significa entregar. Se podría decir que tradición es lo que nuestros antepasados nos han entregado.

    En el caso de la Navidad, lo más importante de las tradiciones y costumbres no es sólo el aspecto exterior, sino su significado interior. Se debe conocer por qué y para qué se llevan a cabo las tradiciones y costumbres para así poder vivirlas intensamente. Este es un modo de evangelizar.

    Existen muchas tradiciones y costumbres de la Navidad que nos ayudan a vivir el espíritu navideño, pero debemos recordar que este espíritu se encuentra en la meditación del misterio que se celebra.

    A continuación, presentaremos algunas de éstas con una pequeña explicación acerca de su significado y origen:

    El árbol de Navidad

    Los antiguos germanos creían que el mundo y todos los astros estaban sostenidos pendiendo de las ramas de un árbol gigantesco llamado el “divino Idrasil” o el “dios Odín”. A este dios se le rendía culto cada año, durante el solsticio de invierno, cuando para ellos, se renovaba la vida. La celebración de ese día consistía en adornar un árbol de encino con antorchas que representaban a las estrellas, la luna y el sol. En torno a este árbol bailaban y cantaban adorando a su divinidad.

    Cuentan que San Bonifacio, evangelizador de Alemania, derribó el árbol que representaba al dios Odín y en el mismo lugar plantó un pino, símbolo del amor perenne de Dios. Lo adornó con manzanas y velas, dándole un simbolismo cristiano. Las manzanas representaban las tentaciones, el pecado original y los pecados de los hombres; las velas representaban a Cristo, la luz del mundo y la gracia que reciben los hombres que aceptan a Jesús como Salvador.

    Esta costumbre se difundió por toda Europa en la Edad Media. Por medio de la Conquista española y las migraciones, esta tradición llegó a América. Poco a poco, la tradición fue evolucionando: se cambiaron las manzanas por esferas y las velas, por focos que representan la alegría y la luz que Jesucristo trajo al mundo.

    Las esferas, actualmente, simbolizan las oraciones que hacemos durante el periodo de Adviento. Los colores de las esferas también tienen un significado simbólico:


  • azules; oraciones de arrepentimiento


  • plateadas; de agradecimiento


  • doradas; de alabanza


  • rojas; de petición



  • Se acostumbra poner una estrella en la punta del pino que representa la fe que debe guiar nuestras vidas.

    También, se suelen poner adornos de diversas figuras en el árbol de Navidad. Éstos representan las buenas acciones y sacrificios, los “regalos” que le daremos a Jesús en la Navidad.

    Para aprovechar la tradición: Se sugiere adornar el árbol de Navidad a lo largo de todo el Adviento, explicando a los niños su profundo simbolismo crisitiano. Los niños elaborarán sus propias esferas (24 a 28, dependiendo de los días que tenga el Adviento) con una oración o un propósito en cada una. Conforme pasen los días, las irán colgando en el árbol de Navidad, hasta el día del Nacimiento de Jesús.

    Las tarjetas de Navidad

    La costumbre de enviar mensajes navideños se originó en las escuelas inglesas, donde se pedía a los estudiantes que escribieran algo que tuviera que ver con la temporada navideña, antes de salir de vacaciones de invierno. Las tarjetas se enviaban por correo a su casa y así sus padres recibían un mensaje de Navidad.
    En 1843, W.E. Dobson y Sir Henry Cole hicieron las primeras tarjetas de Navidad impresas, con la única intención de poner al alcance del pueblo inglés las obras de arte que representaban al Nacimiento de Jesús.
    En 1860, Thomas Nast, creador de la imagen de Santa Claus, organizó la primera venta masiva de tarjetas de Navidad en las que aparecía impresa la frase “Feliz Navidad”.
    Es una costumbre muy bonita, pues a través de las tarjetas se puede comunicar a todos nuestros seres queridos la alegría que sentimos por el Nacimiento de Cristo.

    Los villancicos

    Se dice que el compositor de los primeros villancicos fue el Marqués de Santillana, que compuso una serie de canciones para celebrar, con sus tres hijos, el misterio de la Navidad.

    Sin embargo, los primeros villancicos que se conocen fueron compuestos por los evangelizadores en el siglo V, con la finalidad de llevar la Buena Nueva a los aldeanos y campesinos que no sabían leer.
    Sus letras hablaban sobre el Misterio de la Encarnación en lenguaje popular y estaban inspirados en la liturgia de la Navidad.

    Como se llamaba “villanus” al aldeano, con el tiempo, el nombre cambió a “villancicos”. Éstos hablan en un tono sensible e ingenioso de los sentimientos de la Virgen María y de los pastores ante el Nacimiento de Cristo.
    En el siglo XIII, se extienden por todo el mundo junto con los nacimientos de San Francisco de Asís.

    Los villancicos favorecen la participación en la liturgia de Adviento y de Navidad. Cantar villancicos es un modo de demostrar nuestra alegría y gratitud a Jesús y escucharlos durante el Adviento ayuda a la preparación del corazón para el acontecimiento de la Navidad.

    San Nicolás 

    .La imagen de Santa Claus, el viejecito regordete y sonriente que trae regalos a los niños buenos el día de Navidad, tuvo su origen en la historia de San Nicolás.

    Nicolás nació en una antigua provincia de Asia Menor, en el siglo IV. La capital, Mira, estaba cerca del mar (hoy, corresponde al sudoeste de Turquía) y era una sede episcopal. Nicolás fue escogido obispo de esta sede y ahí se hizo famoso por su extraordinaria piedad. Estuvo encarcelado por defender su fe durante la persecución de Diocleciano. Sus reliquias se encuentran en el pueblo de Bari, Italia.

    Existen varias leyendas que hablan acerca de la vida de este santo:
    Se dice que fue heredero de una gran fortuna, misma que dedicó a ayudar a los pobres que conocía. Nicolás era feliz ayudando a los demás, especialmente a los pobres y a los esclavos. Era bueno, generoso y tenía un gran sentido del humor.
    En cierta ocasión, el jefe de la guardia romana de aquella época, llamado Marco, quería vender como esclavo a un niño muy pequeño llamado Adrián y Nicolás se lo impidió.

    En otra ocasión, Marco quería apoderarse de unas jovencitas si su padre no le pagaba una deuda. Nicolás se enteró del problema y decidió ayudarlas. Tomó tres sacos llenos de oro y en la Noche de Navidad, en plena obscuridad, llegó hasta la casa y arrojó los sacos por la chimenea, salvando así a las muchachas.

    Marco quería acabar con la fe cristiana, mandó quemar todas las iglesias y a encarcelar a todos los cristianos que no quisieran renegar de su fe. Así fue como Nicolás fue capturado y encarcelado.
    Cuando el emperador Constantino se convirtió a la fe católica, liberó a todos los cristianos y Nicolás era ya viejo. Cuando salió de la cárcel, tenía la barba crecida y blanca y llevaba sus ropajes rojos, que lo distinguían como obispo. Con todo, los largos años de cárcel no lograron quitarle su bondad y su buen humor.

    Los cristianos de Alemania tomaron la historia de los tres sacos de oro echados por la chimenea el día de Navidad y la imagen de Nicolás al salir de la cárcel, para entretejer la historia de Santa Claus, viejecito sonriente y gordinflón, vestido de rojo, que entra por la chimenea el día de Navidad para dejar regalos a los niños buenos.

    El Nombre de Santa Claus viene de la evolución paulatina del nombre de San Nicolás: St. Nicklauss, St. Nick, St. Klauss, Santa Claus, Santa Clós.

    Para dar un sentido cristiano a la tradición: El ejemplo de San Nicolás nos enseña a ser generosos, a dar a los que no tienen y a hacerlo con discreción, con un profundo amor al prójimo. Nos enseña a estar pendiente de las necesidades de los demás, a salir de nuestro egoísmo, a ser generosos no sólo con nuestras cosas sino también, con nuestra persona y nuestro tiempo.

    La Navidad es un tiempo propicio para imitar a San Nicolás en sus virtudes. Cada año, parece como si el espíritu de Nicolás efectivamente viniera a la tierra y se introdujera a todas las casas de manera misteriosa (tal vez por la chimenea), influyendo en todas las personas, que en esta época se muestran más dispuestos que nunca a dar regalos, desprenderse de lo propio y ayudar a los demás. Seguramente, San Nicolás ha de sonreír desde el Cielo, al ver cómo la gente se vuelve generosa y desinteresada, ocultando su identidad detrás de la imagen exagerada y graciosa de él mismo.

    Los nacimientos

    El Papa San Sixto III, en el siglo V, ya celebraba la Navidad con algunas representaciones del nacimiento de Cristo que se realizaban en una gruta semejante a la de Belén que él mismo había mandado construir en una Iglesia.
    Sin embargo, se considera a San Francisco de Asís el fundador de los Nacimientos quien, en 1223, quiso celebrar una “Noche Buena” en la que se reviviera el recuerdo de Jesús nacido en Belén.

    Para que todos pudieran comprender mejor las condiciones en que sucedió, puso un Nacimiento en el bosque con personas y animales vivos. Esta actividad gustó mucho a las personas que asistieron y se popularizó. Con el paso del tiempo, la falta de espacio obligó a sustituir a las personas y animales con figuras de madera o de barro. Esta tradición fue acogida con gran cariño por todo el mundo cristiano desde el siglo XVI.

    Para dar un sentido cristiano a la tradición: Poner un Nacimiento en casa, en el que podemos contemplar la imagen de Belén, el pesebre, lo pastores, los magos, José y María, puede ser además de una actividad que fomenta la unión familiar, una imagen que nos ayude a meditar en el misterio de la Navidad y en las virtudes de cada uno de los personajes. A través de los sentidos, se eleva nuestro espíritu ante este gran acontecimiento. El Nacimiento nos invita a reflexionar en el gran misterio de Dios hecho hombre por amor al hombre.

    La flor de Nochebuena

    Esta flor es originaria de México. Su nombre náhuatl es “tlazochitl” que significa “flor que se marchita”. Para los aztecas simbolizaba la sangre de los sacrificios que los indígenas ofrendaban al sol para renovar sus fuerzas. Los españoles la bautizaron como flor de Nochebuena porque florece en diciembre y la utilizaron como símbolo de las fiestas navideñas.

    Las posadas

    Las posadas son fiestas que tienen como fin, preparar la Navidad. Comienzan el día 16 y terminan el día 24 de Diciembre.

    Su origen se remonta a los tiempos de la conquista:
    Cuando los españoles llegaron a México, los aztecas creían que durante el solsticio de invierno, el dios Quetzalcóatl (el sol viejo) bajaba a visitarlos. Cuarenta días antes de la fiesta, compraban los mercaderes a un esclavo fornido y lo vestían con los atavíos del mismo dios Quetzalcóatl. Antes de vestirlo, lo purificaban. En la noche, lo enjaulaban y lo alimentaban muy bien. Salían con él por la ciudad y él iba cantando y bailando para ser conocido por su semejanza a Dios. Las mujeres y los niños le ofrecían ofrendas. Nueve días antes de la fiesta, venían ante él dos viejos muy venerables del templo y se humillaban ante él en una ceremonia en la que le decían: “Señor, sabrás que de aquí en nueve días se te acabará este trabajo de bailar y cantar porque entonces has de morir". El esclavo debía responder: “que fuese muy en buena hora”.

    Llegado el día de la fiesta, a media noche, después de honrarlo con música e incienso, lo tomaban los sacrificadores y le sacaban el corazón para ofrecérselo a la luna. En los templos hacían ese día grandes ceremonias. En dichas ceremonias, dirigidas por los sacerdotes, se incluían ritos y bailes sagrados representando la llegada de Quetzalcóatl, así como ofrendas y sacrificios humanos en honor a él.

    Durante el mes de diciembre, no sólo festejaban a Quetzalcóatl, sino que también celebraban las fiestas en honor a Huitzilopochtli. Estas duraban veinte días, iniciaban el 6 de diciembre y terminaban el 26 del mismo mes. Eran fiestas solemnes estaban precedidas por 4 días de ayuno y se coronaba al dios Huitzilopochtli, poniendo banderas en los árboles frutales. Esto es a lo que llamaban el “levantamiento de banderas”.

    En el gran templo, ponían el estandarte del dios y le rendían culto. El pueblo se congregaba en los patios de los templos, iluminados por enormes fogatas para esperar la llegada del solsticio de invierno. El 24 de diciembre, por la noche y al día siguiente, 25 de diciembre, había fiestas en todas las casas. Se ofrecía a los invitados una rica comida y unas estatuas pequeñas de pasta llamada “tzoatl”.

    Los misioneros españoles, que llegaron a México a finales del siglo XVI, aprovecharon estas costumbres religiosas para introducir entre los indígenas el espíritu evangélico. Así, transformaron las fiestas aztecas en fiestas cristianas, para que sirvieran como preparación para recibir a Jesús en su corazón el día de Navidad.

    En 1587, el superior del convento de San Agustín de Acolman, Fray Diego de Soria, obtuvo del Papa Sixto V, un permiso que autorizaba en la nueva España la celebración de las "Misas de Aguinaldos", del 16 al 24 de diciembre. En estas Misas, se intercalaban pasajes y escenas de la Navidad. Para hacerlas más atractivas y amenas, se les agregaron luces de bengala, cohetes y villancicos. Posteriormente, la piñata.

    En San Agustín de Acolman, con los misioneros agustinos, fue donde tuvieron origen las posadas. Los misioneros convocaban al pueblo al atrio de las iglesias y conventos y ahí rezaban una novena. Se iniciaba con el rezo del Santo Rosario, acompañado de cantos y representaciones basadas en el Evangelio, como recordatorio de la espera del Niño y del peregrinar de José y María de Nazaret a Belén para empadronarse. Las posadas se llevaban a cabo los nueve días previos a la Navidad, que puede simbolizar los nueve meses de espera de María. Al terminar, los monjes repartían a los asistentes fruta y dulces que simbolizaban las gracias que recibían aquellos que aceptaban la doctrina de Jesús.

    Esta costumbre, con el tiempo se comenzó a realizar en barrios y luego, pasaron a formar parte de la vida familiar. Según la tradición, una Posada comienza con el rezo del Rosario y el canto de las letanías. Durante el canto, los asistentes forman dos filas que terminan con 2 ó 4 niños que llevan a la Santísima Virgen y a San José, llamados "peregrinos", que van a Belén. Al terminar las letanías, se dividen en dos grupos: uno entra a la casa y otro pide posada, imitando a San José y la Santísima Virgen cuando llegaron a Belén. Los peregrinos reciben acogida por parte del grupo que se encuentra en el interior. Luego de esto, siguen los alegres villancicos y termina la fiesta rompiendo piñatas y distribuyendo los "aguinaldos".

    Versos para pedir posada: 









    Significado de la tradición: 

    Preparar con alegría y oración nuestro corazón para la venida de Jesucristo. Recordar y vivir los momentos que pasaron José y María antes del nacimiento de Jesús.

    Las piñatas y los aguinaldos

    Las piñatas tienen su origen en China, donde en primavera, al inicio del año chino, se llevaba a cabo una ceremonia en la cual los chinos elaboraban con papel la figura de un buey, la cubrían con papeles de colores y le colgaban algunos adornos con motivos agrícolas.

    Los colores de la figura simbolizaban las condiciones en que se desarrollaría el año con respecto a la agricultura. Se rellenaban con cinco clases de semillas que caían cuando los mandarines le pegaban a la piñata con varas de diferentes colores. Cuando ya estaba vacía, se quemaba y la gente trataba de obtener parte de las cenizas considerando que daba buena suerte para todo el año.

    Al pasar esta costumbre a Europa, en Italia la utilizaron para las fiestas de Cuaresma, dándole un sentido religioso:

    La piñata está hecha con una olla de barro cubierta con papel de colores brillantes y representa al demonio, que suele presentar al mal como algo llamativo para que cautive al hombre y caiga en la tentación.

    La piñata clásica tiene siete picos que representan a los siete pecados capitales: soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza.

    El hombre que le pega a la piñata representa la fe que debe ser ciega, por eso lleva una venda en los ojos. Con la ayuda de Dios, se destruye al mal y así se descubren los frutos que hay dentro de la piñata y se dejan caer las gracias de Dios.

    El palo con que se le pega a la piñata representa a la fuerza de la virtud que rompe con los falsos y engañosos deleites del mundo. Las virtudes que hay que cultivar para vencer los pecados capitales son: contra la soberbia, la humildad; contra la avaricia, la magnanimidad; contra la ira, la paciencia; contra la envidia, la generosidad; contra la lujuria, la castidad; contra la gula, la templanza; contra la pereza, la diligencia.

    El relleno de la piñata es símbolo del amor de Dios porque al romper con el mal, se obtienen los bienes anhelados; es símbolo de esperanza porque todos ven hacia arriba, con los ojos puestos en el cielo que es de donde vendrá el premio celestial

    De Italia, la costumbre de romper piñatas en Cuaresma llegó a España y los españoles organizaron una fiesta el primer domingo de cuaresma. a la que llamaron “Baile de la piñata”. Romper la piñata al inicio de la Cuaresma, simbolizaba el deseo de acabar con el mal en la propia vida, la conversión del corazón para volver a Dios y recibir los bienes eternos.

    A principios del siglo XVI, esta tradición era desconocida en América. Sin embargo, en México, los indios mayas, que gustaban mucho del deporte, tenían un juego en el que trataban de romper con los ojos vendados una olla de barro llena de chocolate que se balanceaba detenida de una cuerda. A los frailes evangelizadores se les ocurrió que serviría de catequesis el dar un sentido religioso al juego de la olla, enseñándoles el significado religioso de las piñatas y promoviendo que se rompieran durante el tiempo de adviento como un complemento a las fiestas de las posadas y con el mismo sentido de conversión que le daban los europeos.

    Los aguinaldos son bolsitas o canastas con dulces y galletas que se entregan a las personas que, por su edad o por su salud, no pueden acercarse a recoger los dulces y las frutas de las piñatas. La idea de que nadie se quede sin recibir los beneficios de la piñata y sin participar de la alegría de la fiesta.

    Las pastorelas

    En el siglo XVI, en Italia, Torcuato Taso dio a conocer el género teatral “fábula pastoril” que era una pastorela o villancico escenificado. La palabra pastorela viene del italiano “pastorella”, que en español significa pastorcilla.

    En México, los mayas y los aztecas, hacían representaciones dramáticas de diferente tipos: cacerías, hombres disfrazados de animales, curaciones importantes, etc. Estas representaciones tenían un carácter religioso y se llevaban a cabo frente a los templos de sus dioses. Los misioneros aprovecharon las inquietudes teatrales y religiosas del pueblo para evangelizarlos, suplantando poco a poco sus ritos paganos por las pastorelas.

    El inicio formal de las pastorelas, según algunos historiadores, fue en 1527 en Cuernavaca con “La comedia de los reyes”. En 1530, se escenificó “La Natividad Gozosa de nuestro Salvador”. Poco a poco, se comenzó a escenificar el peregrinar de José y de la virgen María y se fueron incorporando las aventuras de los pastores y las tentaciones que lograron vencer para llegar a Jesús. En las pastorelas se ve claramente la lucha entre el bien y el mal.

    Las pastorelas son una bellísima, tierna e ingenua representación escénica, de marco festivo y alegre, que refiere acontecimientos previos a la venida de Jesús y termina con el esplendor inocente del pesebre y la adoración de los pastores. En ésta se mezclan personajes divinos y humanos donde el destino eterno de los hombres ocupa el papel central de la trama. Los personajes centrales son Dios, la Virgen y los pastores que acuden a adorar al niño Jesús en la gruta de Belén. Las pastorelas son jocosas y alegres, presentan al diablo ridiculizándolo y terminan siempre con su derrota, con el triunfo del bien sobre el mal. Se trata de despertar en los oyentes los más nobles sentimientos de amor, dando una moraleja y un mensaje de tipo religioso donde se exalta la fe cristiana.
    Presentación de una Pastorela en cuatro cuadros

    + + + + +


    Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red.

    Ayúdanos con tu donativo hoy mismo. Dios te lo recompensará.

    OBSERVACIONES

    "Si deseas recibir las actualizaciones por favor seleccionar: ENTRADAS (Atom)" *** Si quieres ver otras entradas (post) por favor ve a: ENTRADAS ANTIGUAS. O bien navegar por las diferentes opciones en: ETIQUETAS. *** [Cualquier sugerencia realizada en buenos términos será bien recibida] ¡GRACIAS!