viernes, 27 de septiembre de 2013

Ni miedo a la vida, ni a la muerte

 
Un hijo de Dios no tiene ni miedo a la vida, ni miedo a la muerte, 
porque el fundamento de su vida espiritual es el sentido de la filiación divina: 
Dios es mi Padre, piensa, y es el Autor de todo bien, es toda la Bondad. 
-Pero...¿tú y yo actuamos, de verdad, como hijos de Dios? 
(San Josemaría Escrivá)

OBSERVACIONES

"Si deseas recibir las actualizaciones por favor seleccionar: ENTRADAS (Atom)" *** Si quieres ver otras entradas (post) por favor ve a: ENTRADAS ANTIGUAS. O bien navegar por las diferentes opciones en: ETIQUETAS. *** [Cualquier sugerencia realizada en buenos términos será bien recibida] ¡GRACIAS!