miércoles, 14 de noviembre de 2012

El narcisismo, el pansexualismo y la desconfianza como las heridas que afectan a la juventud


Mons. José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián y responsable de Pastoral de Juventud de la CEE, ha pronunciado la conferencia «La evangelización de los jóvenes ante la ‘emergencia afectiva’» en el Congreso Nacional de Pastoral Juvenil de Valencia. El prelado ha descrito las heridas que sufren los jóvenes y ha realizado propuestas para que la evangelización les acerque a Cristo, verdadera medicina para sus vidas.
03/11/12 11:29 AM | Imprimir | Enviar
(Luis F. Pérez/InfoCatólica) El obispo vasco ha asegurado que «solemos repetir con frecuencia que para poder dirigirnos al joven de nuestros días, necesitamos primero conocerle» pero, ha añadido, «si queremos conocer al joven de nuestros días, tenemos que ir más allá del dato sociológico. Necesitamos conocer en profundidad a Jesucristo, ya que solo en Cristo conoceremos en profundidad al joven».
Según Mons. Munilla, «uno de los motivos principales por el que nos está costando tanto que el Evangelio resuene en el corazón de los jóvenes, es porque nosotros mismos tenemos todavía un déficit importante para llegar al Corazón de Cristo».
Al referirse la nueva evangelización que debe realizarse también entre la juventud, el prelado ha afirmado que ho hay que dudar que «la emergencia afectiva que padece esta generación, nos ofrece una oportunidad única para recordar a todos los jóvenes que Dios es amor».

Primera herida: Narcisismo

Tras preguntarse cuáles son los daños principales que la cultura moderna y postmoderna genera en los jóvenes y cómo presentarles el evangelio, Mons. Munilla ha señalado el narcisismo como la primera herida que afecta a la juventud: «Definido sin tecnicismos psicológicos, sino en un lenguaje a medio camino entre la antropología, la moral y la teología espiritual, el narcicismo es el quedarse encerrado en la contemplación de uno mismo».
«Difícilmente», ha explicado el obispo, «se podrá superar la herida del narcisismo si nos olvidamos del Dios que nos ha creado –hombre y mujer–a su imagen y semejanza, llamándonos a la comunión en el amor. Hombres y mujeres somos distintos y complementarios». Y ha advertido que, «sin la sanación del narcisismo es imposible conocer, amar y –sobre todo– seguir a Jesucristo, en profundidad y en coherencia; y en último término, ser feliz».
Autoestima fundada en la verdad de Dios sobre el hombre
Como propuestas para acabar con esa herida, el obispo ha apuntado la necesidad de explicar que el anuncio del amor de Dios funda la autoestima: «lo opuesto al narcisismo no es el autodesprecio, sino más bien una equilibrada autoestima. Lo cual quiere decir que la sanación del narcisismo pasa por una educación en un sano y equilibrado amor a uno mismo. Es más, dicho ‘amor a uno mismo’ (‘autoestima’, que diríamos hoy), es la medida indicada por Cristo para tomarla como referencia a la hora de amar al prójimo (`Amarás al prójimo como a ti mismo´)».
Mons Munilla ha dicho a los jóvenes que la respuesta está «en la Redención llevada a cabo por Jesucristo. El valor del hombre es grande, como el de la misma sangre de Cristo». «Cristo crucificado es la medida exacta de lo que cada uno de nosotros valemos para Dios. No se trata de entenderlo solo en la teoría, sino de interiorizarlo y personalizarlo, haciendo de ello nuestro carnet de identidad».
Espiritualidad equilibrada
Como segunda propuesta, el obispo de San Sebastián ha recalcado la necesidad de alcanzar una espiritualidad equilibrada: «El Evangelio de Jesucristo nos presenta y propone la mística del amor, que integra una ascética del olvido de nosotros mismos y la oblación generosa. Tal vez, en las últimas décadas no hayamos subrayado suficientemente esto último».
«En el contexto de esta crisis afectiva en la que nos encontramos», ha destacado don José Ignacio, «no es suficiente proclamar el ideal del amor, sino que es necesario profundizar en los pasajes del Evangelio en los que la escuela del amor es el Corazón de Cristo: ¿Cómo amar sin confundirlo con nuestro amor propio? ¿Cómo dejar de ser un quejica y un egoísta?»
Tras señalar que «el lugar del Evangelio en el que la mística y la ascética se unen es la Cruz de Cristo», el obispo ha reconocido que «tal vez hayamos tenido en las últimas décadas un importante déficit en la predicación sobre la Cruz de Cristo...Sin la escuela de la Cruz de Cristo, el anuncio de la Resurrección se reduce a un hermoso mensaje de consolación, que resulta incapaz de sanar nuestras heridas y de movernos al amor».
Acompañamiento espiritual
Mons. Munilla ha apuntado indicado también la importancia del «Sacramento de la Penitencia y el acompañamiento espiritual», los cuales son «especialmente importantes y necesarios para conjugar nuestros ‘ideales’ con nuestra ‘realidad’».
El obispo ha apuntado que «para que el idealismo del corazón del joven no se reduzca a unos sueños utópicos que concluyen bruscamente al afrontar las responsabilidades de la vida, es importante entender que no hay verdadero idealismo si no parte de la propia conversión. Esto es precisamente lo que le ocurrió a la generación utópica del ‘Mayo del 68’. Su idealismo se tradujo más en una queja contra el sistema político, que en un esfuerzo por la propia renovación».
La presencia de Cristo en los pobres nos evangeliza
Don José Ignacio ha destacado «la potencialidad sanadora que pueden tener en el corazón de los jóvenes las experiencias de acercamiento al sufrimiento del prójimo». «En efecto», ha explicado, «una de las mejores formas de superar ese narcisismo que nos lleva a ser unos ‘victimillas’ o unos ‘quejicas’, es precisamente acercarse a conocer a las verdaderas víctimas, es decir, a los ancianos que viven en soledad, enfermos psíquicos que son esquivados e ignorados por la sociedad, usuarios de los comedores de emergencia, pobres del Tercer Mundo».
El obispo cree que «la misma experiencia nos indica la conveniencia de acompañar adecuadamente estas inserciones en el mundo del dolor y de la marginación. No es la mera pobreza la que educa el corazón del joven, sino la posibilidad de descubrir a Cristo en toda situación de sufrimiento».

Segunda herida: Pansexualismo

Mons. Munilla ha apuntado al «pansexualismo o del hipererotismo ambiental que invade prácticamente todos los ámbitos y espacios» como otra de las heridas que afecta a nuesta juventud: «El bombardeo de erotismo es tal que facilita las adicciones y conductas compulsivas, provoca innumerables desequilibrios y la falta de dominio de la propia voluntad, hasta el punto de hacernos incapaces para la donación».
El prelado ha animado a los jóvenes a «leer los diversos documentos del Magisterio de la Iglesia; el más reciente de ellos, publicado por la CEE, se titula La verdad del amor humano. Orientaciones sobre el amor conyugal, la ideología de género y la legislación familiar (2012). Citando dicho documento, don José Ignacio ha explicado que «en nuestra cultura se ha perdido en buena parte el sentido y el valor de la sexualidad. ¿Cómo ha ocurrido esto?»:
  • En primer lugar se produjo un ‘divorcio’ entre sexo y procreación: La difusión de la anticoncepción fue determinante para provocar este –digamos– ‘divorcio’ entre sexo y procreación.En muy poco espacio de tiempo, la utilización masiva de los anticonceptivos terminó por cambiar la mentalidad de la sociedad frente a la sexualidad. La relación sexual ya no significa abrir la puerta a la vida...
  • Después vino el ‘divorcio’ entre amor y matrimonio: De la mano del primer ‘divorcio’ entre sexo y procreación, vino el segundo ‘divorcio’ entre amor y matrimonio. Se argumentó diciendo que el amor es una realidad demasiado hermosa y grande como para encerrarla en el estrecho marco de la normativa jurídica...
  • Finalmente se produjo un tercer ‘divorcio’ entre sexo y amor: Merece la pena detenerse un poco para percibir el cambio tan enorme que ha dado la sociedad española en no mucho tiempo. En el momento presente la gran mayoría de las parejas conviven antes del matrimonio. Y también, cada vez son más numerosas las que conviven sin necesidad de casarse nunca.
Inmoralidad sexual y consumo de alcohol
El obispo ha ha provocado cierta hilaridad en los presentes al recordar que cuando él era joven «se clamaba contra la moral católica, por su pretensión de retardar la relación sexual hasta después del matrimonio» y que entonces «el grito de guerra era: ¡Si se quieren, si su amor es sincero, ¿por qué tienen que esperar a casarse?!», del que se ha pasado al «aquí te pillo, aquí te mato´, como una vivencia generalizada en las relaciones sexuales entre los jóvenes, y no tan jóvenes».
«La sexualidad», ha sentenciado el prelado, «ha dejado de ser la expresión de la entrega total de dos personas que se aman, para pasar a ser un instrumento de diversión, e incluso, un instrumento para hacerse daño el uno al otro». Y ha advertido que «la concatenación de ‘divorcios’ o ‘rupturas’en la antropología del amor, ha llevado a que el amor deje de informar la sexualidad desde dentro. El sexo tendría sentido por sí mismo, dejando ya de ser un vehículo del afecto y del amor. Esta ruptura entre el lenguaje sexual del cuerpo y el amor, es una distorsión que incapacita claramente para la fidelidad».
El obispo ha recordado igualmente que «según el Ministerio de Salud Pública, la edad de comienzo en el consumo del alcohol son los 13 años» y ha apuntado que resulta «obvio que el consumo del alcohol está directamente vinculado a eso que se llama ‘el rollo’, ‘pillar cacho’. El recurso al alcohol suele conllevar la anulación del sentido del pudor, y la desinhibición de los principios morales».
«La cultura del ‘rollo’», ha afirmado, «termina provocando una crisis muy grave, porque llega a sembrar la idea de que la libertad se identifica con no comprometerse; es decir: la fidelidad implicaría esclavitud, mientras que la infidelidad implicaría libertad».
Como soluciones a esta segunda herida que afecta a la juventud, Mons. Munilla propuso:
Rescatar la virtud de la castidad
«La tesis que queremos exponer es que la virtud de la castidad es una de las virtudes decisivas para poder vivir en verdad la realeza bautismal. En efecto, el cristiano no es alguien arrastrado por sus pasiones, sino que participa del señorío de Cristo, lo cual le permite ser dueño de sí mismo; gobernar sus tendencias pasionales, poniéndolas al servicio de los demás, para gloria de Dios».
Don José Ignacio ha asegurado que «la virtud de la castidad es liberadora, y totalmente necesaria para capacitarnos en las relaciones afectivas estables, maduras y verdaderas».
El obispo advierte que «la batalla por la castidad puede ser a veces una batalla larga. En estas ocasiones hay que aplicar la máxima: `No hacer las paces con la tentación, pero tampoco perder la paz por verse tentado. La batalla puede ser larga, pero merece la pena luchar; con la santa rebeldía de quienes no se conforman con menos que con la bienaventuranza de Cristo´».
Cursos de formación afectivo-sexual y educación en la belleza
Mons. Munilla ha afirmado que «al igual que en toda su historia, la Iglesia dirige su acción social allá donde estén las carencias de cada momento histórico. Pues bien, una de las grandes carencias de nuestra España moderna es, sin duda, la educación en el amor humano». En ese sentido, el prelado vasco ha señalado que «tal vez no exista todavía la suficiente coordinación entre la Pastoral Familiar, la Pastoral Educativa y la Pastoral Juvenil, para vehicular una buena oferta de educación afectivo-sexual, pero es una tarea que debemos abordar y trabajar».
Para Mons. Munilla, «uno de los dramas de nuestros días –muy unido a la herida de la impureza– consiste en reducir los cánones de la belleza a un modelo corporal erótico, que está muy lejos de ser expresión de la interioridad del ser humano y de su riqueza espiritual». «Ciertamente», ha reconocido, «la Iglesia ya no puede ejercer de mecenas del arte, en el sentido económico del término. Pero existe otro tipo de mecenazgo más determinante, que es la conjunción de los tres transcendentales: belleza, bondad y verdad». Y ha recordado que el Papa Benedicto XVI «está insistiendo especialmente en esta vía de la belleza, como parte del camino de la Iglesia en esta Nueva Evangelización».

Tercera herida: Desconfianza

Mons. Munilla ha explicado que considerada en sí misma la desconianza es «más bien un pecado contra el Primer Mandamiento de la Ley de Dios, que nos dice: Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu mente, con todo tu ser», pero que «también les puede ocurrir a las nuevas generaciones, lo mismo que he señalado en referencia al pansexualismo: que no lleguen a percibir la dimensión del problema, porque han nacido inmersos en él».
Mons. Munilla ha afirmado que «en nuestra cultura existen muchísimas personas, muchísimos jóvenes aislados en su Twitter o en su Facebook. La soledad es uno de los grandes dramas de nuestro tiempo; y difícilmente podrá ser paliada por la comunicación en las redes sociales, en numerosas ocasiones en el anonimato, a través de un ‘nick’ falso o inidentificable».
Además, ha apuntado que «uno de los fenómenos más determinantes en la extensión de esta herida afectiva de la desconfianza, ha sido el divorcio y la falta de estabilidad familiar». Y ha añadido que «algo similar podríamos señalar en lo que se refiere a la crisis en las amistades y en los noviazgos. Las traiciones en las amistades, así como las infidelidades en las relaciones amorosas, pueden provocar una decepción y una desconfianza generalizada hacia todos y hacia todo». El obispo ha constatado que «se llega a desconfiar de la vida en sí misma, tal vez incluso se llega a desconfiar de Dios, autor de la vida».
El obispo de San Sebastián propuso como remedios de estas heridas:
Experiencia de comunión en el seno de la Iglesia
Mons. Munilla ha explicado que «el método pastoral de San Juan Bosco es un buen ejemplo de cómo puede sanarse el síndrome de desconfianza en los jóvenes, por medio de una actitud en la que el evangelizador apuesta por confiar en los jóvenes, sin asustarse de los riesgos que de tal confianza puedan derivarse». El obispo ha asegurado que «cuando un joven comprueba que nos fiamos de él, que poco a poco vamos delegando en él pequeñas responsabilidades, que lo sentimos como miembro vivo de la Iglesia y no como mero cliente de ella, entonces empieza a superar su tendencia a la desconfianza».
Evangelio de la confianza y del abandono
El pastor católico ha señalado el texto de Romanos 8,31-39 como fundamental «para educarnos en la confianza». «He aquí el método de San Pablo para sanar el síndrome de desconfianza: mirar a nuestros miedos de frente, al mismo tiempo que permanecemos firmemente unidos a Cristo»:
¿A qué temeremos? ¿A la oscuridad? –Cristo es nuestra luz
¿A la soledad? –Cristo es compañero de camino
¿A la pobreza? –Cristo es nuestro tesoro
¿A la burla? –Cristo es nuestra honra
¿A la propia incapacidad? –El Espíritu Santo es dador de toda gracia
¿A la enfermedad o a la muerte? –Cristo es la Resurrección y la Vida.
Aceptación y alivio con la gracia y la luz de Cristo
Por último, Mons. José Ignacio Munilla ha recordado que «es posible que en muchas ocasiones nos encontremos con heridas afectivas tan graves, que ya no sean plenamente superables desde el punto de vista psicológico». Y por ello en muchos casos habrá que «aceptar las heridas que no pueden ser sanadas instantáneamente ni totalmente, pero que con la gracia de Cristo y a la luz de su Evangelio, pueden ser ‘acompañadas’, ‘contrastadas’ y ‘aliviadas’».
El obispo de San Sebastián ha concluido su conferencia sentenciando: «¡El corazón no es de quien lo rompe, sino de quien lo repara! Es decir, el corazón del joven es del Corazón de Cristo».



martes, 13 de noviembre de 2012

Maravillas de la Naturaleza - El agua, el viento, el oceano... el orden de la creacion

 Sopla el viento del norte y el agua se convierte en hielo,
se congelan todos los estanques y una capa los recubre.
Él calcina las montañas, quema el desierto,
y como un fuego devora la hierba del campo.
Pero llega la nube como remedio rápido,
y el rocío, después del calor, todo lo alegra.
Con su sabiduría ha sometido al oceáno
y ha plantado en ´le las islas.
Los que navegan por el mar hablan de sus peligros,
y sus relatos nos llenan de admiración,
¡qué seres tan raros y maravillosos hay allí,
animales de todas las clases y monstruos marinos!
Para su servicio envía a su mensajero,
y por su servicio envía a su mensajero,
y por su palabra todo queda en orden.
(Eclesiástico 43, 20-26)




martes, 30 de octubre de 2012

Maravillas de la Naturaleza - La nieve


Como bandada de pájaros esparce la nieve,
que se posa en el suelo como plaga de langostas.
La belleza de su blancura deslumbra los ojos,
y, al verla caer, se extasía el corazón.
Derrama como sal la escarcha sobre la tierra,
y al helarse queda en forma de pinchos espinosos.
(Eclesiástico 43, 18-19)

lunes, 29 de octubre de 2012

domingo, 28 de octubre de 2012

sábado, 27 de octubre de 2012

Maravillas de la Naturaleza - Las Nubes

Con una orden suya hace caer la nieve;
según su decreto fulmina los rayos.
Por eso se abren sus depósitos,
y las nubes vuelan como pájaros.
Con su grandeza condensa las nubes,
y se desmenuzan las piedras de granizo.
(Eclesiástico 43, 13-15)

viernes, 26 de octubre de 2012

Maravillas de la Naturaleza - El Arco Iris

Mira el arco iris y bendice a su Hacedor;
¡que maravilloso esplendor!
Rodea el cielo con un arco de gloria,
tendido por las manos del Altísimo.
(Eclesiástico 43, 11-12)


jueves, 25 de octubre de 2012

Maravillas de la Naturaleza - Las Estrellas

Belleza del cielo es el resplandor de las estrellas,
radiante ornamento en las alturas del Señor.
Se mantienen fijas según las palabras del Señor
y no abandonan su puesto de guardia.
(Eclesiástico 43, 9-10)

miércoles, 24 de octubre de 2012

Maravillas de la Naturaleza - La Luna

También la luna: siempre fiel en sus fases,
para marcar los tiempos, señal eterna.
La luna es quien señala las fiestas,
astro que mengua después del plenilunio.
De ellas reciben los meses su nombre;
ella crece maravillosamente cuando cambia,
como estandarte del ejercito celeste
que brilla en el firmamento del cielo.
(Eclesíastico 43, 6-8)

martes, 23 de octubre de 2012

Maravillas de la Naturaleza - El Sol

Orgullo de las alturas es la transparencia del firmamento,
contemplar el cielo es un espectáculo magnífico.
El sol cuando despunta proclama:
¡Qué admirable es la obra del Altísimo!
Al mediodía reseca la tierra;
¿Quién puede resistir a su calor?
Para los trabajos de forja se atiza el horno,
pero tres veces más el sol abrasa las montañas;
despide vapores ardientes,
ciega los ojos con el resplandor de sus rayos.
Grande es el Señor que lo ha creado,
y cuya palabra dirige su rápida carrera.
(Eclesíastico 43, 1-5) 

lunes, 22 de octubre de 2012

Parabola del Grano de Mostaza

JESÚS: 
-¿Con qué compararemos el Reino de Dios o con qué parábola lo explicaremos?.Es como un grano de mostaza que, en el momento de sembrarlo, es más pequeño que cualquier semilla que se siembra en la tierra. Pero una vez sembrado, crece y se hace mayor que todas las hortalizas, y hecha ramas tan grandes que las aves del cielo anidan a su sombra.

- Mateo 13, 31-32
- Marcos 4, 30-32
- Lucas 13, 18-19
- (Ezequiel 17, 23 y 31, 6)

domingo, 21 de octubre de 2012

No Podras Olvidarme - Los Pechichones - Letra




Compositor: Jose Alfonso "Chiche" Maestre.
Album: No podras olvidarme.
Año: 1990.

(Marcos Díaz - Chiche Maestre 1990)

Hoy tuve miedo en decirte
que no he podido arrancarte de mi.
Que yo he seguido esperando
que tu ilumines mi pecho otra vez. (Bis)

Y contarte que una lluvia de miel esta en tu corazón
que jamás conseguiré ser feliz como siempre fui yo,
pero como iba a ser ya es muy difícil  ya ni me miras.
Tu pretendiente fiel seguramente descubriría.  (Bis)

Que guardas secretos escondido de viejos amores
que cuentas tantas primaveras pensando en mi vida,
que sigues librando batalla y que siempre has perdido,
la guerra de los sentimientos y el amor de un hombre.

Y nunca podrás olvidarme por mas que lo digas,
aunque trates de impresionarme
piensas en mi nombre. (Bis)

CORO
Oye caramba
no quiero verte con el,
me da tristeza y guayabito también.

Homb´e caramba
no quiero verte con el,
me da tristeza y guayabito también.


Hoy no quisiste decirme
que cenicienta te querían volver.
que principitos azules
no te encantaban que no eras feliz. (Bis)

Y el guardia muñeco de tu prisión no te da libertad
y se siente cuando te pide amor que no lo quieres dar.
Sol de tierra caliente dale un besito que yo no puedo.
No comprendo realmente si estas cerquita o estas muy lejos. (Bis)

No engañes a quien nada tiene que ver en tu vida
no finjas por las conveniencias lo que tu no sientes,
no trates de jugar al tiempo con dos corazones
que pueden llegar soledades cargadas de heridas.

Y nunca podrás olvidarme por mas que lo digas
aunque trates de impresionarme,
piensas en mi nombre.

CORO
Oye caramba
no quiero verte con el,
me da tristeza y guayabito también.

Homb´e caramba
no quiero verte con el,
me da tristeza y guayabito también. (bis)

jueves, 18 de octubre de 2012

Algo que le duele a un joven

En este caso a mí...



Lo he encontrado hoy en esta vieja Biblia después de 20 años...

PD: Corrijo ortografía y ofrezco disculpas.
  • Gracias
  • Orozco

jueves, 6 de septiembre de 2012

Elocuencia en las palabras

Mis días de elocuencia han terminado -si algún día estos existieron-,
se terminaron cual son finitas todas las cosas humanas,
se desvanecen como el humo contaminante de los vehículos en el urbe,
rescindieron como quedan concluidas las sonrisas lisonjeras
y el embustero aire de grandeza del poder.

No creo en la elocuencia,
cuando el maravilloso don de la palabra se puede usar para la burla,
el engaño
y la satisfacción de apetitos egoístas.

Si fuere así, 
prefiero no existan días elocuentes;
prefiero se terminen,
prefiero afirmar que terminaron. 

Ah! De mí cuando he utilizado la palabra bella a mi acomodo;
la profané
cual cosa sagrada es.

La elocuencia ha movido masas al desastre,
asesinado niños en los vientres,
esparcido la sangre del inocente,
manipulado corazones vulnerables,
roto corazones de mujeres.

Ah! De mí cuando profané la palabra.
Ah! De mí cuando violé su grandeza.

Denis Stella Baquero Millán
 (18  de junio de 2012, lunes)

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Un abismo llama a otro abismo


Un abismo llama a otro abismo
en medio del fragor de tus cascadas,
todas tus olas y tus crestas
han pasado sobre mi.
(Salmo 42-43, 8)

martes, 4 de septiembre de 2012

miércoles, 22 de agosto de 2012

¿Existe base bíblica para afirmar que María es reina del universo?


Por Jorge Arturo Rodríguez Reyna
Nota: Para descargar este artículo en PDF clic AQUI
Se escandalizan nuestros hermanos protestantes, cuando escuchan que nosotros los católicos nos referimos a María como “Reina del Universo”. Y para intentar fundamentar su oposición a ello, citan referencias bíblicas, en relación al culto prohibido por Dios hacia la “reina del cielo”:
"Los hijos recogen la leña, los padres encienden el fuego, y las mujeres amasan la masa, para hacer tortas a la reina del cielo y para hacer ofrendas a dioses ajenos, para provocarme a ira" (Jeremías 7:18).
Según ellos, esto argumentaría a su favor de que Dios está en contra de que nosotros consideremos a María como “Reina del Universo”. Pero si se tomaran un poco más de tiempo y analizaran la palabra de Dios con cuidado y sin prejuicios anticatólicos, notarán que la condena hacia ese culto es porque se dirigía a diosas paganas: Astarté, Istar, Afrodita, entre otras denominaciones. Por otro lado, estas “diosas” eran adoradas – como sabemos y enseñamos en la Iglesia Católica la adoración sólo se debe a Dios – y por tanto era obvio que el Señor lo prohibiera. De otra parte, el culto que nosotros rendimos a María, Madre del Señor y Reina del Universo, es de veneración, que tan sólo es un respeto y amor especial, pero nunca de adoración, como equivocadamente sostienen algunos hermanos protestantes mal informados. Vale recalcar que la veneración es diferente a la adoración, como ya demostré en un artículo previo (1).
Veamos ahora que si los católicos consideramos a María como “Reina del Universo” no es para quitarle honor, gloria y honra a nuestro Señor Jesús” Rey del Universo”, sino que justo el hecho de que Jesús sea Rey, es lo que precisamente le confiere a María el título de Reina, puesto que es su Madre. Sabemos que toda Reina está sometida al Rey y el hecho de ser Reina no le quita ningún poder ni dominio al Rey. El título de María es un título que la honra por ser la Madre del Rey, el Señor Jesús.
Pensarán mis amigos protestantes que esta afirmación es un invento o capricho, que tan sólo es un argumento sin valor, sin sustento bíblico. Justo por ellos y por mis hermanos católicos es que a continuación paso a citar referencias bíblicas para fundamentar el título de Reina que tiene la Madre de Jesús.
Cuando el ángel Gabriel anuncia a María que ella concebirá a Jesús, a su vez le hace conocer que El recibirá el trono de David, su padre, y que reinará sobre Jacob por los siglos sin fin.
“El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin” (Lucas 1:30-33).
Si Dios Padre ha dado a Jesús el Trono de David – a quien incluso el ángel llama su padre –, es obvio que ese reinado conservará sus disposiciones habituales, mantendrá su estructura, por eso el ángel le llama el “Trono de David”, pues no le dice simplemente que le hará Rey, sino que aclara que ese reinado será en el “Trono de David”. Recordemos además, que el Señor mismo le había prometido a David que su reino permanecería para siempre, que su trono se mantendría firme eternamente.
“Tu casa y tu reino permanecerán para siempre ante mí; tu trono estará firme, eternamente” (2 Samuel 7:16).
Ahora bien, si estamos de acuerdo en que el reino de David será eterno – por la promesa de Dios mismo – y que Jesús es ahora el Rey de ese reino de David pues fue quien recibió dicho Trono, veamos que en el reino de David, la madre del rey, venía a ser la reina, es por eso que cuando la Biblia habla del inicio del reinado de cada uno de los reyes de Judá – de la dinastía de David –, se menciona automáticamente el nombre de su madre, puesto que ellas eran las reinas y no las esposas. En otras palabras, el reino de David tenía por reina a la madre del rey:
“Y Roboam, hijo de Salomón, reinó en Judá. Roboam tenía cuarenta y un años cuando comenzó a reinar… El nombre de su madre era Naama, amonita” (1 Reyes 14:21).
“En el año dieciocho del rey Jeroboam, hijo de Nabat, Abiam comenzó a reinar sobre Judá. Reinó tres años en Jerusalén; y el nombre de su madre era Maaca, hija de Abisalom” (1 Reyes 15:1-2).
“Ocozías tenía veintidós años cuando comenzó a reinar, y reinó un año en Jerusalén. Yel nombre de su madre era Atalía, nieta de Omri, rey de Israel” (2 Reyes 8:26; 2 Crónicas 22:2).
“En el séptimo año de Jehú, Joás comenzó a reinar, y reinó cuarenta años en Jerusalén; y el nombre de su madre era Sibia de Beerseba (2 Reyes 12:1; 2 Crónicas 24:1).
“En el año veintisiete de Jeroboam, rey de Israel, comenzó a reinar Azarías, hijo de Amasías, rey de Judá… El nombre de su madre era Jecolía, de Jerusalén” (2 Reyes 15:1-2).
“En el segundo año de Peka, hijo de Remalías, rey de Israel, comenzó a reinar Jotam, hijo de Uzías, rey de Judá… y el nombre de su madre era Jerusa, hija de Sadoc” (2 Reyes 15:32-33; 2 Crónicas 27:1).
“En el año dieciocho del rey Jeroboam, Abías comenzó a reinar sobre Judá… y el nombre de su madre era Micaías, hija de Uriel, de Guibeá (2 Crónicas 13:1-2).
“Y reinó Josafat sobre Judá. Tenía treinta y cinco años cuando comenzó a reinar,…. Y el nombre de su madre era Azuba, hija de Silhi” (2 Crónicas 20:31).
“Amasías tenía veinticinco años cuando comenzó a reinar, y reinó veintinueve años en Jerusalén. El nombre de su madre era Joadán, de Jerusalén” (2 Crónicas 25:1).
“Uzías tenía dieciséis años cuando comenzó a reinar, y reinó cincuenta y dos años en Jerusalén. El nombre de su madre era Jecolías, de Jerusalén” (2 Crónicas 26:3).
“Ezequías comenzó a reinar cuando tenía veinticinco años, y reinó veintinueve años en Jerusalén. El nombre de su madre era Abías, hija de Zacarías” (2 Crónicas 29:1).
Tal vez me dirán mis hermanos protestantes que en las citas referidas no se habla específicamente de que las madres de los reyes sean las reinas, sin embargo, vale recordar que cuando Betsabé, madre de Salomón – por cierto, quien era rey en el trono de David –, entró a conversar con él, inmediatamente Salomón se postró ante su madre en señal de veneración y además, luego de sentarse en su trono, hizo colocar otro trono a su derecha, para que en este trono se sentara su madre. No se preguntan: ¿quién se sienta en un trono? La respuesta es obvia: sólo un rey o una reina, por eso es un trono, de lo contrario simplemente sería un asiento, nada más. Y si el rey hace sentar a su madre en un trono, es porque su madre es una reina:
“Entró Betsabé donde el rey Salomón para hablarle acerca de Adonías. Se levantó el rey, fue a su encuentro y se postró ante ella, y se sentó después en su trono;pusieron un trono para la madre del rey y ella se sentó a su diestra. Entonces ella dijo: Te hago una pequeña petición; no me la niegues. Y el rey le dijo:Pide, madre mía, porque no te la negaré (1 Reyes 2:19-20).
Pese a lo expuesto, es posible que todavía alguno no quiera aceptar que en el reino de David, la madre del rey es la reina, pues algunos quieren la cita textual, cuando no se dan cuenta de la incongruencia de pedir una cita bíblica para todo lo que creen. Pues, verán queridos hermanos que, sí existe esa cita. En el libro 1º de Reyes y 2º de Crónicas, podemos encontrar que el rey Asa quitó a su madre Maaca el título de reina, porque esta practicó la idolatría. Claramente notamos que no dice que no le dio el título de reina, sino que la depuso de ese cargo, es decir, del título que por ser madre del rey le correspondía.
“Y él también depuso a Maaca, su madre, de ser reina madre, porque ella había hecho una horrible imagen de Asera, y Asa derribó la horrible imagen, la hizo pedazos y la quemó junto al torrente Cedrón” (2 Crónicas 15:16; 1 Reyes 15:13).
Como podemos notar, está claramente demostrado que en el reino de David – el cual tiene al Señor Jesús como Rey – la madre del rey tenía a su vez el título de reina. Siendo así y no habiendo nada que diga lo contrario en relación a cambiar esa prerrogativa que la madre del rey tiene, es natural que nosotros los católicos consideremos a María, madre del Señor, como Reina del Universo, puesto que Jesús es el Rey del Universo.
De ahora en adelante, hermano protestante, yo te pediría que antes de que tú me solicites una cita bíblica en la cual diga que María es Reina, más bien tú me des la cita bíblica en la cual afirme que Jesús le quitó a su Madre, el título de Reina. ¿Dónde dice la Escritura que Jesús le arrebató esa prerrogativa a María? Si Jesús reina en el trono de David, pues por consecuencia su madre es Reina.
Por último, yo te pediría que reflexiones, amigo protestante. La Sagrada Escritura nos enseña que los que pertenecen a Cristo reinarán con El. Tú crees en ello, claro que sí, estoy seguro. En otras palabras: no te escandalizas pensando y creyendo que serás rey junto al Señor, pues su palabra lo dice y, sin embargo, te escandalizas porque nosotros los católicos creemos que María, la madre del Señor, es Reina. ¿No te parece incongruente?
"En efecto, si por el delito de uno solo reinó la muerte por un solo hombre ¡con cuánta más razón los que reciben en abundancia la gracia y el don de la justicia, reinarán en la vida por uno solo, por Jesucristo!" (Romanos 5:17).
"Si nos mantenemos firmes, también reinaremos con él; si le negamos, también él nos negará" (2 Timoteo 2:12).
¿Acaso no se mantuvo firme María junto a Jesús, aceptando ser su madre (Lucas 1:38), en su huida a Egipto (Mateo 2:13-14), buscándole cuando se perdió en Jerusalén (Lucas 3:43-48), acompañándolo durante su vida pública (Marcos 3:32), al pie de la cruz (Juan 19:25), junto a la primera Iglesia (Hechos 1:14)? ¿Acaso María no recibió en abundancia la gracia de Dios, tanto así que el ángel la llamó “llena de gracia” (Lucas 1:28)? Y si para quienes perseveran firmes con el Señor, Él les promete ser reyes para reinar a su lado, ¿por qué te escandalizas tanto, hermano protestante, si a María - que es quien mejor cumple con todas estas características – los católicos la reconocemos como Reina?

María Reina del Universo
¡Bendita sea la Madre de Jesús, María, Reina del Universo!
NOTAS
  1. Rodríguez Reyna, Jorge. ¿Los evangélicos “adoran” a sus pastores? 2010.

    FUENTE: http://www.apologeticacatolica.org/Maria/MariaN08.html

martes, 14 de agosto de 2012

Soy tu siervo


Trata a tu siervo según tu amor;
enséñame tus preceptos.
Soy tu siervo, hazme entender
y aprenderé tus dictámenes.
(Salmo 119, 124-125)

lunes, 30 de julio de 2012

jueves, 26 de julio de 2012

Jugando



Jugando con las palabras, como juego con mi pelotica de caucho eva de nemo. 
(22  de julio de 2012, domingo)

lunes, 23 de julio de 2012

Una misa dominical perfectamente imperfecta


1. Denis cansada, con dolor de cuerpo y distraída: en misa.

2. Denis cansada, con dolor de cuerpo y distraída: en misa. Un señor que llegó a mitad de la homilía rumiando chicle como un burro.

3. Denis cansada, con dolor de cuerpo y distraída: en misa. Un señor que llegó a mitad de la homilía rumiando chicle como un burro. Dos niñas que tal vez fueron sin papás y la pasaron como yoyos dando vueltas por toda la Iglesia.

4. Denis cansada, con dolor de cuerpo y distraída: en misa. Un señor que llegó a mitad de la homilía rumiando chicle como un burro. Dos niñas que tal vez fueron sin papás y la pasaron como yoyos dando vueltas por toda la Iglesia. El coro cantando a todo volumen unas canciones más raras (quizá una o algunas protestantes)  que a los que vamos a esa Parroquia no nos gusta y que casi nadie canta.

5. Fin de la quejadera.


lunes, 16 de julio de 2012

Las 10 principales estrategias de manipulacion mediatica segun Noam Chomsky

FUENTE: De las muchas imágenes que rotan por FB

NOTA: Para poder visualizar mejor, por favor dar clic en la imagen.

El lingüista estadounidense Noam Chomsky enumera diez recursos utilizados por los medios para manipular la opinión pública a favor de diversas agendas corporativas o gubernamentales
El reconocido y siempre crítico lingüista del MIT, Noam Chomsky, una de las voces más respetadas y consolidadas de la disidencia intelectual durante la última década, ha compilado una lista con las diez estrategias más comunes y efectivas que siguen las agendas “ocultas” para manipular al público a través de los medios de comunicación.
Históricamente los medios masivos han probado ser altamente eficientes para moldear la opinión general. Gracias a la parafernalia mediática y a la propaganda se han creado o destrozado movimientos sociales, justificado guerras, matizados crisis financieras, incentivado unas corrientes ideológicas sobre otras e incluso se da el fenómeno de los medios como productores de realidad dentro de la psique colectiva.
¿Pero cómo detectar las estrategias más comunes para entender estas herramientas psicosociales de las cuales, seguramente, somos partícipes? Por fortuna Chomsky se ha dado a la tarea de sintetizar y poner en evidencia estas prácticas, algunas más obvias y otras más sofisticadas, pero aparentemente todas igual de efectivas y, desde un cierto punto de vista, denigrantes. Incentivar la estupidez, promover el sentimiento de culpa, fomentar la distracción o construir problemáticas artificiales para luego, mágicamente, resolverlas, son sólo algunas de estas tácticas.
1- La estrategia de la distracción.
El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. “Mantener la atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a la granja con los otros animales (cita del texto Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.
2- Crear problemas, después ofrecer soluciones.
Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana o planear y ejecutar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.
3- La estrategia de la gradualidad.
Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. De esa manera condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (como el neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.
4- La estrategia de diferir
Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5- Dirigirse al público como criaturas de poca edad.
La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se pretenda engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.
6- Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión.
Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional y por ende al sentido crítico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones o inducir comportamientos.
7- Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad.
Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que el nivel de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposible de alcanzar para las clases inferiores” (ver Armas silenciosas para guerras tranquilas).
8- Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad.
Promover en el público la idea de que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto.
9- Reforzar la autoculpabilidad.
Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autoinvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. ¡Y, sin acción, no hay revolución!

10- Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.
En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las élites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el que los individuos tienen y ejercen sobre sí mismos.




OBSERVACIONES

"Si deseas recibir las actualizaciones por favor seleccionar: ENTRADAS (Atom)" *** Si quieres ver otras entradas (post) por favor ve a: ENTRADAS ANTIGUAS. O bien navegar por las diferentes opciones en: ETIQUETAS. *** [Cualquier sugerencia realizada en buenos términos será bien recibida] ¡GRACIAS!